30 años de… SECRET WARS, de Jim Shooter, Mike Zeck y Bob Layton

Con motivo del primer aniversario de Zona Zhero como web, hemos decidido analizar un puñado de obras que, de un modo u otro, cumplen una cantidad respetable de años en 2014. ¿Y qué mejor forma de dar el pistoletazo de salida que con uno de los eventos comiqueros más grandes de la Historia que, casualmente, alcanzó su 30 aniversario en la primera mitad de este año y que ahora mismo está muy de actualidad? Hablamos, efectivamente, de…

SECRET WARS
de Jim Shooter, Mike Zeck y Bob Layton

Título original:
Marvel Super Heroes: Secret Wars HC
Sello: Marvel Comics
Guionista
: Jim Shooter

Artista
: Mike Zeck y Bob Layton

Entintador
: Jack Abel, Terry Austin, et al.

Colorista: Christie Scheele
Contenido
: Marvel Super Heroes: Secret Wars #1-12
(May. 1984 – Abr. 1985)

Public. USA
: Abril 2014 (Reedición)

Public. España: Enero 2011
I: La llegada del poderoso (Panini)

II: La batalla final (Panini)

Valoración
: 6/10

 

PREÁMBULO
El Síndrome Goonies

Antes de empezar con la reseña propiamente dicha, me gustaría explicar algo que estoy seguro de que todos habréis vivido alguna vez y que, en una muestra más de mi inigualable talento (ejem, ejem), bauticé en su momento como “El Síndrome Goonies”. Los Goonies fue una de las películas míticas de mi infancia (y de la de muchos de los que pasamos rondamos los 30). Cuando la volví a ver, después de muchos años, no me gustó nada, pues el verla con ojos de adulto hizo que toda la magia de la película desapareciera. Al final, hasta me arrepentí de haberla visto de nuevo, ya que nunca la recordaría como antes…

Pues bien, eso mismo me ha pasado con Secret Wars.

 PRÓLOGO
Un poco de historia

Corría el año 1984 y la guerra entre DC Comics y Marvel estaba en pleno auge, con las Dos Grandes mirando siempre de reojo lo que hacía la competencia para saber qué era lo que funcionaba entre los lectores. Eran buenos tiempos para los cómics y el talento, y las ventas iban de la mano. En un intento por expandir los personajes más allá de las páginas de sus publicaciones, DC consiguió un buen pelotazo con los muñecos de los Super Powers, inspirados por el éxito de los juguetes de He-Man y de Star Wars. En Mattel, creadores de He-Man tuvieron la idea de hacer lo mismo con los personajes de Marvel. Cuando fueron con la propuesta a las oficinas de Marvel, el por aquel entonces director editorial Jim Shooter, sugirió la posibilidad de publicar un cómic como promoción para el lanzamiento de los muñecos (aunque las malas lenguas aseguran que la propia Mattel fue la instigadora del cómic e incluso del título). Por el bien de la historia, digamos que la decisión fue de Shooter. Curiosamente, DC también había publicado cómics de sus Super Powers, por lo que la idea estaba ya en el aire.

Unos años atrás, Marvel había publicado Contest of Champions, una miniserie de tres números que tuvo el honor de ser la primera serie limitada de Marvel. En ella casi todos los personajes de la editorial participaban en un combate organizado por el Gran Maestro y La Muerte. La miniserie tuvo un notable éxito por lo que no es de extrañar que el Editor Jefe la tuviera en mente para idear un crossover similar. Shooter, que tiene fama de ser un personaje bastante peculiar y cuyo talento a los guiones era cuestionable, como veremos más adelante, sí que era un gran visionario para los negocios. La mejor manera para que los juguetes (y es que no sólo se trataba de los muñecos; también había naves y lo que podríamos llamar “castillos” o bases secretas) llegaran al gran público, el cómic tenía que ser accesible para todos los públicos. Y vaya si lo fue.

Muñecos, naves y… ¿”castillos”, “bases” y “cuarteles generales”?

El propio Shooter se encargaría de escribir la historia, haciendo que ésta comenzara y terminara en una misma publicación, sin ningún tie-in en ninguna de las colecciones regulares de los personajes que aparecían. Todo lo que iba a ocurrir en la serie sucedería exclusivamente en esos doce números e iba a ser una historia con un principio y un final. En una apuesta tan atrevida y original como arriesgada, durante un año la serie transcurrió paralelamente al resto de las colecciones del universo Marvel, incluidas las de los personajes involucrados. Cuando salió al mercado el número #1 de Secret Wars, los personajes que participaban ya habían vuelto de las “guerras secretas” en sus propias colecciones.

Obviamente, los cambios que iban a derivarse de la saga se dejaban ver en las colecciones particulares, antes incluso de que se dieran en la maxiserie. El ejemplo más claro es el de Spider-Man, que volvió con el traje negro (que acabó siendo el simbionte conocido como Veneno) dejando a los lectores alucinando pues nadie sabía dónde ni cómo se había producido el cambio. Además que no era un traje al uso, pero esa es otra historia.

El nuevo traje negro, explicado por Spidey con su inimitable estilo.

