AQUAMAN: RENACIMIENTO, Vol. 1, de Dan Abnett y VV.AA.


Título original
:

Aquaman
, Vol. 1: “The Drowning” TPB
Sello: DC Comics
Guionista: Dan Abnett
Artistas: Brad Walker, Philippe Briones
y Scot Eaton (con Óscar Jiménez)
Entintadores
: Andrew Hennessy y Wayne Faucher
(con Mark Morales)
Colorista: Gabe Eltaeb
Contenido: Aquaman: Rebirth #1 (Jun. 2016),
Aquaman #1-6 (Jun.–Sep. 2016)
Publicación USA: Enero 2017

Public. España: Ene.–Mar. 2017 (ECC Ediciones)
Valoración: 6.5/10

AQUAMAN: REBIRTH, Vol. 1
de Dan Abnett y VV.AA.

Con más de 70 años a sus espaldas, Aquaman no es para nada un personaje de nuevo cuño; y, sin embargo, es un total desconocido (o, lo que es lo mismo, una parodia) para el público general e incluso para muchos lectores. Creado en el ya lejano More Fun Comics #73, de noviembre de 1941, por parte de Paul Norris y Mort Weisinger, era el hijo de dos mundos que serviría como nexo de unión entre ambos: hijo de un humano llamado Thomas Curry, encargado de cuidar un faro, y de la reina atlante Atlanna. Dada su popularidad, Aquaman fue uno de los personajes elegidos para fundar la Liga de la Justicia. Pero todo esto se fue diluyendo durante la Edad de Plata, repleta de argumentos simplistas y tontos alocados que, en lugar de reforzar la presencia del personaje, acabaron perjudicándolo, perdurando una idea errónea sobre él hasta nuestros días. Y es que, ¿quien no está cansado de oír hablar del personaje siempre en tono de burla? Paradójicamente, durante la (oscura y terrible) década de los 90, se modernizó a Arthur Curry, principalmente gracias a Peter David, alejándolo del anteriormente mencionado ridículo.

Showcase #30 (Feb. 1961): El comienzo de la Silver Age prometía algo más para Aquaman.

Con la llegada de los New 52 y con la idea de continuar actualizando al personaje, y habiendo hecho ya  lo propio con grandes trabajos en Green Lantern y Flash, llegó Geoff Johns con una clara idea de qué hacer con Aquaman: renegando del tono visto en los noventa, su etapa se caracterizó por el sabor clásico, pero sumado a una épica con grandes tramas y algún evento en el que entraba la propia Liga de Justicia, al mismo tiempo que introducía pequeñas tramas políticas en las que tomaban importancia las relaciones entre la Atlántida y los habitantes de la superficie. Una vez acabada su etapa, Jeff Parker continuó llevando al personaje por la misma línea, bajando un tanto la calidad, eso sí; pero sin dejar de ser una muy buena serie, con un marcado tono aventurero.

Aquaman #45 (Oct. 2015)

Por último, y con la llegada de DC You a consecuencia de Convergencia, la batuta pasó a las manos de Cullen Bunn, un guionista que venía de demostrar su valía a los guiones en la competencia marvelita, destacando su labor en Magneto, que también le ganó otro puesto en DC, Sinestro, con un estilo similar. Como era habitual en DC You, Bunn puso patas arriba al personaje, exiliándolo de su trono y convirtiéndolo en un renegado y apestado para su pueblo, metiéndose en una trama con tintes épicos y pulp… algo que el público castigó con abucheos y ataques en masa en las redes sociales del guionista, únicamente por este cambio de rumbo del personaje, ya que la trama, sin ser nada del otro mundo, era interesante. A tal punto llegaron estos ataques que el propio Bunn dejó, no solo la serie, sino la compañía, con el guionista que nos ocupa escribiendo los últimos 4 números.

Aquaman: Rebirth #1 (Jun. 2016)

En la actualidad, Rebirth mediante, los guiones de Dan Abnett continúan con la intención de desmarcarse de lo ofrecido por Bunn y contentar así a los “fans” (importantes las comillas) más susceptibles. Abnett entra de lleno en tramas puramente políticas, dejando un tanto de lado la épica característica de las etapas anteriores, creando además un punto de entrada perfecto para cualquier recién llegado al mundo comiquero con intención de conocer a Aquaman y que, sin ningún tipo de bagaje, se meta de lleno en materia.

En esta ocasión, con la intención de “unir” sus dos mitades creando buenas relaciones entre la superficie y la Atlántida nuestro protagonista, el bueno de Arthur ha luchado, políticamente hablando, para conseguir que se abra una embajada atlante en Estados Unidos, fomentando así el ansiado vínculo entre ambas naciones y dejando de lado sus diferencias. Ante esta situación, Abnett nos muestra algo tan real como el miedo a los extraños, a lo diferente, a lo que no alcanzamos a comprender, al mismo tiempo que presenta una situación tan poco frecuente como ver a Estados Unidos temerosa de una nación más poderosa. Y es que, en palabras del propio tebeo, el reino de Aquaman abarca el 75% del planeta Tierra; y ya sabéis que un gran poder…

La Estación Espuma, primera toma de contacto con la cultura atlante.

