ANT-MAN Y LA AVISPA. Insectos unidos jamás serán vencidos

Título original:
Ant-Man and The Wasp
Año: 2018
Director: Peyton Reed
Guión: Andrew Barrer, Gabriel Ferrari, Adam McKay, Paul Rudd, Chris McKenna, Erik Sommers
Fotografía: Dante Spinotti

Reparto: Paul Rudd, Evangeline Lilly, Michael Douglas, Michael Peña, Michelle Pfeiffer, Laurence Fishburne, Walton Goggins, Judy Greer, Randall Park, David Dastmalchian, Hannah John-Kamen.

Valoración: Mediano /10

Sinopsis: Tras Civil War, Scott Lang lidia con las consecuencias de sus elecciones como superhéroe y padre. Mientras lucha por mantener un equilibrio entre su vida hogareña y sus responsabilidades como Ant-Man, se enfrenta a Hope van Dyne y al Dr. Hank Pym con una nueva misión urgente. Scott debe volver a ponerse el traje y aprender a luchar junto con La Avispa mientras el equipo trabaja en conjunto para descubrir secretos del pasado.

Si algo ha caracterizado a las dos últimas entregas del Universo Cinematográfico de Marvel, ha sido la intensidad. La cruzada de Thanos por restaurar el equilibrio en el universo ha provocado consecuencias que aún nos cuesta asimilar. Y poco antes, Pantera Negra trajo una revolución cultural que se sintió con la misma fuerza dentro y fuera de la pantalla. Era pues, natural, que la tercera película de Marvel Studios en seis meses relajara el músculo con algo más pequeñito, cambiando las locuras supremacistas y genocidas por la búsqueda de algo tan aparentemente sencillo como el calor de la familia.

Hola, buenos días.

Ant-Man and The Wasp es la película de Marvel menos ambiciosa en cuanto a escala, la más amable con el espectador y la que (con permiso de Guardianes de la Galaxia vol. 2) más peso da a los valores familiares más arquetípicos del cine de aventuras para todos los públicos. Y aunque lo hace con gracia, evitando recursos ñoños y paternalistas, difumina varias de las nociones que cabría esperar de una película de superhéroes: una fuerza antagonista de consideración, que suponga un verdadero obstáculo y suba la temperatura de la sala. El encanto de sus personajes, más creíbles y definidos en esta ocasión, compensa la falta de pretensiones de la película, aunque no consigue elevar una historia demasiado liviana y con tropiezos notables.

La película saca buen partido de la continuidad de Marvel haciendo a Scott Lang fugitivo de nuevo, en este caso, de su participación en la batalla de Civil War. Como Spider-Man Homecoming un año antes, Ant-Man and The Wasp nos muestra cómo la gente corriente vive sus vidas ajena a las destructivas reuniones de los Vengadores. Los niños los admiran, los adultos recelan, y las vidas siguen su curso, asumiendo como pueden el nuevo mundo en el que se han despertado. Para Scott Lang, fue poco más que un delirio de grandeza que le costó caro: su libertad, su tiempo con su hija y su relación con Hank y Hope.

Mi traje mola más.

Esta nueva historia, sin amenazas extraterrestres de por medio, trata simple y llanamente del anhelo de recuperar el tiempo perdido con los seres queridos. Es el respiro que el UCM necesitaba tras lo que ha pasado (y lo que vendrá a continuación), y garantiza una aventura sin sobresaltos, tierna y con un buen puñado de momentos emotivos en los que es difícil no sonreír. La química entre sus personajes es lo que da fuelle a una historia que, sin embargo, no está a su altura. Si Ant-Man and The Wasp deja la sensación de película “menor” no es porque sea mayormente irrelevante a la continuidad de la macrosaga o porque las amenazas sean menores y locales. No es una cuestión de tamaño, sino de un pulso narrativo débil, además de una dirección demasiado conformista, con pocas ganas de sorprender.

