1917. Virtuosismo técnico en la trinchera

Título original:
1917
Año: 2019
Director: Sam Mendes
Guión: Sam Mendes, Krysty Wilson-Cairns
Fotografía: Roger Deakins

Reparto: George MacKay, Dean-Charles Chapman, Mark Strong, Richard Madden, Benedict Cumberbatch, Colin Firth, Andrew Scott, Daniel Mays, Adrian Scarborough, Jamie Parker, Nabhaan Rizwan, Justin Edwards, Gerran Howell, Richard McCabe, Robert Maaser, John Hollingworth, Anson Boon, Jonny Lavelle, Michael Jibson, Chris Walley, Pip Carter, Paul Tinto, Andy Apollo, William Postlethwaite, Gabriel Akuwudike, Josef Davies, Spike Leighton, Adam Hugill, Benjamin Adams, Tommy French, Merlin Leonhardt, Jos Slovick, Jack Shalloo, Elliot Edusah, Jacob James Beswick, Daniel Attwell, Samson Cox-Vinell, Michael Rouse, Richard Dempsey, Phil Cheadle, Jonah Russell

Valoración: War is a bitch

Sinopsis: En plena Primera Guerra Mundial, dos soldados británicos, en una carrera contrarreloj, deberán atravesar el territorio enemigo para entregar un mensaje que evitará un mortífero ataque contra cientos de soldados, entre ellos el hermano de uno de ellos.

Seguimos con la temporada de premios en Zona Zhero, esta vez con la que actualmente es una de las grandes favoritas y ya está arrasando en multitudes de galas y erigiéndose como casi la ganadora del Oscar a la Mejor Película, incluso. Y la verdad que en otras ocasiones me enfadaría ya que la opción que ha sido la clara favorita años anteriores siempre tiende a ser una peli que, aunque esté bien, no supera a otras nominadas. Pero sorprendentemente este año no puedo estar más de acuerdo con la Academia ya que 1917 me ha conquistado.

Que lo haga otro.

Siguiendo la tradición y el estilo de antiguas premiadas como Birdman o algunas partes de El Renacido, 1917 está rodada en plano secuencia, pero esta vez Sam Mendes va a más y tomando como ejemplo lo que hizo Hitchcock en La Soga, su nueva película es un plano secuencia de dos horas, aunque esto no sea exactamente del todo verdad ya que como en la mayoría de estas veces hay cortes trucados e, incluso, en la película hay un claro fundido a negro en determinado momento, pero dejando pasar eso, la intención es clara y Mendes la cumple con creces.

Personalmente, desde siempre, me ha dado bastante pereza el género bélico sobre todo porque es una temática llena de elementos que me atraen bien poco y si 1917 me ha apasionado tanto es porque, por mucho que lo quiera parecer, no es una película bélica, al menos no una al uso. Mendes utiliza el contexto de la guerra como paisaje de una historia de supervivencia realmente tensa, emocionante y difícil de olvidar. Pocas veces suelo decir a la gente «necesitas ver esta película en el cine» pero, como ya me pasó hace unos años con Gravity, 1917 es una experiencia que debe verse en una pantalla de cine. Y lo siento si sueno pedante pero es que la proeza técnica que Mendes ha creado me parece una de los experiencias más inmersivas que he tenido en un cine en años.

Pues esta es la misión suicida, ¿qué os parece?

Y sí, a veces se notarán los cortes trucados y alguna transición con CGI pero uno se mete tanto en la propuesta (literalmente la vives) que es imposible no salir exhausto de ella. Otro gran acierto es su guión. A diferencia de lo que muchas personas piensan en cuanto a que un guión con una historia de este tipo apenas contiene desarrollo de personajes o una gran cantidad de diálogos, el guión de 1917 brilla por su sutileza y, sobre todo, en la manera en la que Mendes llena los entornos de imágenes que cuentan muchas historias. Aparte en los momentos en los que no estamos ante una set piece inmensa también tenemos algunas escenas más tranquilas en las que deslumbra la humanidad que Mendes siempre transmite en sus películas, que se traducen en unos descansos en el camino tan necesarios como emotivos.

Además tenemos una pareja protagonista con la que realmente conectamos y la cual nos importa (si, te miro a ti Dunkerque) que son el pegamento perfecto para que estemos conectados en todo momento a esta tensa aventura. Todo eso funciona sobre todo gracias al excelente trabajo de un enorme George Mckay, quien es el alma de la película y un sólido aunque más secundario Dean Charles Chapman. Y bueno, cómo no destacar también el trabajo del maestrazo Roger Deakins como director de fotografía quien junto a la increíble dirección de Mendes nos regala unas escenas y planos de esas en las que te quedas boquiabiertos durante minutos porque no te puedes creer que lo que ves en pantalla sea tan bello (lo del pueblo francés es otro puñetero nivel en cuanto a atmósfera gracias a ellos dos).

Aquí no hay capa que valga…

Resumiendo, que 1917 es un peliculón. Sam Mendes nos introduce literalmente en las entrañas de la Primera Guerra Mundial regalándonos un thriller de supervivencia de primera con una pareja protagonista muy humana y unos momentos de acción y tensión que os harán sacudir en la butaca. Cine de dieciocho quilates.

¡Nos vemos en la Zona!

Buy Me a Coffee at ko-fi.com

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.