25 años de… INDIANA JONES Y LA ÚLTIMA CRUZADA, de Steven Spielberg

Con motivo del primer aniversario de Zona Zhero como web, hemos decidido analizar un puñado de obras que, de un modo u otro, cumplen una cantidad respetable de años en 2014.
Hace poco, a raíz de este aniversario, os hablamos aquí de Goldfinger, clásica película de James Bond con Sean Connery como protagonista. Muchos no sabrán que Indiana Jones fue creado por Steven Spielberg y George Lucas para paliar sus ganas de dirigir una película de 007. Pues, vueltas la vida, el padre espiritual de su criatura acabó siéndolo de forma literal en este broche de oro que puso Spielberg a su trilogía de aventuras arqueológicas Una imprescindible película que ha cumplido un cuarto de siglo este mismo año…

INDIANA JONES Y LA ÚLTIMA CRUZADA
de Steven Spielberg

ZZJONES
Título original:
Indiana Jones and the Last Crusade
Año: 1989
Director: Steven Spielberg
Guion: Jeffrey Boam sobre una historia de George Lucas, Menno Meyjes)
Reparto: Harrison Ford, Sean Connery, Alison Doody, Denholm Elliott, John Rhys-Davies, River Phoenix, Julian Glover

Sinopsis: En esta tercera entrega, el padre de Indiana Jones, (Harrison Ford), Henry Jones, también arqueólogo (Sean Connery), es secuestrado cuando buscaba el Santo Grial. Indiana tendrá que ir a rescatarlo y, de paso, intentar hacerse con la preciada reliquia, que también ambicionan los nazis.


Indiana Jones
es la “cosa” cinematográfica favorita de quien escribe estas líneas. Esta trilogía ochentera es, por cursi que suene, la razón por la que existe el cine. El cine mismo se inventó para que la gente pudiese disfrutar de películas como En busca del Arca Perdida. Diversión, emoción e ingenio en su máxima expresión. La película de 1981, recuperando el sabor de los seriales clásicos de aventuras es un obra maestra que redefine el género. Un clásico aparentemente insuperable. En 1984 llegó una precuela (sí sí, precuela) que seguía un camino muy diferente. Indiana Jones y el Templo Maldito es una locura llena de excesos y con el más difícil todavía como lema. Spielberg estaba desatado y sin embargo creó una nueva joya, muy distinta a la anterior pero igualmente fantástica. Yo la disfruto incluso más. Nos plantamos en 1989. Llega Indiana Jones y la Última Cruzada. Es imposible que esta tercera película sea aún mejor que las anteriores… ¿verdad?

Pues resulta que, por increíble que parezca, la tercera me parece la mejor. Si tuviese que resumirlo, diría que el principal motivo es que esta es la aventura más personal para el héroe. Es en la que más se profundiza en él, en la que mejor está nuestro protagonista. Y también en la que más maduro le vemos, y es que si tenemos en cuenta la cronología interna (cosa, obviamente, en absoluto necesaria para disfrutar de estas películas, muy independientes entre sí) y tomamos a El Templo Maldito como la primera aventura de esta saga, vemos una evolución sutil pero clara en el héroe. A esto ayudó un Harrison Ford, mejor que nunca, de ya 47 tacos.

16

Este afán por mimar al personaje, por hacer que los fans lo adoren aún más justo ahora, en el último film, se hace evidente ya desde el brillante prólogo, en el que somos testigos de la primera aventura de Indy. Un segmento maravilloso que nos permite conocer el origen de sus rasgos más famosos. Su fobia a las serpientes, el látigo, la cicatriz de la barbilla (puntazo hacer que actor y personaje estén irremediablemente unidos por ese detalle)… y una cosa más. Se le ponen a uno los pelos de punta cuando ese misterioso cazatesoros, fuente de inspiración para Indiana, le entrega a este su sombrero, empieza a sonar el tema característico del personaje, y vemos ya a un Indy adulto, sonriendo con nostalgia, y a punto de recuperar por fin la Cruz de Coronado. Francamente, creo que solo por este prólogo, la película ya sería mi favorita.

Pero la cosa no ha hecho más que empezar, y, teniendo quizá el ritmo más constante de la saga, sin bajar la intensidad ni por un segundo, nos metemos de lleno en la búsqueda del McGuffin de turno (nada menos que el Santo Grial, cuya auténtica función es unir a un padre y un hijo), embarcándonos así en una apasionante aventura que recupera elementos de En busca del Arca Perdida: una estructura más de aventura clásica que la de la anterior película: Marcus, protagonista de varios momentazos cómicos para enmarcar, los nazis como antagonistas, y, más adelante, el entrañable Sallah. Es interesante que se vuelva al esquema inicial tras la segunda peli. Si el Arca es la clásica, el referente, y el Templo “la rara”, me tomo la Cruzada como un refinamiento de lo que funcionó en la cinta original. Como si Spielberg mirase el Arca y creyese, acertadamente, que puede superarse a sí mismo.

Como novedades para el film, tenemos a otra “chica Jones”, la doctora Elsa Schneider, que responde a un estereotipo de mujer diferente a lo visto hasta ahora en la saga. Así, a lo largo de las tres películas vemos tres prototipos distintos: Primero la chica dura e intrépida, luego la chillona damisela en apuros, y ahora la femme fatale.

