10 años de… Buffy Cazavampiros: “OTRA VEZ, CON MÁS SENTIMIENTO”, de Josh Whedon

No digo nada nuevo al afirmar que Buffy The Vampire Slayer (Buffy Cazavampiros), la serie de TV creada por Josh Whedon (Firefly, Los Vengadores) en 1997 fue y sigue siendo una de las mejores del panorama fantástico. Reciclando un personaje salido de una película más bien floja, Whedon creó una serie de temática sobrenatural adictiva, emotiva y sobre todo, divertida, consciente de sus propios tópicos y debilidades, pero nuncatanto como para caer en la autoparodia total. El fuerte de la serie jamás estuvo en sus tramas, que aunque bien resueltas no dejaban de ser estereotípicas (una elegida con poderes especiales que debe hacer frente a vampiros, brujas, demonios y demás fuerzas del mal a cada cual más chunga y poderosa por temporada) sino en sus personajes. Desde la heroína imperfecta que representa la propia Buffy (Sarah Michelle Gellar), a Xander (Nicolas Bredon), el colega gracioso, algo pringadillo pero que todos querríamos tener, pasando por Willow (Allyson Hannigan), personaje que a lo largo de la serie evolucionó de tímida empollona a mujer de armas tomar sin perder su identidad por el camino. Y todo esto hablando solo del trío protagonista.

Pero a todo esto ¿qué hago yo escribiendo para el aniversario de Zona Zhero? ¿Acaso no iba esto de fechas memorables? Con motivo del primer aniversario de Zona Zhero como web, hemos decidido analizar un puñado de obras que, de un modo u otro, cumplen una cantidad respetable de años en 2014. Como los fans de la serie ya habréis comprobado por el título, éste año se cumple una década de la emisión original de uno de los mejores (el mejor para el que escribe estas líneas) episodios de Buffy Cazavampiros: Otra vez, con más sentimiento (Once more, with a feeling)… el episodio musical de la serie.

OnceMoreWithFeelingZONAZHERO

Título: Buffy The Vampire Slayer, Temporada 6, capítulo 7 – Once More, With Feeling
Fecha de emisión: 6 de noviembre, 2001

Cadena: WB Televisión Network
Ficha IMDb: Link
Nota: 9/10

Sinopsis: A Sunnydale ha llegado un nuevo demonio. Este hace que la gente hable de sus sentimientos como si estuvieran en un musical de Broadway. Pero algunos sentimientos dolorosos pueden llevar a la persona a morir y Buffy parece ser una buena candidata.

Josh Whedon es conocido por sus experimentos narrativos inusuales (sirvan como ejemplos “Silencio”, el décimo episodio de la cuarta temporada de Buffy, completamente mudo, o su adaptación de Mucho Ruido y Pocas Nueces, rodada íntegramente en doce días en un descanso durante el rodaje de Los Vengadores) pero aún así no fueron pocas las cejas de desconcierto que se alzaron en su día como respuesta a dicho episodio. Pero por suerte, Whedon volvió a sorprender y el resultado fue simplemente extraordinario. El resultado final fue una mezcla de canciones geniales y pegadizas con una genial caracterización de personajes, en un episodio que supuso una catarsis momentánea de las tramas de las temporadas, las cuales expondré brevemente a continuación.

BUFFY1ZZ

Anthony Stewart ya había demostrado sus dotes como cantante en otros episodios, y aquí vuelve a ser el mejor intérprete del capítulo.

Tras sacrificarse heroicamente para salvar tanto la vida de su hermana Dawn (Michelle Trachtenberg) como la del resto de la humanidad al final de la anterior temporada, Buffy por fin parecía haber encontrado el descanso eterno que tanto merecía. Sin embargo, sus amigos, aún con la oposición de Giles (Anthony Stewart Head), antiguo Vigilante y mentor de la Cazadora, deciden que Buffy merece regresar al mundo de los vivos, y con las habilidades de una cada vez más poderosa Willow, resucitan a la Cazadora mediante un ritual de magia oscura. Sin embargo, sus amigos no saben que Buffy encontró la paz espiritual allí donde fuese su consciencia tras morir, y que el mundo terrenal ahora le parece poco más que un infierno.

