Aquellos Maravillosos Años 90, #10: MEDIEVAL SPAWN / WITCHBLADE, de Garth Ennis y Brandon Peterson

Años 90. Por muchos considerada la Década Ominosa del cómic de superhéroes, cargada de vicios y excesos que a día de hoy aún perduran, en algunos casos sin ningún tipo de pudor. Sin embargo, estos años fueron capaces de entregarnos grandes historias, y hasta las leyendas de capa caída supieron alzarse e impulsar al género un paso más allá.

Para separar el grano de la paja y reivindicar las joyas ocultas (y no tan ocultas) de esta denostada etapa, vive Aquellos Maravillosos Años 90, la sección comandada por nuestro Iron, el Botijo de Dreamers. Y hoy nos toca… ¡crossovers épicos!

MEDIEVAL SPAWN/WITCHBLADE
de Garth Ennis y Brandon Peterson

 


Título original
:

Medieval Spawn/Witchblade #1-3
Sello: Top Cow (Image Comics)
Guionista: Garth Ennis

Artista: Brandon Peterson
(con Billy Tan, Michael Turner y Anthony Winn)
Entintadores: Matt ‘Batt’ Banning, Joe Weems, et al.

Colorista: Ashby Manson
Public. USA: May.–Jul. 1996
Public. España: Sep. 1997 (World Comics)
Valoración: 6/10

 

PREDICANDO EN EL DESIERTO
Garth Ennis y la Image noventera

En los 90 hubo cómics muy buenos (en serio), cómics muy malos… y luego cosas como este Medieval Spawn/Witchblade que nos ocupa. Corría el año 1996 y la estrella de Garth Ennis, guionista norirlandés, estaba comenzando a brillar gracias a sus trabajos para la línea Vertigo de DC. Su paso por Hellblazer le había permitido lanzar su propio título, Predicador, un año antes; y la serie estaba llamando la atención debido a su poco habitual argumento y su magistral desarrollo de personajes y diálogos, además de un uso explícito, exagerado y muy gráfico de la violencia. Siendo Ennis un escritor bastante prolífico, estaba aprovechando este momento de su carrera para darse a conocer lo máximo posible, lanzando nuevas series y aceptando trabajos para diferentes editoriales.

El elenco de Predicador: no hay otro igual en la historia del cómic.

Entra en escena Marc Silvestri, socio fundador de Image, y su sello, Top Cow Productions. Al igual que Jim Lee y Rob Liefeld, Silvestri estaba creando su propio sub-universo dentro de la editorial, pero mientras Wildstorm, de Lee, mostraba interés por fichar a guionistas reconocidos para sus series, como Claremont o Alan Moore, el estudio de Silvestri parecía estar más centrado en formar un tipo de artista muy determinado que aupase las ventas. Con una cantera bastante amplia apoyándole, el Top Cow de Silvestri fue lanzando títulos al mercado.

Witchblade #1 (Nov. 1995)

Uno de los estos títulos, publicado el 1995, era Witchblade, donde una agente de policía neoyorquina se encontraba con un guantelete místico que le daba poderes, al mismo tiempo que la desnudaba. Gracias al dibujo de Michael Turner (¡el “método” Top Cow funcionó!), la cabecera era una de las más exitosas de su sello… y de la industria; eran los 90 y eso. Continuando con su línea de crecimiento editorial, Silvestri, en un movimiento curioso dentro de lo que había sido hasta el momento su trayectoria, donde el guionista siempre tendía a quedar en segundo plano, contacta con Ennis para que le ayude a lanzar el primer spin-off de Witchblade, y Ennis acepta.

Así nace The Darkness, las aventuras de Jackie Estacado, un asesino de la mafia que se convierte en poseedor de “La Oscuridad”, que viene a ser el enemigo natural del Witchblade a través de la historia. Lanzada en diciembre de 1996, la serie contó con dos arcos argumentales escritos por Ennis espaciados en el tiempo entre 1996 y 1998, antes de que la sobrecarga de trabajo llevara al autor a dejar este tipo de encargos y rechazar, entre otros, los Wildcats de Jim Lee, para centrarse en los proyectos que realmente le atrajeran. Es durante este periodo cuando Garth Ennis escribe la miniserie de tres números Medieval Spawn/Witchblade, con fecha de portada de mayo de 1996; un nuevo spin-off de las series comentadas.

