10 años de… TIDE-LINE BLUE, de Umanosuke Iida

 

 

Título original: Tide-Line Blue
Director: Umanosuke Iida
Estudio: Bandai Visual
Género: Misterio, Aventuras, Magia, Shonen
Episodios: 12
Duración: 24 minutos
Primera emisión: 17 de julio de 2005
Valoración: 7/10

 

 

En el futuro la Tierra ha sido afectada por “El Martillo del Edén”, un suceso catastrófico que arrebató las vidas de seis mil millones de personas e hizo que el 90% de tierra firme del mundo quedase sumergida bajo el océano. Esta historia transcurre 14 años después de dicha catástrofe y su protagonista es Keel, un chico de 14 años algo gamberro y feliz, y todo un maestro haciendo trampas al Chôhan, ese juego de dados de par o impar. Además es hijo adoptivo de la Primera Ministra Aoi, con un pasado incierto. Keel es simpático, incluso parece un poco tonto, pero la inocencia que destila lo convierte en un gran personaje y en el punto cómico de la historia

Las aventuras de Keel dan comienzo el día en que se encuentra con Teen, su hermano gemelo al que creía muerto, mientras la ciudad de Yabitsu sufre un golpe de estado y una declaración de guerra por parte del capitán del submarino USS Ulysees, Gould, cuando en dicha isla se estaba debatiendo la posibilidad de la fundación de una nueva ONU para salvaguardar la paz del nuevo mundo. Keel y su hermano serán la pieza clave para el futuro del planeta, ya que en su pasado se esconden secretos más que interesantes, y la serie nunca deja de lado este hecho, con lo que la intriga a lo largo de los capítulos está asegurada.

Tan iguales pero tan diferentes

Los personajes son todo un acierto, la relación entre los dos hermanos gemelos es el eje de toda la historia y encierra el misterio del pasado del cataclismo de hace catorce años y el capitán Gould posee el carisma del capitán Nemo.

Al mismo tiempo, conocemos al personaje femenino, Irsa, una madre soltera que tiene un bebé de cuyo padre poco sabemos. Cuanto menos curioso, ya que este hecho en un anime de adolescentes, incluso en uno de adultos, es una rareza increíble. Esta es una de las cosas que más me gustaron del anime, y bueno, también que ese personaje femenino está feliz con su situación, y no es ni una tsunderere pesada ni un personaje tonto, sino un personaje femenino normal, como digo, a veces en los animes nos cuesta encontrar personajes creíbles y normales, y además es una madre soltera sin complejos, no es que en la serie reivindiquen nada por el hecho de que su situación sea esa. Ella trabaja y vive de un puesto hippie en el mercado de la isla y Keel está totalmente enamorado de ella . La  relación entre ambos además de peculiar resulta muy agradable.

Los personajes femeninos están tratados con mimo, pero no porque sean más delicadas, débiles, etc, no, simplemente se las trata bien como personajes y eso es siempre muy de agradecer. Los más destacados son, además de la ya mencionada Irsa, Aoi, la madre adoptiva de Keel, es la jefa de su isla e intenta compaginar su vida de gobernante con la de madre, resultando muy creíbles sus peleas con un hijo adolescente y rebelde. Y, por último, la ayudante del capitán Gould, este puede ser más típico ya que vive enamorada del capitán e intenta protegerlo y ser parecida a él.

Duémete niño, duérmete ya.

Tide-Line Blue es un anime de aventuras con influencia de obras literarias clásicas como 20.000 leguas de Viaje Submarino, de Julio Verne. Las referencias son claras: un capitán amargado y resentido con el mundo al que le gustaría cambiarlo, Nemo y Gould tienen mucho más en común que un parecido razonable, en el desarrollo de este personaje veremos un gran homenaje a la obra de Verne. También nos puede recordar por eso a otro anime Nadia. El misterio de la piedra azul, que también bebe de la obra de Julio Verne. Una buena serie de aventuras, cuyo protagonista absoluto es el mar, y en la que, además, el autor es el mismo que el de “Blue Submarine nº6″, unas ovas que también recomiendo y que también están protagonizadas por el mar, que invade la tierra después de un cataclismo provocado por el hombre.  En este anime podemos ver además referencias a  La isla del doctor Moreau de, H.G. Wells, que también es muy recomendable.

Aunque este anime tiene muchos puntos buenos, el problema que le encuentro es que va dirigido a una franja de edad determinada, es decir, al público adolescente e incluso infantil. Eso provoca un pequeño brote de esquizofrenia en nuestras cabezas, ya que, para conseguir ese tono incorporan a un avestruz como personaje para hacer la gracia y que resulta tan cargante como Jar Jar Binks…

images JarJarHS-SWE

                              

 

 

 

 

Los dos “bichejos” resultan igual de cargantes y horripilantes, y quieres que mueran de la peor forma posible

 

Este contraste, que hace de Tide-Line Blue un anime a la vez dirigido a un público infantil y adulto, le hace perder matices a la historia que al final resulta un tanto simplona. Es una pena, porque los conflictos entre naciones por conquistar la poca tierra que queda en el mundo, prometía bastante y hubieran dado para sesudas charlas filosóficas al respecto.

La historia tiene miga y, además de comedia hay varios misterios que no se revelarán hasta el final, también hay drama y el toque de denuncia medioambiental y tecnológico está bastante bien llevado, sin resultar pesado ni prepotente, ni una denuncia vacía. Realmente es una serie para todos los públicos, pero no tanto porque sea infantil, sino porque dejará satisfecho a todo el que la vea. Es como las películas de Pixar o de Hayao Miyazaki en las que hay varios niveles de lectura.

El capitán Gould es tán rudo que no se pone ni parche

En cuanto a la animación resulta bastante correcta. La paleta de colores es muy agradable y el azul toma un papel predominante, al ser el mar el verdadero protagonista de la serie. El Mar y la Tierra son los personajes escondidos de la serie, en los que nadie repara, pero que, al final, terminan revelando su importancia y verdadero papel en la historia.

Cuando vi el anime en su día me gustó mucho, tanto por su aire aventurero como por su historia compleja y llena de matices, y, aunque al final se simplifique para adaptarla a todos los públicos, sigue manteniendo ese aire de anime de aventuras que te hace pasar un buen rato y que no te decepciona. Por eso la recomiendo sin dudar.

Esta es una historia humanista, donde se nos plantean algunas cuestiones filosóficas y donde las personas y el mundo son los verdaderos protagonistas. Un gran visionado, que contiene un mensaje de peso al que habría que echarle un ojo, ahora que se aproxima la cumbre del cambio climático. Con él celebramos el #ZZYearTwo y…

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

Deja un comentario, zhéroe