Pero, como era de esperar, esto no va a salir bien y para mostrar lo equivocado que está nuestro héroe y, de paso, dejarlo en evidencia, Black Manta ataca la embajada durante la fiesta de inauguración creando así un incidente entre ambas naciones. Esto provocará el inevitable enfrentamiento entre ambos personajes, que Abnett usará para hacernos ver la dicotomía entre ambos, pues ambos “nacieron” el día en que Arthur, queriendo vengar la muerte del suyo, acabó con la vida del padre de Black Manta, haciendo de David (de apellido desconocido) el ser ansioso de venganza que conocemos. Algo que se verá enfatizado cuando se reúna con N.E.M.O., una organización paramilitar deseosa de ver a Atlantis caer. Además de mostrarnos esta dualidad entre ambos, también habrá tiempo para ver cómo se siente Arthur respecto al mundo y en calidad de miembro de la Liga de la Justicia.

Aquaman #4 (Ago. 2016)

El mayor problema que tiene esta primera saga es que los números iniciales no paran de dar información y ocurren cosas a nuestro alrededor haciendo avanzar la trama con un muy buen ritmo, pero, llegado el momento, la historia pega un frenazo muy brusco: para un enfrentamiento que podría durar media grapa, se extiende durante casi dos números, quitando tiempo al desarrollo del argumento de Black Manta en N.E.M.O. Como consecuencia, un momento en el que se produce cierto giro de guión en esta misma línea argumental, se siente totalmente fortuito al no haber gozado del suficiente desarrollo.

Otro punto en el que no acaba de despuntar es el apartado artístico, no por que sea inherentemente malo, sino que, al igual que ocurría en Action Comics, los tres dibujantes que intervienen poseen estilos muy diferentes: Brad Walker, dibujante principal, encargado del especial Rebirth junto con el primer y sexto número; Philippe Briones, a los lápices de la tercera y cuarta entregas; y, por último, Scot Eaton, que interviene únicamente en el segundo numero. Como decíamos, el problema no viene de la falta de calidad de los dibujantes, sino que el trazo de uno de ellos, Walker, difiere claramente de los otros dos con su dibujo más anguloso, diluyendo la cohesión artística y necesitando de los colores de Gabe Eltaeb para ligar el sentido gráfico de la serie.

Aquaman y Black Manta: eternos rivales.

Dejando a un lado este aspecto, ninguno de los tres realiza un mal trabajo, e incluso cada uno aporta una narración adecuada para lo que demanda Abnett; es más: hasta parece que se han puesto de acuerdo en fallar en lo mismo, pues todos yerran a la hora de dibujar rostros, quedando algo deformes en más de una ocasión. En cualquier caso, analizando el dibujo individualmente, el trabajo que hay detrás es innegable: donde Walker aporta, con su estilo anguloso, cuerpos imponentes y batallas de gran magnitud, Briones e Eaton dan empaque a las escenas más pausadas con sus lápices más afilados, ideales para una historia que pretende hacer hincapié en las tramas políticas.

En definitiva, esta primera saga del rey atlante presenta buenas ideas que, conociendo a Abnett, acabará desarrollando debidamente, aunque se vea lastrado en esta ocasión por alargar sin necesidad una serie de momentos que le restan fluidez y desarrollo a los personajes. Una pena, y es que Abnett parece haberlos cogido con ganas, con un desarrollo planificado. Y tampoco ayuda el baile de artistas, necesitando tres dibujantes distintos para seis números si no tenemos en cuenta el especial Rebirth (donde se sumó un soberbio Óscar Jiménez en el prólogo y el epílogo). Aunque, pese a estas pegas, estamos ante un buen punto de inicio para entrar al personaje y, como decíamos, parece que hay un recorrido en mente para Arthur Curry, rey de la Atlántida.

Aquaman y Mera: un matrimonio que hace aguas.

Como habréis notado, las reseñas de los arcos de Rebirth han pasado a traducirse como Renacimiento, y es que ECC Ediciones ha anunciado ya su plan de publicación del relanzamiento. Si queréis estar al día de nuestras reseñas del mismo, atended al tag #DCRebirth. Hasta ahora hemos analizado…

#1 – GREEN ARROW: RENACIMIENTO, Vol. 1
#2 – ACTION COMICS: RENACIMIENTO, Vol. 1
#3 – BATMAN: RENACIMIENTO, Vol. 1

¿El próximo arco reseñado? Probablemente uno súper…
¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. xavisase dice:

    Es mi primer acercamiento al personaje en solitario y estoy de acuerdo con la nota,no está mal pero tampoco es que me haya dicho gran cosa. Lo mejor,el combate contra Black Manta la interacción entre Arthur y Mera y algunos momentos del primero como rey/político. Pero los dos últimos números del arco le restan mucha fuerza al relato,el primero por ser de excesivo relleno y el otro por ese Superman a un paso de ser el del Dark Knight Returns o algo. Como dices el desarrollo de la trama de NEMO y Black Manta es tan pobre que cuando llega el”momentazo”no impacta en absoluto. Supongo que sirve bien como introducción al personaje y su mundo pero a mí no me ha enganchado

  2. ArkhamKaveli dice:

    A mí me ha encantado este arco. Aquaman de pacificador (o al menos intentándolo), Mera a su lado desconfiando, el miedo a la superioridad y a lo desconocido por parte del estado norteamericano, el terrorismo atlante. Todo muy bien coordinado. El tema de los dibujantes, aunque lo he notado algo menos, si que llega a “molestar” mínimamente (siempre entre comillas, que currazo de los tres hay).

    Quizás esperaba más desarrollo del tema manta y N.E.M.O. pero entiendo que eso será todo para el siguiente arco. De momento sigo montado en mi delfín junto a Arthur.

    http://imgur.com/PQfnkNR

Deja un comentario, zhéroe