 EL CÓMIC
Entrando en materia

Spider-Man, Hulk, la Patrulla-X (por aquel entonces, Pícara, Coloso, Rondador, Lobezno, Magneto, Cíclope, Tormenta y el Profesor Xavier), los 4 Fantásticos (tres, de hecho, Reed, Johnny y Ben) y los Vengadores (a saber, Capitán América, Ojo de Halcón, Hulka, la Avispa, la Capitana Marvel II, Thor e Iron Man) aparecían todos juntos y al unísono en una nave espacial. Lo último que recordaban era visitar Central Park para investigar la aparición de una extraña estructura que había aparecido sin previo aviso y los había teletransportado hasta ahí. Este suceso se vio en todas las colecciones de los héroes citados.

En otra nave aparecían un conjunto de villanos de lo más variado: Galactus, Kang, Ultrón, el Doctor Muerte, la Encantadora, el Lagarto, el Hombre Molécula, el Doctor Octopus, el Hombre Absorbente y la Brigada de Demolición (formado por Demoledor, Bola de Trueno, Martinete y Bulldozer). Éstos aparecían ahí sin razón aparente, ya que ni fueron a Central Park ni se dio ninguna explicación por el estilo.

No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

Todos ellos iban a contemplar atónitos cómo se destruía una galaxia para, a continuación, ver como se creaba de la nada una estrella y un planeta llamado Battleworld (formado por diferentes fragmentos de distintos puntos del universo -atentos a este detalle, que volveremos sobre él en un rato-). Entonces una grieta se abrió en el firmamento y una voz dijo: “Matad a vuestros enemigos y todo lo que deseéis será vuestro.” Quien les hablaba era una entidad todopoderosa, de ahí el nombre del personaje en España, responsable de todo lo que había pasado. En la versión original se le llamó The Beyonder, pues así le llamaba por primera vez Galactus. Así pues, el conflicto de la serie se planteaba en pocas páginas. Héroes y villanos luchando en un mundo alejado de todo el universo conocido y del resto de las colecciones de Marvel. A priori, la premisa no podía ser más llamativa para cualquier fan de los cómics: los más grandes personajes de la editorial juntos en una batalla contra sus más grandes adversarios

Lo que siguió fue un puro desmadre repleto de acción, con combates entre héroes y villanos, entre héroes y héroes, entre villanos y villanos, muertes, resurrecciones, drama, tensión, romances imposibles y algún que otro giro bastante logrado. En el lado de los buenos, el Capitán América tomaba las riendas de la situación sin tener un objetivo claro más allá de detener a los villanos. Estos, liderados por Muerte, sí que tenían claro qué hacer: matar a sus enemigos para ver cumplidos sus deseos de poder y dominación mundial.

Lobezno, siempre dispuesto a echar una mano.

Lamentablemente, toda este derroche de acción sin freno fue acompañado de un desarrollo nulo de los personajes, con unas caracterizaciones de lo más plano que se recuerda y con momentos de vergüenza ajena, como el papel de Johny Storm en su relación con  Zsaji. Aunque otro de los handicaps de la serie fue la duración de la misma. La historia se alargó hasta la extenuación repitiéndose muchas situaciones donde los personajes pelean porque sí y con tramas que planteaban problemas que luego se solucionaban de un número a otro sin que pasara nada. La Patrulla-X, por ejemplo, primero decide irse por su cuenta, luego juntarse con Magneto, luego separarse de Magneto para volver con el resto de héroes y así los doce números. No ayudaba al ritmo de la historia que cada poco tiempo se hiciera un resumen de lo ocurrido hasta el momento.

Pero lo peor de todo es la sensación de huida hacia delante e improvisación que destilan muchas de las situaciones que se viven en la serie. Con la excusa que estaban confinados en un mundo donde el Todopoderoso había dispuesto todo para que cualquier cosa fuera posible, las situaciones inverosímiles se sucedían. Xavier pasa de ir en su silla de ruedas a caminar como si nada, sin que se explique cómo ni por qué. Y ése no es el ejemplo más flagrante.

Denver está precioso en esta época del año para raptar chicas.

Como decía, Battleworld fue creado por el Todopoderoso a partir de otros planetas. Bien, en cuanto aterrizan los héroes, la Capitana Marvel II hace un barrido rápido para ver donde podrían instalarse y lo mejor que encuentra es un poblado habitado por alienígenas. Hasta aquí, todo correcto. Poco después el Doctor Muerte experimenta con dos chicas (terrícolas) para darles superpoderes y que les ayuden en la batalla contra sus enemigos. Entonces, ¿De dónde habían salido estas chicas? No se dice ni una palabra al respecto hasta que, unos cuantos números más adelante, se descubre que una parte de los suburbios de Denver formaba parte de Battleworld. Así se justificaba que hubieran aparecido estas chicas humanas pero, ¿cómo es que la Capitana no lo vio cuando hizo el reconocimiento? ¿Muerte se pasó por ahí y fichó a estas chicas? Todo muy descuidado para lo que se supone iba a ser uno de los cómics más importantes de la historia de Marvel.

Si bien, como hemos visto, la parte argumental de la serie deja bastante que desear, lo mismo sirve para la parte gráfica. Mike Zeck por aquel entonces era un dibujante más que correcto que había destacado anteriormente con su trabajo al frente de Capitán América junto a J.M. DeMatteis (la misma etapa que acaba de publicar Panini). El Zeck que encontraremos en Secret Wars está lejos de ser un artista completo (como sí demostró en trabajos posteriores como Punisher o Spider-Man) y se nota que el proyecto le vino grande. Cuando pudo dar lo mejor de sí mismo, sus dibujos rayaron en un nivel muy alto, pero no aquí.

Lo que debería ser un gran dibujo pierde mucho si se analiza de cerca.

