30 años de… THE NEW TEEN TITANS (v. 2), de Wolfman y Pérez

Con motivo del primer aniversario de Zona Zhero como web, hemos decidido analizar un puñado de obras que, de un modo u otro, cumplen una cantidad respetable de años en 2014. Por eso he querido recuperar a los Nuevos Titanes desde donde los dejé.

Aprovecho, pues, para recordaros de dónde venimos:
I – The New Teen Titans (v. 1), de Wolfman y Pérez: #1-15
II – The New Teen Titans (v. 1), de Wolfman y Pérez: #16-27
III – The New Teen Titans (v. 1), de Wolfman y Pérez: #28-44

NUEVOS TITANES: EL TERROR DE TRIGON
de Marv Wolfman y George Pérez


Título original
:
The New Teen Titans: The Terror of Trigon TPB

Sello: DC Comics
Guionista
: Marv Wolfman

Artista: George Pérez
Entintador: Romeo Tanghal
Colorista: Adrienne Roy
Contenido: The New Teen Titans (Vol. 2), #1-5
(Ago. 1984 – Feb. 1985)

Public. USA: Junio 2003
Public. España: Jul. Ago. 2007 (Planeta DeAgostini)
Valoración: 9/10


NOTA DEL AUTOR
Consideraciones previas

A pesar de que el segundo volumen de los Nuevos Titanes era una colección nueva es obvio que los personajes ya tenían un pasado en común y una historia previa a la que se hará mención en esta saga. Pero esto no es obstáculo para que quien no conozca la etapa previa pueda disfrutar de estos cómics, ya que apenas se hacen referencias a aventuras pasadas  y las que se hacen siempre van citadas, como veremos más adelante. Aunque, indudablemente, estos números se disfrutan más y mejor si previamente se ha leído la etapa anterior (algo que, por otro lado, debería ser obligatorio para todos los fans del cómic).


RETROSPECTIVA
“Anteriormente en The New Teen Titans…”

El éxito de la etapa de Wolfman y Pérez al frente de la cabecera de los Titanes fue tal que DC Comics decidió que tuvieran una segunda colección. Ahora puede parecer algo normal, pero por aquel entonces, hace 30 años, tan sólo Superman y Batman disponían de más de una cabecera. En una extraña decisión editorial la nueva colección debutaría en agosto de 1984 bajo el título de The New Teen Titans, tomando el nombre de la colección hermana que pasaría a llamarse Tales of The New Teen Titans.  Ambas colecciones convivirían durante un breve período de tiempo, aunque sin interactuar entre ellas.

La apuesta fue tan alta que la nueva colección estrenaría  el llamado Formato Baxter, un formato con páginas de mayor calidad, destinado a la venta directa en librerías especializadas y que saldría sin el sello de la Comics Code Authority. Para los más jóvenes, explicar brevemente que ese sello era el que marcó el “control” del contenido de los cómics durante muchos años, por lo que aparecer sin el mismo significaba que se podían tratar temas más adultos y representar imágenes más violentas.

Un claro ejemplo de lo que se podía mostrar sin el sello de la CCA.

Todas estas circunstancias especiales serán claves en el arranque de la colección, con la saga que aquí analizaremos y que llevó por título…


EL TERROR DE TRIGON
Al otro lado del espejo

Cuando dos autores de la talla de Marv Wolfman y George Pérez llevan trabajando juntos tantos años, dando lo mejor de sí mism y mejorando mes tras mes, resulta difícil pensar en cómo pueden sorprender al lector. De hecho, pueden acabar  siendo sus propios enemigos, siendo inevitable comparar sus nuevos trabajos con lo realizado hasta el momento. En la colección principal habían completado casi cincuenta números culminados con esa obra maestra que fue “El Contrato de Judas”, por lo que el listón no podía estar más alto. Pero donde algunos verían presión, estos autores vieron una oportunidad y supieron aprovecharla al máximo.

La acción empieza con una simple misión de entrenamiento en la que Changeling, Cyborg, Nightwing, Starfire y Wonder Girl deben apresar a Jericho. Lo que empieza siendo un ejercicio de trabajo en equipo acabará en susto cuando Raven haga una entrada misteriosa y el joven mudo intente poseerla con su poder. Este incidente pondrá encima de la mesa un problema que hace tiempo rondaba por el grupo: Raven estaba siendo poseída por su lado oscuro,  después de haber empatizado durante tanto tiempo con tanto dolor y sufrimiento ajeno. Este proceso se había cocinado a fuego lento durante muchos números en la colección hermana, donde ya habíamos visto cómo en determinados momentos la figura de Trigon, padre de Raven, aparecía como una sombra sobre la joven bruja.

La evolución de Raven explicada en cuatro viñetas.

Con el protagonismo de Raven y la presencia de Trigon, se produce un paralelismo con la primera historia de la etapa moderna de los Titanes, pues fue la propia Raven quien reunió al grupo por primera vez para detener la amenaza de su padre. Pero las cosas han cambiado mucho desde entonces, no sólo la propia Raven, sino que Trigon luce más amenazador y temible que nunca. Su primera aparición quedará en la retina del lector por mucho tiempo.

Amparado en la libertad que le daba la ausencia del sello CCA, Wolfman construye una historia de terror sobrenatural donde los héroes irán en todo momento a remolque de la amenaza que supone el lado oscuro de Raven. Durante toda la saga veremos escenas de exorcismos, torturas, asesinatos, personajes angustiados, sacrificios, la vuelta de antiguos miembros del equipo y una continua sensación de que esta vez los buenos no podían ganar.

