ALL-NEW ALL-DIFFERENT MARVEL #1s (XIX): Armados y peligrosos

IRFoY2d

¡Atrasados saludos, zhéroes!

Con el tiempo en el culo, como dicen las lenguas cultas. Con la segunda guerra civil superheróica del Universo Marvel asomando en el horizonte, se acaba esta temporada de relanzamiento de cabeceras de la editorial de Ironman y el Pato Howard. Pero DC Rebirth empieza esta semana, así que no os preocupéis: vais a tener, esperemos que puntualmente, las pertinentes reseñas de los #1 de las nuevas cabeceras de DC Comics. Es una promesa.

Pero centrándonos en el aquí y el ahora, nos toca hablar de antihéroes. Por una parte, cierto vigilante con gusto por las camisetas metaleras sigue en las calles, y parece que la guerra contra el crimen se va a recrudecer una vez más. Por otra, vuelve el equipo de forajidos-pero-no-tanto favorito de los fans de la editorial, con un nuevo líder y una curiosa dinámica de grupo y aún más curioso (¿…O tal vez no tanto?) enfoque artístico.

¡Todo-Nuevo Todo-Diferente Marvel! ¡En Zona Zhero!

EL CASTIGADOR:
Preparando el tablero

 

 

Título original:
The Punisher #1

Guionista: Becky Cloonan
Artista: Steve Dillon
Colorista: Frank Martin
Publicación USA: Mayo 2016
Public. España: 2016 (Panini)
Valoración: 7.5/10

 

 


¿De qué va?
: El Universo Marvel sobrevivió a la destrucción total y siguió su curso tras las Guerras Secretas. Toda esa gente en mallas sigue campando a sus anchas, impidiendo que el planeta deje de girar un día más. Pero mientras gire, habrá escoria en las calles. Escoria a la que Frank Castle, el Castigador, tratará de eliminar. Sin embargo, tanto las fuerzas del orden como las alimañas de los bajos fondos tienen algo que decir al respecto… 

Opinión: Punisher es un personaje que permite a cualquier guionista sacar desde sus facetas más complejas y elaboradas hasta el más puro cachondeo con tintes gore. El escritor de turno puede jugar con personajes nuevos y viejos, dado el bajo perfil que ocupan las cabeceras de este personaje (y si eres Garth Ennis directamente te dejan escribir una versión “de autor” totalmente independiente del cosmos pijamero de Marvel) y la libertad que esto conlleva, aprovechando el maleable pasado de Frank Castle (en continua actualización encubierta de su contexto histórico). Becky Cloonan apunta en la dirección correcta en este episodio, que desprende cierto regusto a película de acción ochentera, con esbirros idiotas de los jefes criminales, policías agobiados y confusos ante las evidencias de fuego cruzado, una muy lograda ambientación sórdida que permite al lector apreciar hasta el olor a almacén polvoriento y callejón húmedo, y un Frank que es más el foco de atención de los personajes de la serie que el protagonista de la misma, al menos por lo que podemos intuir aquí. Las nuevas adiciones al reparto de secundarios en este sentido dejan ver un futuro más que interesante para el flanco de los villanos, con una adición que puede traer más de un momento sorpresivo: ahora los malos cuentan con el consejo de un tipo que realmente entiende cómo piensa Frank. O que al menos cree hacerlo. Entre el bando de los buenos encontramos una plantilla de policías algo genérica que quizá despunte si Cloonan se pone a desarrollarlos, pero de momento resultan los típicos maderos cliché. Oh, y hablando de clichés: siempre curiosa la doble moral de los estadounidenses. Avisan de que el cómic no es para niños en la portada del mismo, pero censuran las palabras malsonantes del tebeo. Visionarios que son, sí.

“Debes aprender a ser paciente”.

Hemos hablado antes, y para bien, de la ambientación de este primer episodio de la cabecera. Y no es para menos: Steve Dillon podría considerarse el artista que redefinió gráficamente a Frank Castle para el siglo XXI. O el que más fuertemente se aferró al personaje, quién sabe. El caso es que ha hecho suyo al justiciero de la calavera desde hace unos años, sabe cómo hacer que se mueva, en qué clase de ecosistema urbano vive, y cómo de fea suele ser normalmente la gente a la que se enfrenta. Si sumamos eso a que realmente le ha puesto ganas al asunto en aspectos como el nivel de detalle o la variedad mínima de planos, a su buen gusto por la casquería, y a los estupendos colores de Frank Martin, poca pega en el aspecto gráfico podemos sacarle, más allá de que no pretende más que ser funcional a la vez que artísticamente personal, cumpliendo ambas cosas.

¿A quién le puede interesar?: ¿Te interesan las vivencias de Frank Castle y no sabes por dónde comenzar a leer? Este quizá sea un buen comienzo. No el mejor, pero ejemplifica bien cómo se debe presentar una nueva etapa para nuestro amigo el Castigador.