Sus puntos fuertes fueron saber dotar de gran expresividad a los personajes, con aspectos que recordaban al primer Alan Davis y unas escenas de acción muy dinámicas, donde todas las peleas estaban bien coreografiadas y sabía mostrar perfectamente las habilidades de cada personaje. Por desgracia, sus flaquezas se notaban más, pues no dibujó ni un fondo en toda la serie y a menudo se le notaban las prisas, pues se dedicaba a acabar dibujos con rayas sin dar volumen a las figuras.

Si hubiera sido así toda la serie…

Una prueba más de que el proyecto le venía grande por aquel entonces fue que en el número #4 ya tuvo que ser sustituido por Bob Layton, cuyos lápices en los dos números que estuvo y en las portadas que dibujó destilaban una dejadez impropia de un profesional de su talla. Igualmente, durante toda la serie hallamos multitud de viñetas y páginas donde se nota la mano de otros autores en el acabado, dejando claro que la labor de los múltiples entintadores fue clave.  El colmo lo encontramos en el número #12, donde hay unas páginas que, claramente, no son de Zeck, aunque no se cite al autor correspondiente (sospechosamente similar al estilo de Arthur Adams).

Como ya se ha dicho, tampoco dibujó todas las portadas de la serie. Pero es justo decir que, de las que sí lo hizo, las portadas de los números #1, #8 y #10 son de lo mejor de la parte artística del proyecto y siguen formando parte del imaginario marvelita.

Y FINAL
Secret Conclusions

En lo comercial, las Secret Wars fueron un éxito absoluto llegando a vender 750.000 ejemplares de cada número. Tal sería el éxito que, tan solo tres meses después de finalizar, apareció su secuela. En un alarde de originalidad sin parangón, se llamó Secret Wars II. En ella, el Todopoderoso (mola más este nombre que el de Beyonder, ¿verdad?) toma forma humana y visita la Tierra para aprender de los héroes en general, y de los humanos en particular. La línea de juguetes también gozó de un importante éxito y se extendió con una segunda tanda de muñecos. Éstos estaban basados en personajes que no aparecían en la serie, contando con algunos de un cuarto de medio pelo como Constrictor, en una decisión tan inexplicable como tantos hechos acaecidos en la serie.

Más allá de lo comercial, las Secret Wars también fueron una idea brillante de Shooter y una jugada arriesgada a la hora de plantear un evento de tal magnitud. Es indiscutible que esta serie marcó una época y a muchos lectores, entre los que me incluyo. Marvel supo sacarle el máximo provecho a una premisa bastante sencilla: héroes y villanos dándose mamporros en una galaxia muy, muy lejana (y es que Forum la subtituló como “La más espectacular Guerra de las Galaxias”, ojo ahí).

Quizás ha quedado una reseña un tanto negativa, pero que nadie dude que es un cómic disfrutable cien por cien si buscas lo que ofrece, esto es, diversión ochentera, sin esperar nada más a cambio…

He escrito esta reseña poco después de participar en el #CrisisMaratón y, como habéis visto, no he hecho ninguna mención al eterno debate entre las Secret Wars y la Crisis en Tierras Infinitas. La verdad es que, bien mirado, con la objetividad de la distancia y habiendo releído las dos obras casi al mismo tiempo, no existe tal debate. No lo digo por una cuestión de calidad, sino porque son dos productos totalmente distintos.

Ahora haced clic en esta imagen que nos dedica el gran Cels Piñol con motivo de esta reseña y del aniversario para que accedáis a una bola extra.

Por lo demás, seguid disfrutando de nuestra semana de aniversario.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

36 Respuestas

  1. Juanan Brundle dice:

    Un puntico más le daba yo ;)
    Sé que tiene más fallos que una escopeta de feria y que compararla con la primera Crisis es absurdo, pero las toneladas que diversión y la épica que desprende me lo compensan todo.

    Y lo de Xavier ahora-camino-ahora-no creo que tenía explicación en el propio comic. Si no llegara tarde a trabajar lo miraría y todo x__D

    Estupenda reseña Carlos :D

    • CarlosPlaybook dice:

      Gracias Juanan! Estuve muy tentado de subirle la nota porque también me parecía muy pobre pero es que la decepción ha sido muy grande. Creo que para lo de Xavier explicaron, en números posteriores, que caminaba porque en ese planeta todo era posible (como las máquinas que arreglaban trajes y el escudo del Capi). Tócate aquello Shooter…

  2. Ocioso dice:

    Al margen de su calidad esta serie marca el punto de inflexión a partir del cual Marvel empieza a ser otra cosa distinta a lo que había sido hasta entonces.

    • La pregunta que habría que hacerse, y que costaría responder sin ironía a la vista de la situación presente de la editorial en cuanto a la política de eventos, es si aquello en lo que Marvel se convirtió fue algo mejor o algo peor de lo que había antes.

      Por cierto, ya que le tenemos por aquí, señor Ocioso, ¿podrías contarnos tu experiencia con esta serie? ¿Cómo viviste aquellos años -en cuanto a lo comiquero; sus peripecias sexuales pueden dejarse a un lado- y qué sensaciones había entre los aficionados? A mí, personalmente, me despierta una curiosidad especial (como la entrevista a Piñol). Si no es molestia preguntar, claro.

