ALL-NEW ALL-DIFFERENT MARVEL #1s (XVIII): Lunáticos al cuadrado

IRFoY2d

¡Wolfrámicos saludos, zhéroes!

Nos acercamos al final de All-New All-Different Marvel y sus novedades.
Y es que esta es nuestra penúltima entrada hasta que en mayo cerremos esta sección, así que ya dejaré las despedidas para la próxima, no sufráis. Después de esto llegará la nueva Civil War, de la que no habrá seguimiento porque nuestro gurú Ander Luque no puede permitírselo, así que Juanan Brundle y un servidor nos encargaremos del Rebirth de DC Comics. Que también se merecen que les dediquemos nuestro tiempo (a veces).
Pero dejemos el futuro para días venideros. Hoy nos toca hablar de dos nuevas series protagonizadas por personajes altamente volátiles y que no están muy cuerdos. Y para ello cuento con la inestimable ayuda de mi amigo y compañero Juanan Brundle. Si es que lo tengo explotado. Luego no me puedo negar para lo de Rebirth. ¿Entendéis ahora?

¡Todo-Nuevo Todo-Diferente Marvel! ¡En Zona Zhero!

CABALLERO LUNA:
Sucker Moon

 

 

Título original:
Moon Knight #1:

“Welcome to New Egypt”
Guionista: Jeff Lemire
Artista: Greg Smallwood
Colorista: Jordie Bellaire
Publicación USA: Abril 2016
Public. España: 2016 (Panini)
Valoración: 8.5/10

 

 

¿De qué va?: Tras la enésima caída del Caballero Luna, su alter ego Marc Spector despierta en un psiquiátrico recordando cosas del héroe desaparecido, el conductor de taxis Jake Lockley o el millonario Steven Grant como si de una misma persona se tratara. Además, encuentra internado con él a personajes importantes de su vida. ¿Es cierto que todo fue parte de sus problemas mentales y nunca existió Khonshu? Porque que Marc está loco estamos todos seguros… ¿no?

OpiniónÉste es uno de los personajes de Marvel que siempre me ha gustado y llamado la atención, pese a que no he leído todo lo que hay sobre él. Marc Spector es un personaje tan carismático y grillado que es el juguete que todo el mundo quiere tener pero que muy pocos saben utilizar de forma adecuada. Y es que su arma de doble filo es su locura. No es una locura graciosa como Masacre (o su versión femenina, Gwenpool, que tenéis más abajo) en la que el guionista se lo pasa bien y deja correr su imaginación añadiendo toques de todas las frikadas que guste, en pos de hacerlo todavía más divertido de lo que ya es guionizarlos. El Caballero Luna tiene el handicap de tratarse de locura pura y dura, sin toques divertidos, haciendo que el mismo personaje termine arrastrándose tarde o temprano por su mediocridad mental y despertando hasta lástima en algunos momentos en el lector. Pues bien, Jeff Lemire parece que ha entendido a la perfección esta característica del personaje y se regodea en la fragilidad de éste, haciéndolo más dubitativo y paranoico de lo que, por normal, ya nos tiene acostumbrados.

Pero es que yo no quiero morir. Duele.

Ver cómo nuestro protagonista despierta directamente en un psiquiátrico, rodeado de personajes que él considera importantes en su vida como compañeros del centro y escuchando a Khonshu cuando está a solas ya es una declaración de intenciones bastante claras por parte del escritor canadiense. Haciendo dudar tanto a Marc como al lector de principio a fin, mostrándonos un mundo real y lógico, que entendemos como falso, y otro totalmente surrealista y fantástico que sugiere ser el verdadero. Esto nos pondrá en la tesitura de plantearnos hasta qué punto el Caballero Luna está como una regadera, o incluso qué es lo que el lector está dispuesto a aceptar como real (con lo que un servidor piensa que tampoco está muy bien de la quijotera). En cuanto al apartado artístico, he quedado absolutamente maravillado con el buen dibujo de Greg Smallwood (quien ya se encargara del arco de Brian Wood en el volumen anterior, con un estilo más sobrio, influenciado por su predecesor en el cargo, Declan Shalvey), sabiendo dar un toque diferencial a según qué viñetas y con unas distribuciones ingeniosas y ágiles para la lectura. Poco se puede decir de Jordie Bellaire, la que es la mejor colorista que existe actualmente desde mi punto de vista. Un apartado artístico envidiable con una premisa que, desde un principio, he disfrutado. Señores, hagan algo grande con éste personaje.