Pero sin duda, el personaje estrella de la peli es el padre de Indy, Henry Jones Sr., encarnado por un sublime Sean Connery, que nos regala frases y momentos divertidísimos imposibles de olvidar. La relación entre padre e hijo, plasmada a la perfección, es lo mejor del film, pues en todo momento nos creemos sus tiranteces y diferencias, así como la progresiva reconciliación entre ambos, verdaderamente emotiva. Además, la química entre los dos actores es perfecta, formando un dúo cómico memorable. Indy nunca ha tenido un acompañante mejor. Que nuestro héroe tenga un padre tan inepto para la acción ya es bastante divertido, pero que ese padre sea Connery, que encarnó durante años al referente de los héroe de acción, James Bond, y que por tanto se enfrentase a problemas similares a Indiana, hacen de este personaje de la decisión de casting un golpe de genio para aplaudir.

Siguiendo con el desarrollo del film, basta decir que la acción, el humor, el espectáculo y la AVENTURA en mayúsculas no cesan, pues cada vez que nuestros protagonistas salen de un lío se meten en otro aún mayor, dando como resultado un crescendo imparable y escenas para el recuerdo. Imposible aburrirse.
Así llegamos a la persecución en el desierto con un tanque de por medio. La joya de la corona, un prodigio de dirección y montaje que deja exhausto y humilla a casi todos los blockbusters actuales. ¿De los mejores segmentos de la saga? Sin duda alguna.

Pero la emoción sigue subiendo en el clímax con la tres pruebas que Indiana debe pasar para llegar hasta el Grial y salvar a Henry. Esto es lo que diferencia a esta peli de las otras y le da la categoría de épica: en última instancia, Indy no lucha por recuperar una reliquia o por vencer a un villano, sino por la vida de su padre. Y personalmente, el instante en que da el salto de fe en la tercera prueba sigue poniéndome los pelos de punta, dan igual las veces que la vea.
capturadaZZINDY

Como último detalle maravilloso señalaré ese genial final, el mejor de la saga, con Indiana y sus compañeros cabalgando hacia la puesta de sol, con la mítica música de John Williams sonando a todo volumen.
Un cierre perfecto para la que debió ser la última cinta protagonizada por Indiana Jones, cuyo nombre real es, como descubrimos al final, Henry Jones Jr.

BeYShIT

Seguiríamos viendo a este genial héroe en libros y videojuegos (como el magistral Indiana Jones and the Fate of Atlantis), pero lo inevitable finalmente sucedió y nos llegó una cuarta película que deslució a tan legendario personaje. Es más aconsejable fingir que se despidió por todo lo alto con este clásico imperecedero.

Seguid disfrutando de nuestra semana de aniversario.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

8 Respuestas

  1. CarlosPlaybook dice:

    Excelente reseña para una excelente película, también de mis favoritas. Me la se de memoria (ayuda que tenga el comic que publicó Forum) y aun así la disfruto enormemente cada vez que la veo. Coincido plenamente en que solo por el prólogo ya es una obra maestra y en que debió ser el final de la saga (de hecho para mi lo es)

    • Juanan Brundle dice:

      Coño, coincido en todo menos en lo de Forum jajajaja.
      Yo soy de los que se quedan con “la rara”, aunque en el fondo si tengo que elegir una sola pues me explota la cabeza. Peliculones los tres, fin.

  2. Ocioso dice:

    La mas floja de las tres. Todas las trilogías de la época seguían el mismo esquema y todas remataban con una tercera adulcorada con un personaje(s) estrangulable: Ewoks/Mary Steenburgen/Sean Connery
    Me extraña que en su momento no se comercializaran peluchines blanditos superamorosos de papá Jones.

    • El Retorno del Jedi también daba por un peluche Cabezahuevo achuchable. ¿Y por qué no? “Mata a tu propio Boba Fett… o no”.

    • P.S. En Star Wars, más edulcorado que la escena final de la primera no hay nada, ¿eh? Aquí la prueba definitiva xDDD http://www.youtube.com/watch?v=Tj-GZJhfBmI

    • Discrepo, me parece la más completa de las tres, El inicio, las catacumbas y los barcos en Venecia, las peleas en las cercanías de Petra, el ir a la Alemania Nazi a buscar el Diario, las pruebas para llegar al grial y su elección, etc …

      Cada escena de esas por separado ya son mas dignas de pagar los 10 euros de una entrada de cine que muchas películas enteras actuales xD

      • Ocioso dice:

        Unduca (@unduca):Discrepo, me parece la más completa de las tres.

        ¡¡¡Falso!!! En la tercera falla la chica.
        En la primera teníamos a Marion, la perfecta combinación de fragilidad y marimachez, una chica con ojazos de cervatillo capaz de vencer a chupitos al mas rudo de los camioneros murcianos. La novia que todos querríamos tener y a la que no dudaríamos en convertir en la madre de nuestros hijos.
        En la segunda salía la histérica de las tetas gordas, No podía competir con Marion, pero si la primera vez solo pude ver a una chillona insoportable, con los años he llegado a cogerle el punto y a apreciar la guasa que las señora Spielberg supo aportar al papel.
        Pero en la tercera solo tenemos a una rubia gélida follaviejos y muy mala persona. Podrían haber puesto a Marina Castaño y no se habría notado.

  3. Fernando (@ArkhamKaveli) dice:

    Para mí Indiana Jones es sinónimo de vacaciones de verano hasta las tantas viéndola en la TV. Aún recuerdo esa frase del gran Sean Connery “¡seguidme, conozco el camino!” que todavía uso cuando se tercia xD

Deja un comentario, zhéroe