      • Anónimo dice:

        Soy, como Alan Moore, el autor original pero desde el movil y desde el curro bajo la atenta mirada de mi jefe. En cuanto llegue a casa contesto a todos (menos a Ander que me tiene frito)

  3. Ocioso dice:

    Reve dijo: La pregunta que habría que hacerse, y que costaría responder sin ironía a la vista de la situación presente de la editorial en cuanto a la política de eventos, es si aquello en lo que Marvel se convirtió fue algo mejor o algo peor de lo que había antes.

    Peor. Da igual que fuera una serie buena o mala, junto con Watchmen, Miracleman, Dark Knight y alguna otra llevaron al género a un punto de no retorno. Hasta entonces era un “mas difícil todavía”, un crescendo que había durado mas de veinte años. A partir de estas series todo es copia y refrito porque por encima ya no hay nada, no se puede llevar a los personajes mas lejos, ni enfrentarles a un enemigo mas poderoso, ni contar una aventura posterior a su última aventura.

    “Por cierto, ya que le tenemos por aquí, señor Ocioso, ¿podrías contarnos tu experiencia con esta serie?”

    El primer número me pilló repitiendo COU…o tripitiendo…o cuatripitiendo…no sé, fueron años muy confusos, tendría que echar cuentas para intentar encajar que COU estaba haciendo. Pero recuerdo perfectamente en qué escaparate de que kiosko ví el primer número, recuerdo comprarlo, y recuerdo fumarme alguna clase para ir a un bar a leerlo.

    “¿Cómo viviste aquellos años -en cuanto a lo comiquero; sus peripecias sexuales pueden dejarse a un lado…”

    ¿No se pueden contar estas cosas? ¿Y pretendéis ser una página de referencia? La peña solo entra en los comentarios para leer barbaridades. ¡Abandonad los prejuicios! ¡Abríos al sensacionalismo, el infantilismo y la gañanidad!

    “… y qué sensaciones había entre los aficionados?”

    La verdad es que no lo sé porque durante muchos años estuve convencido de que era el único tío que leía tebeos de superhéroes en Gijón. Debía de haber al menos otro porque a veces el kioskero me decía que acababa de vender tal tebeo, pero nunca conseguí saber quien era (el h¡/* p()?@)
    Todo lo que sabía era lo que leía en los correos de Loki, o sea que no puedo presumir diciendo “yo lo viví, yo estuve allí” Si leeis los correos sabréis lo mismo que yo.

    Sospecho que en aquellos años todavía no había un fandom. Las primeras tiendas especializadas estaban empezando (todo el tema de las librerías Totem) y si no recuerdo mal, todavía trataban el género pijamero con prejuicios. Me imagino que las sensaciones eran individuales sin mucha posibilidad de debate salvo que tuvieras la misma suerte de tener algún colega aficionado a estas cosas.

    Lo que sí recuerdo es la sensación que tuve al ver la portada de SW, una serie en la que se reunían todos los personajes principales de la editorial. Levaba algo mas de diez años leyendo Marvel y aquello debería haber sido algo así como un sueño hecho realidad, pero por algún motivo no me molaba. Recuerdo perfectamente la sensación pero nunca he conseguido identificar a qué se debía. ¿Intuía que era el fin de una época?

    Por cierto, una duda acerca de la serie: ¿por qué todos los personajes andaban de puntillas? ¿El suelo del planeta quemaba o qué?

    • Te quiero, tío. Estaría leyéndote horas, y si te dejaras hasta te entrevistaría, pero tampoco sabría con qué motivo ni cómo enfocar la entrevista (y no estoy de broma). Hay que respetar a los mayores, que más sabe el Diablo…

      Me parece interesantísimo lo que cuentas y me encanta el detalle de que ya entonces pudiera tenerse una cierta sensación de rechazo-a-primera-vista a un evento comiquero, como vaticinando lo que vendría después. Es evidente que los cómics que citas como cumbre del postmodernismo de la historieta de superhéroes son difícilmente superables, al menos en cuanto a la conjugación de fondo y forma. A día de hoy, las obras recientes que (a mí me) han sorprendido lo han hecho porque la forma en que eran presentadas me resultaba muy atractiva (ya sea por experimental o por homenajear los modos clásicos) o porque el fondo me interesaba (esto último tiene menos mérito y cero objetividad).

      De todas formas, las tres obras mentadas no dejan de ser “obras de autor”, hijas de su tiempo y de unas personas con una visión diferente de lo que debía ser el género superheroico. Por esto mismo pienso que los lectores de aquella época, antes de leer esos cómics, no creían posible un vuelco tal, y tendrían sus referentes previos de “obra cumbre del cómic”, tirados por tierra con la llegada de esas obras. Es por esto que, en el fondo de mi corazón, guardo la esperanza de que llegue otra gran mente, otro mesías comiquero y nos muestre un planteamiento y una revolución que ni siquiera podamos imaginar, porque aún no la hemos vivido.

      En el fondo creo que en esta esperanza vaga es en lo que se basa el ser un aficionado a cualquier cosa: la búsqueda eterna de “la nueva cosa” que te haga sentir lo mismo o aproximado a lo que te hicieron sentir las “grandes cosas anteriores”. No sé si estarás de acuerdo.

      • Ocioso dice:

        Es curioso que ese mal presentimiento que tuve con Secret wars no lo tuve con los obrones maestrones de Moore, Miller y demás. No era tanto debido a la calidad de la obra como a la sensación de que se estaba pervirtiendo el género. Una tontería, porque se pervertía mucho mas con las obras “buenas”. Unas obras que me flipaban porque tenía la sensación de que estaban disparando las posibilidades del género y de abrían infinidad de puertas, cuando lo que estaban haciendo en realidad era cerrarlas.