Arcanum #1 (Abr. 1997)

El encargado de plasmar los guiones de Ennis será Brandon Peterson. La carrera del dibujante hasta la fecha había consistido en varios trabajos para Marvel, entre ellos sustituir a Jim Lee en Uncanny X-Men tras la espantada de este último en 1992. Posteriormente, había realizado Codename: Strykeforce en Top Cow, donde su estilo había ido evolucionando, dejando de ser un clon de Jim Lee al incorporar cierta influencia manga, especialmente observable en su tendencia a caricaturizar los rostros y agrandar los ojos. La elección de Peterson como dibujante no es casual ya que esta obra funciona como precuela de Arcanum, otro título de Top Cow, serie creada, escrita y dibujada por el propio Peterson que comenzaría su publicación al año siguiente, 1997. Supongo que Silvestri pensaría que, si los mutantes podían aguantar 8 o 9 series en el mercado, su heroína semidesnuda con guantelete bien podía aguantar 3 o 4. No obstante, hay que señalar que al dibujante se le vendrán encima las fechas de entrega y, a la altura del último número, necesitará la ayuda de bastantes dibujantes de la casa de la vaca para finalizar el número; gente como Billy Tan o Michael Turner.

ESPADA Y BRUJERÍA
Practicando el medievo

Habiendo establecido anteriormente que a través de los tiempos siempre habían existido un Darkness y un Witchblade enfrentados, la historia de Medieval Spawn/Witchblade girará en torno a las encarnaciones de estos personajes del año 1175. La acción comienza con un ataque de Lord Cardinale, el Darkness de la época, al mundo de Faerie, durante el cual se verá implicado el Spawn medieval.

Medieval Spawn

Es la aparición de uno de los personajes más polémicos de los 90, Medieval Spawn, la que da a estos cómics un extra en cuanto a “valor histórico”. No sólo se trata de una de las escasísimas apariciones de la encarnación original del personaje, creado por Neil Gaiman y Todd McFarlane en el número #9 de Spawn, sino que además tiene lugar fuera del sello de McFarlane y usa el título “Medieval Spawn”. Las posteriores desavenencias entre sus creadores, que se alargarán hasta bien entrado el siglo XXI, harán imposible el uso del personaje y del título, que en España, por cierto, se publicaría simplemente como Witchblade.

Ennis crea e introduce a la principal protagonista de la serie: Katarina, la Witchblade medieval, personaje a la que nuestro guionista dota de dos cualidades muy definidas: su afición a la bebida y su devoción por las peleas. También conoceremos a su particular sidekick, Stalker: el dueño del pub habitual de Katarina, al que ésta debe dinero debido a los múltiples destrozos que sus peleas han provocado. Realizando trabajos para pagar los daños a la propiedad, Katarina encuentra, bajo un montón de estiércol, el Witchblade. Sólo viendo la localización del arma mística creada por el estudio de Silvestri, podemos comenzar a ver cómo la mala leche habitual de Ennis se va a filtrar por las páginas de esta obra. Es tras encontrar y enfundarse el Witchblade cuando Katarina y Stalker se ven envueltos en la batalla entre Medieval Spawn y las fuerzas de Lord Cardinale, que los llevará a Faerie y a enfrentarse al portador de la Oscuridad.

Palear varias toneladas de estiércol… o pasar una tarde-noche de amor con Stalker.

