2×2 = SHINOBUDEN, de Hitoyuki Matsui

Título Original:
ニニンがシノブ伝 (2 × 2 Shinobu-den)

Director: Hitoyuki Matsui
Estudio: UFOtable
Episodios: 12
Duración de episodio: 22 minutos
Fecha de emisión: 7 de Julio de 2004
Valoración: Lo estúpido si es breve, dos veces bueno / 10

Hay un momento en el que todos sucumbimos a la estupidez. En mi caso fue cuando mi mejor amigo me enseñó el anime de Bobobo y pasábamos las tardes tirados en su salón viendo capítulos de la serie animada más loca y genial de todos los tiempos. Pero cuando la historia del liberta cabelleras se cerró de manera abrupta quedó un vacío en mi corazón que se debía rellenar rápidamente. Algo con el mismo nivel de simpleza que el desquiciado de Yoshio Sawai había despertado en mi ser con su reparto de seres necios e ineptos que me hicieron sucumbir en una vorágine de chistes horribles e imaginación mezquina. Y otra vez la misma persona (bendito seas Emilio) trajo paz a mi alma de la mano de…

2X2 = SHINOBUDEN
de Ryōichi Koga

Hay algo en las sátiras niponas que las hace totalmente diferentes al resto. Quizá sea por el simple hecho de que son una cultura liberalista en varios aspectos relacionados con el arte, pero tremendamente conservadora y celosa en cuanto a sus tradiciones, rozando el nacionalismo más casposo y rancio. Es por ello que cuando una obra se dedica a tirar por tierra los estilos clásicos japoneses, mediante el uso de la autoparodia, consigue destacar sobre las demás. En la historia de Ryōichi Koga encontraremos todo lo que un anime que se precie debe tener: acción, ninjas, una protagonista carismática y erotismo por doquier. Pero como si de un Quijote moderno se tratara, el guión se dedica a desmontar a los animes al uso, con tramas que no llevan a ninguna parte, pseudo-evoluciones del personaje principal y un elenco de secundarios con personalidades cuasi idénticas entre ellos. 

Lo que en un principio debería generar cierto descontento en el público y alejarse del título como si fuera portador de la peste tifoidea, consigue generar simpatía en el espectador. Contra todo pronóstico, el personaje de Shinobu, una joven que quiere llegar a convertirse en ninja gracias a las enseñanzas de un ser redondo y gualdo que cambia de forma a su voluntad, llega a ganarse el corazón del público. Y con esa trama tan simple empieza y acaba la serie. No hay más. No necesita más. Simple y estúpida como la vida misma.

Los hay a los que les gusta chupar cámara.

Pero lo más reseñable del anime son los personajes secundarios, ya que la pobre Shinobu es más simple que un besugo. Como contrapartida tendremos a su “amiga” Kaede con la que habrá una tensión sexual palpable durante toda la serie; su maestro y mentor Onsokumaru, que no es más que un fanfarrón, un estafador y un salido con la mente más pervertida que un adolescente en plena efervescencia; y por último una cohorte de ninjas, clónicos todos ellos, que se distinguen por tener diferentes nombres (destacando entre todos Sasuke). Vale, me he dejado algún que otro personaje que también aparece en la serie, pero las estupideces y el humor, que son el motor de la serie, van de parte de todos los mencionados. No esperéis que suceda nada coherente, que se continúe una trama que lleve a la protagonista a una meta. Incluso en ese tema consiguen hacer una clara crítica, dejando de lado cualquier tipo de sutileza. 

En contra de lo que pudiera parecer, la calidad gráfica de la serie es muy buena, debido a que el mismo autor se encarga de ese aspecto. Acostumbrados a un dibujo bastante regulero en otros animes de humor, el nivel de exigencia por parte de Hitoyuki Matsui se agradece y los chicos de UFOtable cumplen con creces. Otro aspecto a destacar es la brevedad de sus capítulos, divididos en dos historias diferentes en cada uno de ellos. Además de que son solamente doce episodios, con lo que tampoco supone una inversión de tiempo considerable, convirtiéndose así en una dosis aceptable de estupidez necesaria para pasar el día. Y si os quedáis con ganas de más, siempre podéis recurrir al manga para recrearos de manera alterna en las absurdas historias que Koga logra crear. Aparte de 2×2 = Shinobuden el mangaka sacó dos títulos más de humor que pasaron sin pena ni gloria en el mundo del noveno arte: Chuuken Deedee y Osaka Banpaku. En cuanto a animes, su más reciente colaboración como dibujante, aparte de la reseñada aquí, es Paniponi Dash! que fue producida por Square Enix y tiene críticas muy favorables.

Estúpido y sensual Sasuke…

En resumen, nos encontramos ante un anime altamente recomendado para los amantes del humor retorcido, irreverente y estúpido. Cuenta a su favor que son pocos episodios, fáciles de ver y ligeros. Así que no tienes excusa para no echarle un ojo a este gran olvidado del humor.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

Joe Runner

Orgulloso elotano (de Elda) que pasa los días leyendo cómics y charrando sobre ellos con sus amigos y familiares de la Zona. Vivo mejor que quiero.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. emolio dice:

    Momentos como el primer “lanzamiento satisfactorio” de shurikens de Sasuke&Company no se me van a olvidar nunca. Gran serie, mejor pelirrojo.

    • Joe Runner dice:

      Habiéndote mencionado en la reseña, si no comentabas te dejaba de hablar xD. Ese momento es jodidamente mágico. Igual que el de las termas de mil cosas y luego sale uno en un vertedero de ruedas. ¡Que buena juventud, cojones!

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.