        El superhéroe se crea a finales de los años 30 dando lugar a un género inédito.
        Un cuarto de siglo después los yayos Lee, Kirby y Ditko lo reinventan con un alarde de creatividad que incluso supera al inicial.
        Otro cuarto siglo después Moore, Miller y alguno mas vuelven a reinventar el género.
        Otro cuarto siglo después, usease hoy mismo….esto….¿como decís que va lo del verano que viene en Marvel? ¿Con que derroche de imaginación lo va a igualar DC? ¿Seguirá siendo Invencible, una serie ya viejuna, la respuesta de las independientes?

        PD: Los mayores no son mas respetables que los jóvenes. Su único mérito es no haberse muerto. ¡Que les jodan!

        • DC tiene toda la carne puesta en el asador de “A-ver-si-nos-sale-un-obrón-maestrón” en el MULTIVERSITY de Grant Morrison y, personalmente, lo que llevo leído va del “Bueh, está bien” al “Coño, qué guay”. Pero no hay capacidad de sorpresa, en tanto que sigue las pautas, modos y manías habituales de Morrison además de que funciona mejor como homenaje que como obra-que-se-sostiene-por-sí-misma.

          Lo más “revolucionario” a día de hoy en lo superheroico lo veo en obras pequeñas, que no tienen ni bombo ni ventas (no voy a dejar de insistir en la grandeza del X-MEN LEGACY de Simon Spurrier, que salvo que el tío publique “la gran obra”, se pudrirá en las estanterías futuras, por mucho cariño que le tenga). Y la culpa de ello creo que estaría en la globalización del mercado comiquero y la reconversión en ¿moda? del leer cómics. Al fin y al cabo, esto favorece a los cómics “indies” y fagocita a los superheroicos que ven cómo la mierda mediática vende y el oro sin pulir coge polvo.

          Creo que es un exponente claro del (nuevo) auge de las independientes, más allá de ventas y modas, el hecho de que antes un guionista o dibujante se daba de tortas para trabajar en Marvel y DC, y ahora ocurre lo mismo… pero para adquirir un nombre y huir a la primera de cambio al mercado de las independientes donde ganar pasta gansa explotando sus propias ideas.

          El único (o principal) problema que esto crea, a mi modo de ver, es que la oferta de mercado ha aumentado exponencialmente y, por ende, no hay nadie que vaya a comprárselo todo. La ventaja es que apenas hay pérdidas para los creadores si no funcionan como es debido las ventas, pero es que entonces se crea una nueva élite, fuera de las Dos Grandes, entre los cómics más populares. Es lo que ocurre con Image, adalid de las independientes, que ahora sólo es “indie” en el sentido del creator-owned y el no ser Marvel/DC, pero es un titán creciente en cuanto a volumen de obras en el mercado. Lo que vendría a ser un Podemos, vaya.

          Pero estoy divagando. Lo que venía a decir con todo esto es que el futuro de la renovación de los superhéroes y de dar otro vuelco a lo que significa el género, difícilmente puede darse en la Marvel o DC actuales. Los planteamientos más valientes hace tiempo que las abandonaron.

          P.S. Sigo disfrutando de la conversación, agüelico.

        • CarlosPlaybook dice:

          Casi que me da apuro meterme en una conversación entre Ocioso y Reverendo (momento para confesar que os seguía en secreto cuando lo petabais en “la otra Zona”, y ahora miraos, debatiendo aquí en una reseña mía. Espero estar a la altura). Creo que hasta las SecretWars Marvel disponía de un Universo bastante cohesionado y coherente, pues era algo común hacer referencia a otros héroes de la Gran Manzana cuando la ocasión lo requería. Los 4F y los Vengatas, por ejemplo, siempre estaban fuera salvando el universo cuando Spidey o Daredevil tenían que detener alguna amenaza que les superaba. No interactuaban pero al menos se les citaba por si algún iluso se preguntaba, “¿Porqué no llaman a estos y que les ayuden?”. Después de SW supongo que a los editores de Marvel se les pusieron los ojos con el signo del dolar y desde entonces evento va, evento viene.
          Otra cosa es el tema de la edad, Cuando hablo con un lego (preguntarle a Ander que quiere decir) siempre le pongo el mismo ejemplo. Spiderman y Batman llevan tropecientos millones de comics a sus espaldas, y los que les quedan, por lo que es totalmente normal que entre tanto material haya de todo. Desde obras maestras hasta basuras infumables. Lo mismo, y este es el ejemplo que les pongo a mis colegas, que pasa con la música y el cine. Si los Beateles hubieran sacado mil discos, seguro que habría obras maestras y basura. Si Tolkien hubiera escrito mil libros, si Kubrik hubiera dirigido cien pelis, si Picasso hubiera pintado mil cuadros, etc
          Mira que soy de los más quejica y cascarrabias que conozco, y voy a peor, pero al final creo que lo mejor es aceptar que cada comic tiene un público y si ese no es el tuyo, seguro que habrá otro que si. Es por eso que ya hace años que casi no compro comics que no tuviera de pequeño y que casi solo leo cosas autoconclusivas e independientes.
          Ea, ahora vas y lo cascas!
          Mr Ocioso, ha sido un placer!
          Ander, eres grande entre los grandes!

  4. Ocioso dice:

    Sabía que en algún momento la página no nos iba a dejar responder al comentario anterior. La columna iba adelgazando peligrosamente.