El mejor momento de la saga será cuando una Raven malvada presente la versión oscura de los Titanes. Así, los héroes tendrán que hacer frente a sus peores miedos, personificados por sus dobles demoníacos. Será la ocasión perfecta para que el guionista pueda explorar (y explotar) las personalidades de los protagonistas, dotándolos de una tridimensionalidad extremadamente realista. Son superhéroes, sí, pero en el fondo son humano, con los mismos temores e inseguridades que cualquier otro.

El lado oscuro de los Titanes no deja indiferente. (clic para ampliar)

Por si esto fuera poco, para cuando termine “El Terror de Trigon”, uno de los componentes del grupo verá su destino alterado para siempre. De hecho, serán dos los personajes los que verán como su porvenir cambia, aunque para descubrir el segundo caso tuviéramos que esperar seis años.

Muestra del impresionante trabajo directo a lápiz de George Pérez.

Si en lo argumental Wolfman se había superado una vez más, Pérez dio todo un recital a los lápices, tal y como nos tenía acostumbrados. La fuerza de sus dibujos sólo puede compararse con sus composiciones de página, jugando con las figuras y las viñetas con maestría. Para aprovechar al máximo la calidad del papel de las páginas de la edición Baxter, Pérez quiso dar lo mejor de sí mismo y empezó la colección ocupándose de lápices y entintado. El resultado fue tan gratificante como costoso, pues el precio por lucir unas páginas espectaculares fue que la colección sufriese un retraso desde el primer número. Cuando Romeo Tanghal tomó las riendas de las tintas hizo un trabajo notable aunque no era lo mismo. Otra de las innovaciones que aplicó Pérez fue la de publicar directamente a lápiz las escenas que transcurrían en Azarath en el número #2. Por desgracia, una vez publicado el ejemplar, los dibujos no lucían tan bien como cabía esperar,puesto que en algunas viñetas se difuminaba el trazo del lápiz tras aplicar el color.


EPÍLOGO
Una mirada hacia adelante

Tras esta saga, George Pérez tuvo que dejar la colección para hacerse cargo de otro proyecto aún mayor, Crisis en Tierras Infinitas. Después vendría su etapa al frente de Wonder Woman, donde se ocupó también de los guiones, lo que le supuso la necesidad de una dedicación total. Wolfman siguió al frente de la colección acompañado de otros dibujantes de mayor o menor nivel, pero la serie no volvió a disfrutar de una calidad similar a la de los cómics anteriores.

El tándem Wolfman & Pérez volvió a reunirse en la colección para definir el origen Post-Crisis de uno de los protagonistas. Para ello recuperaron el título de uno de sus mejores trabajos al frente de la primera colección. Claro que ésa es otra historia…

Estos cómics que, a pesar de su calidad y valor histórico, aún no han tenido en nuestro país una edición a su altura. La primera vez que vieron la luz fue de la mano de la añorada Zinco, hace ya 25 años, en una edición con las limitaciones de la época. Años después, los reeditó Planeta en la colección Clásicos DC, con un formato que, por tamaño y calidad del papel, no les hacía justicia.

Qué bien quedarían en un tomo único con tapa dura y páginas de mayor grosor, ¿verdad, ECC Ediciones?

Y sin más que añadir, seguid disfrutando de nuestro aniversario.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Conozco la historia y esto de acuerdo en todo salvo una cosa … el formato de las colecciones DC que sacaron los Teen Titans era el tamaño bueno (La calidad del papel ya es otra historia).

    Un tomo tipo watchmen o la muerte de superman luce genial y viene fenomenal para tope de estanterías, pero no es cómodo para leer y mucho menos para llevar de un lado a otro.

    Por el resto, unos titulos impresionantes para cualquier amante de los comics aunque se sea un marvel zombie como un servidor

    • Creo que se refiere a que el tamaño era reducido con respecto a la edición Baxter de DC Comics, que sí era algo mayor. Y si encima ya hubo fallos de planteamiento allá (esos lápices “diluidos” por el color), no creo que una reducción le hiciese ningún favor… Vamos, que no creo que estuviese pidiendo una edición Absolute cuando ha dicho eso xD

  2. CarlosPlaybook dice:

    Buenas, no me refería tanto al tamaño (que en este caso no importa tanto como en otros, aunque si que era un poco más pequeño que el tamaño del formato comic USA) sino a la calidad del papel. La reedición de Planeta fue una oportunidad buenísima de hacer llegar este material al gran público pero obras como esta creo que se merecen una reedición mejor. Algo similar a lo que pasó con la BM y las posteriores reediciones de Panini. Al ser esta una historia bastante autoconclusiva quedaría de muerte en un tomo tipo Batman RIP.

    • Sumado a que la reedición de Planeta era como los tomos cuatrimestrales de ECC: impasible en lo de que tuvieran 4 números. Vamos, que la saga quedaba mutilada entre un tomo con los primeros y otro tomo con la conclusión y los 3 siguientes números. Un desastre, vaya.

    • Juanan Brundle dice:

      Para la Liga de la Justicia de Giffen y DeMatteis, el formato recopilatorio de Planeta me parece cojonudo. El dibujo de Maguire no se resiente, y son comics que mola leer por ahí, te sacan una sonrisa.

      Pero publicar a George Perez en formato reducido debería estar penado por la Ley. No me imagino el JLA/Avengers en tamaño reducido, ni quiero.

Deja un comentario, zhéroe