THUNDERBOLTS:
The Dark ROB! Returns

 

 

Título original:
Thunderbolts #1:

“Power and Control”
Guionista: Jim Zub
Artista: Jon Malin
Colorista: Matt Yackey
Publicación USA: Mayo 2016
Public. España: 2016 (Panini)
Valoración: 6.5/10

 

 

¿De qué va?: Tras los eventos acontecidos en Pleasent Hill, James “Bucky” Barnes se ha convertido en el líder de unos actualmente fugitivos Thunderbolts, y en el protector de la joven Kobik, cuyo poder puede que sea más del que el grupo de antihéroes puede manejar.

Opinión: Uf. Menudo viaje. Turok 2 es una novedad en la sección de alquiler de videojuegos, Roland Emmerich sigue creyendo que es el p**o amo, y aún se venden juguetes de los Street Sharks mientras la chavalada sueña con tener deportivas con cámaras de aire. Son los 90 y no nos hemos dado cuenta. A ver, no me entendáis mal: este cómic podría ser una pequeña joya si perteneciera a ese contexto histórico. Contexto al que, curiosamente, pertenecieron los Thunderbolts originales de Bagley y Busiek, con una formación compuesta además por casi todo el elenco de este primer episodio. Aún yendo extremadamente a rebufo del crossover que generó está serie, Jim Zub ha hecho mínimamente los deberes, permitiendo que esta serie de grupo funcione por lo que deben funcionar las series de grupo: que los personajes protagonistas den señales tanto de compenetrarse como de odiarse entre ellos. Zub, como todo buen guionista de Thunderbolts, sabe que Piedra Lunar es el elemento generador de discordia ideal en esta familia disfuncional, y no duda en aprovechar esto para hacer avanzar de una patada el final del tebeo y crear un cliffhanger que logrará venderle el siguiente cómic a más de uno.

“¿Recordáis cuando los Thunderbolts tenían su propia montaña?”

Ahora, es curioso que, contando con el guionista de nada menos que Skullkickers, sea el arte lo más curioso de este tebeo, ya que a poco que uno tenga ojos en la cara y un recorrido como lector de cómics de superhéroes de más de cinco años, verá en muchas de estas viñetas a Rob Liefeld. O, más bien, a un clon suyo con mayores aptitudes artísticas llamado Jon Malin (por favor, no recurráis al juego de palabras). Personajes que parecen sacados de blisters de figuras de acción, dientes apretados, poses ortopédicas… una delicia, vamos. Uno no se puede quejar de que la lectura no sea ágil, pero será imposible para muchos el no fruncir el ceño ante algunas posturas ciertamente incoherentes, fondos ausentes y expresiones faciales acartonadas que por momentos rozan lo amateur, pese a contar con alguna página bastante inspirada. También es que, si me preguntáis a mi, creo que precisamente el acabado noventero cutre es intencionado. Y si los tiros van por ahí, casi podría hablarse de un logro artístico. Démosle tiempo. Que colaboró en Youngblood y aquí sigue, el tío.

¿A quién le puede interesar?: A los hijos de los 90 conscientes de (y sonrientes ante) los excesos de dicha época y a los fans más acérrimos del Soldado de Invierno.

Y hasta aquí la penúltima entrada del All-New All-Different Marvel.
Aquí las entregas anteriores. ¡Y en breves el final… y el Renacimiento!
No dudéis en dejar vuestras opiniones y comentarios sobre estas dos nuevas series.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. arkhamkaveli dice:

    ¡BIEN! Frankie empieza de nuevo y por lo visto empieza bien. Tenía fe en Becky Cloonan y de Dillon no hacía falta fiarse, ya iba sobrado xD. Espero echarle un ojito hoy y corroborar esa reseña pero sé que sois fiables :P

    • Juanan Brundle dice:

      Ya te digo que si llevas un tiempo desconectado de las vivencias de FRANK!, este es un buen momento para reengancharse. Sin embargo, estando disponibles las etapas de Ennis, Rucka o incluso Fraction… qué puñetas, hasta lo de Remender me parece más potentorro en su inicio xD Y por muchos palos que le den, es una etapa que pienso reivindicar por los siglos de los siglos.

      Pero mira, esta serie apunta maneras a costa de dejar un primer episodio un pelín tibio. Wait n see, que la Cloonan sabe cómo divertir al personal.

      • arkhamkaveli dice:

        Pues he ido leyendo a Frank de forma intermitente. Leí la etapa de Rucka y el volumen anterior a Secret Wars, por ejemplo, y mi relación con él siempre ha sido buena. No suelo espero una gran trama elaboradísima sino un cabrón disparando a la raza humana más bajuna y ya me tienes disfrutando.

  2. Iron dice:

    El tema es que si con Thunderbolts el tono liefeldiano es intencionado me parece que el editor no ha entendido nada. Los Thunderbolts nace como el “anti-noventerismo” en plenos Vengadores de Liefeld, poner a un dibujante así en una serie con una trayectoria y unas características tan definidas como los Thunderbolts me parece un error.

    • Juanan Brundle dice:

      El caso es que lo que aquí veo es un cierto toque autoparódico. O sea, veo tu punto y tienes algo de razón, pero Malin no ha dejado de parecerme una versión con decencia de Liefeld. Y en parte eso fueron también fueron los Thunderbolts en los 90: demostrar que las consecuencias de esa década podían generar algo guay. No sé, es todo muy raro. Al menos este se molesta en dibujar pies.

Deja un comentario, zhéroe