    Legacy puede ser una serie muy creativa. O Hawkeye. O alguna rareza que se les pueda ocurrir a Lemire o a Kindt para DC. Pero no son aquellos puntos de inflexión que antes se producían cada cuarto de siglo. Me parece que esta vez nos vamos a saltar el turno y no vamos a quedar sin refundación.

    Tampoco creo que esa nueva idea, o enfoque, o concepto, o lo que sea que haga falta para volver a poner en marcha el chiringuito venga de mano de las independientes. Con todos los valores que puedan tener, su producción superheroica no es tampoco para tirar cohetes. Aparte de que básicamente son los mismos autores. A las independientes, como a las alternativas, se les dan mejor otras cosas.

    Servidor hace tiempo que se ha desenganchado de los pijamas para evitarse disgustos. Lo hice en los 90 y funciono de forma parecida a entonces: de aquella leía el Dolmen para seguir al corriente y ahora leo webs. Antes hojeaba algún tebeo en la tienda, ahora los descargo y los avpageo en un par de minutos. Pero nada mas. Hay series que me hacen gracia pero es que esto de los superhéroes es como el tabaco, o estás metido de lleno o mejor dejarlo del todo. Estar a medias es tontería, es pasarlo mal.

    Lo que es peligroso es que podamos llegar a pasarlo mejor conversando sobre superhéroes que leyéndolos.
    Bueno, peligroso no, sería triste. Peligroso sería que nos pasara con el sexo.

    • CarlosPlaybook dice:

      Lo del tabaco y los comics, como ex fumador, me ha llegado xD
      En los 90 nos bajamos muchos pero curiosamente me volví a subir con más fuerza a los clásicos gracias a la BibliotecaMarvel.

    • Sí, me sentía un poco Indiana Jones con los bordes cerrándose poco a poco a nuestro alrededor.

      Y efectivamente, Spurrier, Kindt, Lemire, Kot y compañía tienen buenas ideas y tratan de exprimir los rincones oscuros de la narrativa superheroica, pero el punto de inflexión esperado no parece que vaya a llegar en forma de boom, si acaso con este tipo de pequeñas píldoras. “Así es como acaba el mundo… No con un estallido sino con un quejido.”

      Y también me sumo a la idea de que el cambio tampoco vendrá por el lado de las independientes/alternativas. Su mayor cambio y revolución es su propia situación actual, haberse sabido crear un espacio en un mercado cada vez más competitivo y en una época de crisis como la actual. Bastante tienen ya con lo suyo.

      En cuanto a los pijamas, yo sí que llevo un seguimiento híbrido con cierto éxito, siguiendo sólo unas cuantas series que me gustan e informándome de qué pasa fuera de ellas, pero básicamente porque la actualidad manda. Sale perdiendo, evidentemente, una DC que ha ido perdiendo, cerrando, o terminando sus pocas series realmente buenas mientras otras toman una deriva negativa (actualmente me ciño a la franquicia Lantern, la más sólida de la editorial ahora mismo, y otras rarezas puntuales como el Swampy de Soule o el Grayson de Seeley/King). Y Marvel, a fuerza de eventos y continuos reinicios de series, gana sólo por la variedad de propuestas que plantean este formato de temporadas. Ésa sería otra pequeña “revolución” de planteamiento, hacer lo que veníamos pidiendo de hace tiempo: plantear series cortas que se alargan si funcionan, y si no, quedan como historias breves interesante. Paradójicamente, los que pedían miniseries ahora se quejan del formato corto. Si es que tenemos los que merecemos…

  5. Quonso dice:

    Aunque ya comenté por la tuiter, me meto aquí para hacer bulto ;)
    Ocioso decía que:
    “La verdad es que no lo sé porque durante muchos años estuve convencido de que era el único tío que leía tebeos de superhéroes en Gijón. Debía de haber al menos otro porque a veces el kioskero me decía que acababa de vender tal tebeo, pero nunca conseguí saber quien era (el h¡/* p()?@)”
    Pues si, al menos también estaba yo por allí, peregrinando por los kioscos de Gijón a la búsqueda de los tebeos del mes. ;)

    A mi SecretWars me pilló más jovenzuelo,tenía 13 años e iba a 8º de EGB, y verdaderamente las disfruté como un enano. Aunque veía que había agujeros del guión o que los personajes no molaban tanto como en sus series, el ejemplo claro era “La Patrulla-X” que en ese momento ya publicaba forum en la mejor época de Claremont y que aquí eran una sucedaneo MUY cutre de la original, sin personalidad ni lógica (“Pasamos de los buenos y nos vamos con Magneto solo porque es mutante”); en general la disfruté porque era la primera vez que veia tal despliegue de personajes, aunque fuesen como pollos sin cabeza yendo de aqui para allá.

    De toda la miniserie, lo que más salvo es el final, los últimos números sólo hay tiempo para la acción sin sentido y ahí creo que ganó y también salvaría al personaje de el Hombre Molécula, un cutre secundario que Shooter si que supo ver su potencial como super villano con poder casi sin límites.

    Las SecretWars II ya fue un despropósito más grande (aún) y la seguí durante 10-15 numeros más, pero que en cuanto tuve que escoger que comprar (por la limitación de la paga semanal) fue la que primero se cayó de la lista de la compra. Mucho peor en guión y más aún en dibujo. De toda, sólo son salvables alguno de los números derivados en cada colección, por ejemplo el de Daredevil dibujado por Mazzuchelli si que lo recuerdo con agrado.

