25 años de… UNO DE LOS NUESTROS, cuestión de respeto

 Esta película es un repaso a la historia de la mafia neyorkina de la mano de Henry Hill, un joven que desde que tuvo uso de razón siempre quiso ser un gángster. Y lo fue durante 30 años. Preparaos de para una descarga de dos horas y media de cine con mayúsculas, porque una de las mejores obras de Martin Scorsese cumple 25 años

Uno de los Nuestros
de Martin Scorsese

UNO DE LOS NUESTROS CARTEL ZONA ZHERO
Título original: Goodfellas
Año:1990
Director: Martin Scorsese
Guión: Nicholas Pileggi, Martin Scorsese (sobre la novela de Nicholas Pileggi)
Reparto: Ray Liotta, Robert De Niro, Joe Pesci, Lorraine Bracco, Paul Sorvino, Chuck Low, Christopher Serrone, Debi Mazar, Gina Mastrogiacomo, Frank Sivero, Illeana Douglas, Tony Darrow, Frank DiLeo, Frank Vincent, Mike Starr, Catherine Scorsese, Michael Imperioli, Welker White, Suzanne Shepherd, Margo Winkler, Samuel L. Jackson, Elaine Kagan, Beau Starr

Sinopsis: Henry Hill, hijo de padre irlandés y madre siciliana, vive en Brooklyn y se siente fascinado por la vida que llevan los gángsters de su barrio, donde la mayoría de los vecinos son inmigrantes. Paul Cicero, el patriarca de la familia Pauline, es el protector del barrio. A los trece años, Henry decide abandonar la escuela y entrar a formar parte de la organización mafiosa como chico de los recados; muy pronto se gana la confianza de sus jefes, gracias a lo cual irá subiendo de categoría.

Pese a extender la trama durante tres décadas y tener una duración de 148 minutos, Uno de los Nuestros se pasa en un suspiro, prueba del buen hacer de Scorsese, quien construye un producto redondo donde combina a la perfección los pasajes de acción, comedia (a veces muy dada al humor negro) y drama. Siendo la película de gángsters favorita de quien escribe estas líneas (con permiso de El Padrino), tengo que decir que siempre he considerado que Uno de los Nuestros es más un documental sobre los usos y costumbres de la mafia que una cinta convencional. Narrada en primera persona mediante el uso de voz en off por el personaje de Hill (Ray Liotta) -con aportaciones de su mujer, Karen (Lorraine Bracco)- conoceremos algunos de sus métodos para llevar los negocios, los legales y los no tan legales. Aprenderemos cómo funciona su organización piramidal y que la base de su éxito es el respeto. Si todo el mundo respeta a quien debe y se ciñe a la ley del silencio, todo irá bien. Pero la mafia no es una ONG y los errores se pagan con sangre, así que también podremos tomar nota de diferentes maneras de ajustar las cuentas. Lo mejor de esta parte didáctica, que incluye sabios consejos gastronómicos, serán los personajes que iremos conociendo, especialmente los secundarios. El favorito de un servidor siempre ha sido Jimmy ‘Two-Times, un tipo que siempre repite dos veces lo que dice. Vamos, que mi favorito siempre ha sido Jimmy ‘Two-Times‘, un tipo que siempre repite dos veces lo que dice.

Primera lección: nunca dejes pasar la oportunidad de hacer un negocio.

La historia de Hill va de la mano de la de sus compinches Jimmy Conwall (Robert DeNiro) y Tommy DeVitto (Joe Pesci), y como suele ser costumbre en la filmografía de Scorcese, la película narra el ascenso, apogeo y caída de sus protagonistas. Los actores están todos magníficos, pero Joe Pesci destaca por encima de todos. Cuesta imaginar Uno de los Nuestros sin la presencia del menudo actor, que construye un personaje inolvidable que protagoniza los mejores momentos de la pelicula. La escena que define a la perfección al personaje es aquella en la que mientras explica una anécdota se enfada con uno de sus oyentes porque cree que se está riendo de él. El espectador descubre lo peligrosamente loco que está el personaje mientras no puede evitar reírse a carcajadas con él. Otro personaje con mucha fuerza es el de Karen Hill (la esposa de Henry) y que resulta fundamental para descubrir detalles de la vida cotidiana de la esposa de un gángster, detalle que hasta entonces casi no se habían tocado, o al menos no con tanta profundidad, en este tipo de películas.

Segunda lección: no jodas a Tommy DeVitto. En serio, no quieres joder a Tommy.

Aunque pueda parecer que Uno de los Nuestros es un conjunto de sketches sobre la mafia unidos por un hilo argumental, todas las piezas son tan buenas que valen la pena por si solas. Con un montaje exquisito y de ritmo ejemplar, reforzado por una música y un diseño de producción que hacen que podamos identificar fácilmente en que época transcurre la acción, la película no da un momento de respiro al espectador y va encadenando escenas memorables una detrás de otra. Algunas nos cautivaran por su maestría cinematográfica, como la entrada al club por la parte de atrás, la presentación de familiares en la boda y el descubrimiento de cadáveres de la banda. Otras las recordaremos por su combinación de humor y violencia como la historia de Araña o la cena en casa de la madre de Tommy (la cual fue interpretada por nada menos que la madre de Scorcese).

Tercera lección: siempre que puedas disfruta de una buena comida italiana.

Esta sucesión de escenas se interrumpe en el tramo final, cuando la película adopta un formato más convencional para narrar la última aventura de Hill, que supone el inicio de una nueva historia que bien podría desarrollarse en otra película con entidad propia. Y eso es una de las grandes virtudes de la Uno de los Nuestros. Que cuando acaba te quedas con sensación de que quieres más, no porque te haya parecido poco, sino que es todo tan bueno que quieres más. Y esto me lleva a la mejor virtud que como autor de esta entrada se me ocurre señalar…BeYShIT

…y es que desde hace años, mientras veo una peli por primera vez, siempre hay un momento en el que me planteo si la querré volver a ver de nuevo en el futuro. Si es que sí, es que me ha gustado. Pues bien, Uno de los Nuestros la vi por primera vez en VHS, me la compré en VHS, luego la compré en DVD, luego la vi en cine gracias al Phenomena y la veo cada vez que la dan por la tele. Y la vería ahora mismo.

¡Nos vemos en la Zona!

CarlosPlaybook

Como lector de cómics he pasado por todas las etapas de la vida de un lector/coleccionista. A saber, inicio en la infancia por regalo de lote de cómics de un amigo de mi padre, abandono en la adolescencia por invertir el dinero en otras cosas menos saludables pero igual de divertidas, y recuperación en la madurez por nostalgia. Y sí, me encanta HIMYM.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Juanan Brundle dice:

    P-E-L-I-C-U-L-O-N. De mis preferidas de Scorsese, quizá solo por debajo de Casino y El Cabo del Miedo. Ojalá Pesci hubiera aparecido en las últimas de Scorsese, qué grande el taponcillo de las narices.

    • Para mi Casino es demasiado seria, la carga de humor y acción de Uno de los Nuestros me sienta mucho mejor, Y El Cabo pertenece al género de Thriller por lo que no la compararía. Pero es que no soy nada imparcial porque las he visto muchas menos veces…
      Uno de los Nuestros siempre me apetece y por eso pertenece a un club muy selecto

      • Juanan Brundle dice:

        Llego a hallar humor en Casino, ojo. No intencionado, pero hay secuencias que me provocan risa por pura malicia mía como espectador. Ver sufrir a gente codiciosa y ciertamente “mala” es algo con mucho encanto. El caso es que, a la hora de elegir entre piniculones, tanto da el orden del podium personal de cada uno.

  2. Teresita Sunday dice:

    Siempre he reconocido que no tengo criterio cuando se trata de hablar de Dios, digo, de Scorsese. No encuentras una película, ya no mala, que baje del 8. En cada una sabe aplicar con megahipermaxi-gusto un aspecto técnico para potenciar diferentes aspectos de la película.

    Esta en concreto me parece un total en cuanto a dirección y montaje se refiere, pero donde se lleva la palma, bajo lo poco que mis estudios de Imagen me permiten apreciar, es la dirección de fotografía. Dices que la historia está narrada por la voz en off de Liotta, pero realmente son los planos intencionados y los movimientos de cámara los que te están contando en qué punto de la escala se encuentran los personajes, con un lenguaje cinematográfico, en momentos casi subliminal, que hace que me caiga la baba.

    Lo que me hizo ENAMORARME de esta película es el momento donde comienza el tramo final y empieza esa narración más clásica que dices. La escena de la cafetería, fíjate cómo mientras los personajes se mantienen en el mismo plano, el fondo va haciendo zoom, haciendo ver que todo lo que rodea a Pesci y Liotta cambia radicalmente, dando paso al declive. De levantarse del asiento y aplaudir.

    • CarlosPlaybook dice:

      Pedazo de comentario Teresa!
      La verdad es que nunca me he fijado en esa escena en concreto, si que se nota durante todo la peli que el montaje es una maravilla y que la fotografía acompaña a la música para reflejar la época en la que transcurre la acción.
      La próxima vez que la vea (que será pronto) me fijaré en lo que dices.
      Gracias!

Deja un comentario, zhéroe