¿A quién le puede interesar?: Para todos los seguidores del personaje, para los que gustamos de un gran apartado artístico acompañado de un buen guionista (como es Lemire), y para los amantes de los cómics en general. Os gustará.

LA INCONCEBIBLE GWENPOOL:
La locura viste de rosa

JUANAN BRUNDLE

 

 


Título original
:
The Unbelievable Gwenpool #1

Guionista: Christopher Hastings
Artista: Gurihiru, Danilo Beyruth
Colorista: Gurihiru, Tamra Bonvillain
Publicación USA: Abril 2016
Public. España: 2016 (Panini)
Valoración: 8/10

 

 

¿De qué va?: Gwen Poole, también conocida como Gwenpool, es una viajera multiversal que ha acabado en el Universo Marvel… y que procede de nuestro mundo. Su confianza en las reglas que rigen este universo de ficción (y su falta de cordura, como podéis ver en la portada) acabarán metiéndola en situaciones que igual le vienen algo grandes… 

Opinión: Ay, señor. Qué tiempos vivimos. No, en serio, este me ha parecido un tebeo muy majo. Iba con muchos prejuicios hacia el personaje, dado que en mi anterior encuentro con Gwenpool no saqué nada en claro de ella más allá de un rip-off de lo que está haciendo la Distinguida Competencia con la Harley Quinn de Amanda Conner. Y bueno, ahora aquí estamos. Mirad la nota. Ahora volved a este párrafo, y preparadme unos redobles… Gwenpool mola. O al menos lo que han hecho con ella Christopher Hastings y los artistas que le acompañan en este primer episodio de su serie. El aspecto autoconsciente del cómic y su protagonista se ven excusados de lujo por la procedencia extrauniversal de la misma, que se regodea en el hecho de ser una geek, friki o como quiera que llamemos este año a los devoradores de cultura popular tal como cómics de pijamas, para jugársela con las leyes del lugar en el que se halla, ya sean físicas, biológicas o morales. Y por el camino, luce un absurdo bien medido y una facilidad para lo hilarante que hacen que el cómic se pase volando mientras presenta al personaje, lo pone en acción, y deja un buen cliffhanger para quien se quiera quedar en este barco. La ligereza y la falta de pretensiones van también en el ADN de esta primera entrega, y vaya si se agradece.

Las mangas ya tal.

En cuanto a la parte artística, preparaos, que vienen más elogios: Danilo Beyruth y Tamra Bonvillain realizan el preludio del cómic con un estilo áspero y dinámico, y durante el resto del episodio, Gurihiru sencillamente hace suya a la protagonista, dándole una gran personalidad gráfica y narrando el cómic de manera limpísima, a caballo entre el manga y algunos de los añejos episodios de Paul Smith en Uncanny X-Men.

¿A quién le puede interesar?: Risas y acción, bien ejecutadas, simpáticas, y conscientes de su propia existencia. Si es eso lo que le pedís a Gwenpool, creo que valdrá la pena que le echéis un vistazo al menos a este primer episodio.

Y hasta aquí la penúltima entrada del All-New All-Different Marvel.
Aquí las entregas anteriores. ¡Y en mayo el final… y el Renacimiento!
No dudéis en dejar vuestras opiniones y comentarios sobre estas dos nuevas series.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    ¿”Luego no me puedo negar para lo de Rebirth”? ¡pero si están deseándolo! xD

    Y sobre Gwenpool tenía mis dudas, no sabía si le darían la importancia necesaria en la editorial para hacer historias decentes y veo que el comienzo es bueno. Soy muy amante de las actuales historias de Harley Quinn, leer para echar unas risas y ya así que sé que disfrutaré ésta. Espero que Panini se anime un día y nos saquen un tomito majo.

    • Juanan Brundle dice:

      Mi bajada de pantalones ante Gwenpool ha sido histórica. No ha habido concepto de la Marvel reciente que me creara más rechazo.

Deja un comentario, zhéroe