20 años de… ARCHIE MEETS THE PUNISHER, de Lash, Buscema y Goldberg

Con motivo del primer aniversario de Zona Zhero como web, hemos decidido analizar un puñado de obras que, de un modo u otro, cumplen una cantidad respetable de años en 2014. Y ya sabéis que los eXtReMoS años 90 dieron para toda clase de locuras excesivas. Afortunadamente, algunas de esas locuras son tan absurdas que no se puede evitar esbozar una sonrisa al leerlas. Crossover editorial donde los haya, hablamos de…

ARCHIE meets THE PUNISHER
de Lash, Buscema y Goldberg

 

Título original:
Archie meets The Punisher #1

Sello: Archie / Marvel Comics
Guionista
: Batton Lash

Artistas: John Buscema
y Stan Goldberg

Entintador: Tom Palmer
Colorista: Barry Grossman
Publicación USA: Ago. 1994
Publicación España: –
Valoración: 6.5/10

 

WTF? (¿PERO QUÉ COJ…?)
Hoy en “Crossovers Súper-necesarios”…

Todo empezó como una broma entre dos editores, Victor Gorelick (por Archie Comics) y su discípulo, Tom DeFalco (por Marvel): hacer un cómic en el que Archie, el entrañable adolescente, llegaba a su casa para encontrar a sus padres asesinados y acabar uniéndose al Castigador en una cruzada vengativa. Sin embargo, la broma se llevó demasiado lejos cuando el guionista Batton Lash reforzó la ocurrencia de la pareja con un guión (completamente distinto a esta genial idea inicial) que fusionaba de forma satisfactoria los universos de ambos personajes sin que ninguno saliera perdiendo (o ambos lo hicieran de forma equitativa).

Llegados al acuerdo entre Archie Comics y Marvel Comics, era el momento de plantear la elaboración del cómic, un one-shot de 48 páginas que estaría dibujado, ni más ni menos, que por el más mítico dibujante de Archie, Stan Goldberg, y la bestia parda marvelita, John Buscema. Ambos se alternarían en las partes que transcurrían separadas la una de la otra y después dibujarían a cuatro manos el cruce entre ambos mundos.

“Menudo pueblo, ¿eh, Frank?”

El motivo para reunirlos arrancaría con Frank persiguiendo a “Red” Fever, un gangster sospechosamente similar a cierto pelirrojo. Así, esta especie de gemelo malvado de Archie viajará a Riverdale, el pueblo originario del adolescente, para ocultarse del Castigador y de antiguos “compañeros de oficio” que tratan de liquidarlo. Como resulta predecible, se producirán los clásicos malentendidos en torno a la identidad verdadera de Red.

Así, la morena Verónica irá al baile del instituto con el pseudo-Archie para dar celos al original, mientras el original es secuestrado por los mafiosos que creen que se llevan al pelirrojo correcto. La razón por la que Frank Castle no mata a ambos a primera vista como acostumbraba a hacer (recordemos que estamos en un cómic que debía ser apto para los lectores de ambas colecciones), es que el Castigador había decidido colaborar con la policía: debía capturar a Red vivo.

“¿Qué he hecho yo para merecer esto…?”

Y si ver al Castigador en modo héroe-que-no-mata no os parece bastante desvirtuación del personaje (es claramente el que sale perdiendo en este crossover), al menos los autores decidieron tomárselo a broma y dejar que el universo de uno acabase influyendo en el del otro. Situaciones absurdas para Frank, situaciones de vida o muerte para Archie, y un Red Fever en modo violador-pero-no, tratando de conquistar a Verónica por la fuerza y siendo completamente rechazado por ella.

Pero donde el homenaje paródico resulta más interesante es, por ejemplo, cuando vemos cómo el modo de narración habitual del Castigador se acaba fusionando con el de Archie y, mientras tratan de trazar un plan, vemos a un Archie con reflexiones metódicas y maquinales en la entrada #00001 del “Diario de Guerra de Archie”. En el lado opuesto tenemos a un Frank Castle que termina inundado por el cariño del pueblo, y de una profesora en particular, resultando en uno de los mejores momentos del cómic:

“Ha estado bien, pero ahora tengo que dar las gracias a una mujer muy especial…”

Prácticamente todo el cómic transcurría en Riverdale, por lo que poco o nada vimos del universo Marvel en toda la historieta, aunque el guionista trató de solucionarlo con alguna que otra píldora a modo de “cameo ausente” (puede oírse a la bruja Sabrina decir “…así que le pregunté si las Huestes de Hoggoth eran realmente Eternas”, en clara referencia al Doctor Extraño). Por lo demás, sólo el compañero de Frank, Micro Chip (*sigh*), hacía acto de presencia para ejercer de taxista de Castle.

El cruce se saldó con una subida reseñable de las ventas de ambas colecciones, aunque ni qué decir tiene que esta historieta jamás tuvo edición en nuestro país. Afortunadamente, tampoco tuvimos más crossovers de este tipo con la editorial. No sería por falta de ganas…

*SNIKT!*

Parece que estamos abonados a las rarezas en torno a Archie: os recordamos que ya analizamos Afterlife with Archie, donde los habitantes de Riverdale viven su propio apocalipsis zombie. ¿Su principal atractivo? ¡El dibujo de Francesco Francavilla!

Y sin más que añadir, party hard en nuestra semana de aniversario.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.