    No la comparo con las obras de aquel tiempo que si que hicieron historia y que citó Ocioso porque de aquella si que era más chavalín y no las entendía demasiado, llegaron a mis manos números de Watchmen y DKR y no entendí ni papa :P
    Pero con Crisis si que es comparable, y estas SecretWars pierden por goleada a su lado, SecretWars fue concebido como un cómic para niños y para vender juguetes y Crisis era más ambiciosa, tanto desde el punto de vista editorial como de los autores.
    Precisamente por eso, en su época disfruté plenamente con SecretWars, Crisis me parecía un poco lío y las obras de Moore y Miller eran ininteligibles para mis tierna pre-adolescencia :)

    Un saludo…nos leemos

    • CarlosPlaybook dice:

      Muchas gracias por comentar por aquí también y por explayarte tanto xD
      Veo que estamos bastante en línea tanto por la edad como por las sensaciones que nos dejó el comic en su momento. Era un todos contra todos y eso, pues como que mola (y era mucho más fácil de seguir que Crisis entre otras cosas porque aquí había mucho más material de Marvel que de DC por aquel entonces). Lo de La Patrulla-X que comentas, cutre es poco. Lobezno es un payaso, Tormenta tiene dos diálogos interiores y ya, Pícara piensa durante dos páginas si pasarse al otro bando, etc. Si que me hizo gracia ver una conversación entre Lobezno y el Capi donde parece hallarse la semilla de Avengers vs X-Men de hace poco, aquello de donde estaban los héroes cuando los mutantes los necesitaban.

  6. Ocioso dice:

    CarlosPlaybook: Otra cosa es el tema de la edad, Cuando hablo con un lego…

    Mi heredero tiene cinco años y habla con los Lego. Me imagino que sois de la misma edad. :-P

  7. Diamond dice:

    Me gustan mucho los cómics de Shooter para Valiant, pero lo que hizo en Marvel me aburre, y mucho.

    Y ya que comentáis la deriva de Marvel me parece interesante añadir lo siguiente: Shooter, en una entrevista que leí hace lo suyo, decía sin cortarse que su visión para Marvel a largo plazo pasaba por dividir de forma clara la sección “tradicional” y el sello Epic. En la primera se iría mayoritariamente sobre seguro con propuestas conservadoras y familiares, tanto en guion como dibujo, mientras que todo lo arriesgado y/o nuevo que se publicaría más que nada en Epic. Cómo hubiera sido esa Marvel, nunca lo sabremos.

    • Como tampoco sabremos cómo hubiera sido Valiant si no hubieran despedido/forzado la salida de Shooter, con todo yéndose a la mierda luego, el rollo de Acclaim y demás. (Sigo recordando con cariño el articulazo que se marcó Enrique Ríos en ZN: http://www.zonanegativa.com/mundo-independiente-especial-valiant-i-el-pasado/).

      En cualquier caso, nunca se sabe si la Marvel de Shooter habría sido creativamente cojonuda y/o económicamente hundida. Sólo sé que ahora estoy disfrutando de series de Loki, una nueva Ms. Marvel, Mapache Cohete y muy pronto de ¿La Chica Ardilla?, así que se me ocurren peores situaciones en las que ha estado Marvel creativamente :P

  8. CarlosPlaybook dice:

    De Shooter se podría escribir un libro, alguien debería hacerlo de hecho, pero hasta entonces recomendaros el Legends 5, donde Byrne (todos en pie) recreaba la polémica que tuvo con él en un combate simbólico entre Guy Gardner y SunSpot. Sin desperdicio
    http://goodcomics.comicbookresources.com/2013/10/27/meta-messages-john-byrne-burns-jim-shooter/

    • Diamond dice:

      Muy interesante. Shooter siempre ha justificado que él solo hacía su trabajo, que los autores no escribieran “literatura barata”. Si llevo esa ida al extremos es otra cosa.

  9. xavisase dice:

    Éste comic ha sido para mi como la primera película de “Transformers” de Michael Bay:Puro entretenimiento descerebrado. Sé que tiene multitud de fallos(muchos de los cuales has expuesto en la reseña),pero…¡Es la plana mayor de héroes Marvel dándose de hostias con la plana mayor de villanos Marvel en combates más grandes que la vida! Y a pesar de lo absurdo de la trama de Coloso,Johnny y la alienígena,me ha sorprendido para bien el tratamiento de la Patrulla X, con lo de la puesta en duda del liderazgo de Xavier y éste sobrepasándose con sus poderes. En conclusión, a pesar de sus defectos he disfrutado mucho del tebeo,creo que le daría un punto más que tú.

    • Lo de subirle un punto parece ser el criterio general, igual en septiembre si se presenta le subo la nota xD
      Respecto a la Patrulla y el conflicto entre líderes es algo que venía de su propia serie (si, por aquel entonces y por extraño que parezca sólo tenían una serie) muy bien llevado por un Claremont pletórico y aquí sólo se menciona cada X números. Resulta curioso pues para cuando acabó esta colección dicho conflicto ya se había resuelto en la serie mutante.
      El símil con Los Transformers es perfecto, Shooter y Michael Bay comparten un sentido del espectáculo tan magnífico como su ego.

  10. hazukyruben dice:

    Un 6 a SC? Estamos locos! Tu reseña tiene muchos fallos. Lo de Xavier y miles de cosas se explican. SC un comic que se a reimpreso una y otra vez.

    Un 6…ya se que NO voy a volver a esta pagina con semejante chorrada.