La causa más evidente de los síntomas de Ant-Man and The Wasp es lo mal implementada que está la villana, Ghost, interpretada por Hannah John-Kamen. No es una cuestión de interpretación o de caracterización. Ciertamente, no es la presencia más memorable de la película, pero sus motivaciones son claras y perfectamente comprensibles. Además, sus poderes dan juego en las peleas, y el traje mola. El problema es más profundo, y es que no llega a justificar su presencia en la historia. Por una vez, el motor de los acontecimientos no es una inminente amenaza, sino otra cosa (que no voy a desvelar, pero bueno, muchos lectores ya se imaginarán). Eso no es un problema narrativo, sino otra estrategia a seguir. Y una arriesgada, que requiere que esa “otra cosa” tenga la fuerza suficiente como para arrastrar toda una película.

Hello Kitty, la verdadera amenaza del mundo.

No es el caso, desgraciadamente. A la trama le falta enganche y sensación de urgencia que, sin ir más lejos, conseguía la anterior entrega de Ant-Man. Chaqueta Amarilla era un villano de manual, pero su locura iba en aumento, la trama se enredaba y explotaba en un tercer acto vibrante y muy intenso. El ritmo es mucho más irregular en esta ocasión, y por momentos la película se estanca en largos rodeos sin más función que la de introducir a los malos. No hay nada que impida avanzar la película, excepto el informar al espectador sobre quién es esta gente y qué quieren de los héroes. Mini-spoiler: no mucho. Lo dicho, Ghost no es un mal personaje, pero sí uno que no pinta demasiado aquí, cuya trama apenas toca tangencialmente el hilo principal. En la práctica, no supondrá a los héroes más que una molestia recurrente, una pequeña distracción que nada tiene que ver con esa “otra cosa” que mueve la película. Y bueno, es una cosa bonita y con más sentido que la trama del robo de la primera película, aunque para cuando quiere llegar un clímax demasiado atrasado, la emoción ha bajado considerablemente.

Sin embargo, lo que en otras circunstancias podría haberse quedado en una película desordenada y aburrida, sale muy bien parada gracias al carisma de sus personajes. Más aún: las tramas individuales funcionan francamente bien, y sus relaciones están mucho mejor llevadas que en la primera, hasta el punto de que Ant-Man and The Wasp es de las películas más character driven de Marvel (aunque la ausencia de un buen plot tenga que ver, pero bueno). Los sucesos de Civil War han separado a Scott (Paul Rudd) de Hank y Hope (Michael Douglas y Evangeline Lilly), reestableciendo de forma velada el mismo punto de partida que hace tres años. El recuerdo de su anterior aventura les allana el camino, pero aun así, la afinidad que ganarán durante esta película se siente mucho más natural: sale de los personajes, de la química que comparten, antes que de necesidades más pragmáticas. En concreto, Ant-Man y la Avsipa forman por fin el dúo que soñábamos, con desvíos enteros dedicados únicamente a hacerles tontear. ¡Por fin tenemos una heroína divertida, con poderes y traje chulos y sin estar atormentada todo el rato!

Que no me voy a quitar el traje, mamá.

Así, incluso con un guión menos pulido de lo habitual, Marvel Studios vuelve a cumplir con un entretenimiento plenamente disfrutable, con mucho encanto y bastante divertido. El humor siempre es algo más subjetivo, y personalmente, noto chistes demasiado parecidos entre sí y que encima se repiten una y otra vez. Me falta algún momento verdaderamente desternillante, más allá de los gags visuales de cosas haciéndose grandes o pequeñas. Desgraciadamente, nada llega al nivel del Tren Thomas, y salvo la muy publicitada escena de la persecución, hay poca inventiva en sus (escasas) escenas de acción. Ni siquiera el Reino Cuántico sorprende tanto como en la mística escena final de la anterior, desmitificando algo que, por otra parte, parece que será clave en el futuro…

En definitiva, no puedo evitar lamentarme ante una Marvel más continuista que nunca, que con el piloto automático firma una de sus películas menos interesantes, a pesar de tener unas bases francamente excelentes. Tras Infinity War tocaba algo ligerito y refrescante, y desde luego que lo han conseguido, aunque con algo más de trabajo en su guion podría haber salido algo realmente especial. Comparada con la otra Ant-Man, mejora en algunas cosas pero se lía en otras, y a pesar de tener por fin a una Avispa excelente, se queda en un producto menos sólido y que copia demasiado de los mismos esquemas. Pero incluso una película Marvel menos inspirada sigue siendo un entretenimiento de calidad, y hay razones de sobra para dejarse llevar. Saldrás deseando volver a verles… y contando los días hasta Avengers 4.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.