Pese a tratarse de un trabajo “alimenticio” dentro de la carrera del guionista, estamos ante un cómic del Ennis gamberro. Si bien queda un tanto diluido por el marco de la obra, que no deja de ser una historia de fantasía y acción descerebrada producida por Top Cow, el humor típico del norirlandés se deja ver en todo momento. Vemos el sello del guionista de Predicador en detalles como los diálogos entre Stalker y Katarina, así como la motivación de los protagonistas: básicamente ayudan a Medieval Spawn a defender Faerie para, de paso, saquear la tierra de los elfos y forrarse con su oro. Además, nuestro autor deja bastante claro que los protagonistas de la obra no son especialmente inteligentes, siendo en la mayoría de casos, peones fácilmente manipulados por una fuerza en la sombra. Otra de las características habituales del guionista en la época era introducir un personaje irlandés; en este caso Stalker, con el que deja el autor bastante claras sus ideas sobre el folklore y los estereotipos irlandeses.

Leprechauns, unos bichejos peores que sus películas.

¿QUIÉN SABE DÓNDE?
La espada fue más fuerte que la pluma

Finalizada la historia, algún secundario apareció por el Arcanum de Peterson; de Stalker nunca más se supo; tampoco de Medieval Spawn, del que esta es también su última aparición tal y como fue originalmente concebido. McFarlane intentaría recuperar el concepto con varias triquiñuelas a través de los años, sólo para ser finalmente detenido por Gaiman por la vía judicial, aunque eso es otra historia. Katarina, sin embargo, sería recuperada en Witchblade (efectivamente, la serie ha aguantado hasta nuestros días) por Tim Seeley para un par de historias entre 2012 y 2013. Que, de entre la cantidad de Witchblades de tiempos pasados que se han ido introduciendo durante años, Katarina fuera la elegida para su reaparición nos hace pensar que a Seeley le hizo gracia este Medieval Spawn/Witchblade. En cuanto a los autores implicados, Garth Ennis realizó un arco argumental más para The Darkness y nunca volvió a trabajar con Top Cow. Y finalizada su serie de creación propia para el sello y Brandon Peterson pasaría a trabajar para Marvel, donde ha estado realizando trabajos en distintas series hasta la fecha.

Katarina, la única (e inesperada) superviviente editorial.

Aunque hay que reconocer que Ennis no se calentó mucho la cabeza a la hora de hacer esta historia, los personajes no dejan de ser bastante planos, siendo especialmente sangrante el caso de Medieval Spawn, que no deja de hacer el papel de típico y tópico caballero medieval. Sin embargo, el cómic logra construir una historia de acción dibujada al estilo de la casa (teniendo en cuenta que Peterson todavía estaba madurando como dibujante) con unos cuantos chistes graciosos y el buen diálogo habitual de Ennis. Una pequeña curiosidad histórica y una obra menor de todos los implicados, pero si algún día os levantáis con ganas de leer algo de los 90 con Witchblade y Spawn (y no os apetece ir a que os vea un médico), esta es una opción lo suficientemente válida y divertida.

Si queréis revivir otras grandes lecturas a rescatar de la oscura década de los 90, no dejéis de visitar nuestra sección, Aquellos Maravillosos Años 90.
¿Quién sabe lo que podréis descubrir?

ENTREGAS ANTERIORES
()
#5: HOMBRE LOBO, de Paul Jenkins y Leonardo Manco
#6: EL ESPECTRO, de John Ostrander y Tom Mandrake
#SP1: SKRULL KILL KREW, de Grant Morrison y Mark Millar
#SP2: MASACRE, de Joe Kelly
#SP3: MASACRE, de Christopher Priest
#7: GEN 13: MAGICAL DRAMA QUEEN ROXY, de Adam Warren
#8a: LA ERA DE APOCALIPSIS (I), de VV.AA.
#8b: LA ERA DE APOCALIPSIS (II), de VV.AA.
#8c: LA ERA DE APOCALIPSIS (y III), de VV.AA.
#9: LA MUERTE Y REGRESO DE SUPERMAN, de VV.AA.

¡Nos vemos en la Zona!

David Mas

Lector compulsivo, le gusta referirse a sí mismo en tercera persona en las bios, escribe artículos a ratos, y también acumula papel y trastos. ¡Ah! Y una vez vio un dirigible... Bueno, la verdad es que no.

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe