UNA MIRADA A LA OSCURIDAD, de Richard Linklater

Título original:
A Scanner Darkly
Año: 2006
Director: Richard Linklater
Guión: Richard Linklater (Novela: Philip K. Dick)
Fotografía: Shane F. Kelly

Reparto: Keanu Reeves, Robert Downey Jr., Woody Harrelson, Winona Ryder, Rory Cochrane.
Valoración: Oscura, brillante, desquiciante / 10

Sinopsis: En el Condado de Orange (California), en un tiempo futuro en el que América ha perdido la batalla contra las drogas, un policía de incógnito (Reeves) recibe la orden de espiar a sus amigos. Como ya había hecho en la popular “Waking Life”, el director mezcla animación y personajes reales. Adaptación de una historia de Philip K. Dick.

Richard Linklater, director con una larga carrera cinematográfica, con cintas tales como BoyHood, cuyo estreno en España se espera en Septiembre de este mismo año, o la más conocida School of Rock, donde el carismático Jack Black hace gala de su humor, nos trae la adaptación de la novela Una mirada a la oscuridad, de Philip K. DickCuando hablamos del escritor americano entramos en el mundo de los estados alterados de la consciencia, la paranoia, las drogas, el límite de inflexión entre lo real y lo irreal. Una de sus obras más destacadas, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, tuvo también su adaptación a manos de Ridley Scott con el sobrenombre de Blade Runner.

A Scanner Darkly no trata de ser una obra magnífica, pero nos trae ciertas peculiaridades a revisar. Linklater capta y expone muy bien el concepto más básico que Philip K. Dick quiso manifestar en su obra, la paranoia en estado puro. El método de rodaje empleado en el film se denomina rotoscopiado, caracterizado por dibujar sobre imágenes reales ya grabadas. Este estilo le confiere a la película esa necesidad de desconcierto sobre la imagen (¿es real o un mero dibujo lo que estoy viendo?), creando el juego de confusión y manipulación que necesita el largometraje para inducirnos en la historia.

Rory Cochrane luciendose en la interpretaciòn con el efecto Rotoscopiado.

Bob Actor (Keanu Reeves) es el pilar principal de toda esta trama. De carácter tranquilo, se ve obligado por su trabajo a tomar otra identidad  con el fin de poder sonsacar algo en claro: ¿De dónde sale toda esta cantidad ingente de sustancia D? ¿Acaso no hay forma de detener todo esto? ¿En que momento se fue todo a la mierda?. Martillean y torturan estas y muchas otras cuestiones en su mente, en su persona, que poco a poco le irán trastornando y perdiendo, como el polen a merced del viento Por otro lado tenemos a Jame Barris (Robert Downey Jr), aprendiz de todo, maestro de nada. Nos lo presentan como el bocazas, siempre tiene una respuesta para todo, pero bajo esa fachada habita un ser embriagado por su mismo reflejo, lunático y sociocompulsivo, carente de las emociones más básicas del ser humano. Ernie Luckman (Woody Harrelson) es en cierta medida la antítesis de lo que en esta función viene a representar Jame Barris. Personaje cargado de energía y dinamismo, es para el grupo como un pequeña luz en la oscuridad, cohesionándolos inconscientemente, de naturaleza curiosa e impulsiva, se deja arrastrar por culpa de su ingenuidad en la conmoción de la locura que le ha llevado frente a Bob y James.

Dona Howthorne (Winona Ryder), viene a ser la camella y pareja platónica de Bob Actor. Su adicción a la cocaína evita que relación con Actor pueda llegar a más, alimentando con ello el enjambre vicioso de sucesos que envuelven a los personajes principales. Su imagen frente a los demás como la “chica” de Actor, contribuye a la falsa estabilidad de éste, permitiendo reservar su verdadera naturaleza hasta el momento más apropiado. Por último pero el primero en manifestarse en la historia se encuentra Charles Freck (Rory Cochrane), un hombre asustadizo, cobarde, pusilánime, totalmente abducido por las alucinaciones que le abstraen mayoritariamente del entorno.

La fotografía y el montaje dan dinamismo y fuerza a la base macabra que el director trata de proyectar.

A Scanner Darkly es una película con un guión rico en cuanto a diálogos, en los cuales uno puede ver claramente el conflicto de intereses que cada personaje  pone en manifiesto. La ambientación lúgubre que rodea a todo el entramado y el uso de  los planos generales y medios favorece la concepción que trata de enseñar: la autodestrucción del individuo, su soledad y crueldad en la misma espiral, dejando que la música usada termine de instalar los estados más obsesivos que se van gestando. Tengo que destacar ciertas formas de interactuar de los personajes secundarios con los principales, los cuales me sorprendieron al sentir que llegaban a actuar como órganos. Sí, he dicho órganos.

Un llamamiento a la demencia, A Scanner Darly es un film que no solo tiene la apariencia pintoresca que le concede la rotoscopia, sus personajes están cargados de personalidad y la trama principal, pese a ser simple, permite profundizar en su retorcido entorno.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Juanan Brundle dice:

    Gran película, y gran entrada al respecto. A ver si puedo re-verla cuanto antes :D

  1. 2 Junio, 2014

    […] A Scanner Darkly (Richard Linklater, 2006), por Federico. ― Bichos (John Lasseter & Andrew Stanton, 1998), por […]

Deja un comentario, zhéroe