    • Las Secret Wars originales sólo pueden calificarse de excelentes bajo un prisma de nostalgia y/o inocencia. La historia es de encefalograma plano, las “explicaciones” son fallos corregidos a modo de fe de erratas, como olvidarse de personajes y luego dar una explicación enrevesada sobre dónde estaban en realidad… Y el dibujo no está al mejor nivel.

      Sí, yo no escribí la reseña, pero dar más de un 6 a las Secret Wars originales sería no ser objetivo. Si no quieres volver, estás en tu derecho, pero poco fanboyismo encontrarás en Zona Zhero.

  11. hazukyruben dice:

    Shooter el tio que hizo muchas cosas mal pero que hizo otras como la saga de korvac o la trilogia de nefaria…y encima con byrne y perez pletoricos. Gracias shooter.

    • CarlosPlaybook dice:

      Hola, yo si que soy el “Autor original” de esta reseña. Al principio de la misma explico como supuso una decepción volver a leerla después de tantos años teniéndola en un altar.
      Shooter hizo muchas cosas bien como editor, nadie lo duda, igual que no puede dudarse que hizo otras mal. Pero si hablamos del Shooter guionista y de su trabajo en Secret Wars no podemos decir que hiciera un buen trabajo. Claro que para gustos, cómics y autores…
      Si que me sabría mal que dejaras de visitar la web solo por esta reseña, pues estoy seguro que podrías encontrar otras que serán más de tu agrado (La misma Saga de Korvac la reseñé no hace mucho y Ander está haciendo un seguimiento espectacular de las nuevas Secret Wars)
      Pero vamos, que estas en tu derecho de no volver pero si es así… ¿A quien le estoy hablando?

  12. Anónimo dice:

    Lo siento lo de “son dos productos distintos” no me sirve. Con esa filosofía no podríamos comparar nada nunca. Esa frase es básicamente una forma de quedar bien con los marvelitas. Crisis en tierras infinitas es sencillamente superior en todos los sentidos. No pasa nada por decirlo, no se va a morir ningún gatito. Un ejemplo, a alguien se le ocurre decir que convergence es un producto distinto a las secret wars actuales y no sencillamente una mierda pinchada en un palo, que es lo que es convergence? No, a nadie. Pues esto es lo mismo.

    • CarlosPlaybook dice:

      Precisamente lo que no quería era comparar las dos obras, algo que históricamente se acostumbraba a hacee, sino valorar Secret Wars por si sola.
      Si quisiera quedar bien con los marvelitas no le hubiera puesto un 6 (ver comentarios anteriores)
      Respecto a Convergence si que creo que es un producto diferente a Secret Wars por ser un evento parche mientras hacen la mudanza mientras que en Marvel hace meses que llevan preparando esta saga
      Y si quieres saber que me parece Crisis en Tierras Infinitas no dejes de visitar esta página….
      Y gracias por comentar (también a hazukyruben, que se me pasó decírselo el otro día)

      • Cristiano dice:

        De nada, me gusta tu página y te leo de vez en cuando, pero creo que esta vez por intentar ser demasiado políticamente correcto, al final has conseguido el efecto contrario, si no mira los comentarios. A veces hay que mojarse más, las secret wars de los 80 hoy en día son un churro, en su momento se tragaban porque en Marvel no había nada mejor. Y por supuesto, si comparamos, que yo creo que se debe hacer no por piques ni guerras personales si no para que la gente vea cual es mejor y peor y distribuya bien su tiempo, crisis en tierras infinitas es infinitamente superior ya no solo a las secret wars si no a cualquier evento de Marvel de la historia. La prueba de ello es la atemporalidad que conlleva, como todas las obras maestras, es igual de buena hoy que hace 30 años. ¿Puede decirse lo mismo de Secret Wars? No.

        Leeré tu reseña de Crisis en (…). Un saludo.

        • Cuando la haga. Que el pobre sólo reseñó un capítulo durante el #CrisisMaratón y al final aquello no lo acabó nadie. Si todavía crees que Carlos no pone la Crisis por encima…
          http://www.zonazhero.es/crisismaraton-crisis-en-tierras-infinitas-8/

        • Zona Zhero no es mi página, pero como si lo fuera ;-)
          De verdad que no era mi intención ser políticamente correcto, aunque si que intento no ser nunca un hater por aquello de los gustos personales de cada uno. Ya te digo que al ponerle un 6 (y con lo del Efecto Goonies) ya estaba dejando claro, o lo intentaba al menos, que el cómic no me acababa de convencer…
          Y si, Crisis es igual (o mejor) de buena hoy que hace 30 años. “Crisis en Tierras Infinitas es el mejor cómic de súper héroes de la historia…” Así empezará mi reseña
          Un saludo y gracias de nuevo por comentar (con nick y todo xD)

  1. 17 Diciembre, 2014

    […] Marvel, colisionando todas sus realidades en otro gran evento que cumple años, las famosas Secret Wars. Es probable que 2015 sea el año con mayor cantidad de números #1 de la historia de la […]

  2. 2 Marzo, 2015

    […] del Ed. El propio Carlos Playbook ya reseñó las Secret Wars. (Aburrido […]

  3. 10 Mayo, 2015

    […] de interés A) Secret Wars: Todo lo que necesitas saber sobre los Vengadores de Jonathan Hickman B) 30 años de… Secret Wars, de Jim Shooter, Mike Zeck y Bob Layton C) Otros puntos de vista: Secret Wars #1 en Zona […]

Deja un comentario, zhéroe