Este desapego por la vida lleva a Buffy a acercarse cada vez más a Spike (James Masters), un caótico y atormentado vampiro aliado a ratos con Buffy y sus amigos por tener un chip en la cabeza que le impide atacar y morder a humanos, y con una atracción obsesiva por la Cazadora a pesar de su dudosa moralidad. Además, la novia de Willow, Tara (Amber Benson), empieza a estar preocupada por los rápidos progresos de su pareja como bruja y Xander está a punto de casarse con la ex demonio Anya, aunque quizá no todo sea tan idílico como creen.

BUFFY3ZZ

Rebajas en Sunnydale

Y estas son las líneas maestras sobre las que se mueve el episodio. Cada personaje expresa sus emociones y evolución mediante números musicales (aunque el episodio también contenga partes dialogadas). La excusa argumental, simple pero efectiva, consiste en que alguien ha invocado a un demonio cuyos poderes obligan a la población (si, no solo a Buffy y a sus amigos, sino a la ciudad entera de Sunnydale, algo que genera descacharrantes situaciones) a expresar sus sentimientos de forma espontanea mediante bailes y canciones cual musical de Broadway. Esto puede parecer algo entrañable, pero acabará generando momentos realmente incómodos entre los miembros de la Scooby Gang (como se autodenomina la pandilla de Buffy) cuando los secretos que tienen unos con otros salgan a la luz. Además, por más musical que sea, un demonio sigue siendo un demonio, y su objetivo no es otro que provocar la muerte de sus víctimas haciendo que bailen hasta provocarles la combustión espontanea, lo que causará que la Scooby Gang tenga que pararle los pies.

Aunque algunos están más inspirados que otros, todos los números musicales son de una factura técnica impecable, combinando canciones de gran dramatismo como “Walk through the fire”, que quizá sea el tema más potente de todo el episodio, con otras de tono más distendido y humorístico como el dúo de Xander y Anya o la abrupta interrupción de ésta última durante la canción grupal de la librería en la que vuelve a dejar patente cual es su mayor fobia. Como afirmó el propio Josh Whedon, lo grande de la sexta temporada de la serie es que en ella sus personajes no se enfrentaban a una amenaza apocalíptica ni nada por el estilo, sino simplemente a la vida misma, adornada con los elementos sobrenaturales propios de la serie. Los protagonistas se ven cara a cara con el miedo al compromiso, la rutina de la vida cotidiana y sus consecuencias, el temor a que la persona de la que te enamoraste haya cambiado de forma irreversible… La sexta temporada fue el trágico paso a la madurez de los personajes, y ningún otro episodio representó mejor ese proceso que este.

BUFFY2ZZ

Como el Demonio de Tasmania van a acabar…

Todos los personajes están enormes en éste episodio, pero para ésta reseña me gustaría centrarme en el desarrollo de la protagonista, Buffy. Ella es la Cazadora, la heroína elegida para salvar al mundo de las fuerzas del mal. Sin embargo, desde su primera canción en solitario la vemos completamente quebrada, incapaz de encontrar nada por lo que vivir desde su resurrección. En éste episodio la serie podría haber tirado por el camino fácil y que Buffy se armase de valor en el climax para salvar a Dawn una vez más (la condición de damisela en peligro de éste personaje es tan recurrente que incluso la serie se mofa de ella). Pero en un alarde de realismo, el capítulo solo supone una piedra más en el camino de Buffy hacia la autodestrucción, y el día solo es salvado por una mezcla de suerte y la intervención de Spike, dejando a la Scooby Gang devastada y con la sensación de no haber vencido realmente. Y todo ello sin que en ningún momento veamos a Buffy como alguien demasiado patética o débil, simplemente como una persona con un gran trauma y peso demasiado grande sobre sus espaldas, que necesitará tiempo para volver a levantarse y pelear.

La única pega que le pondría a éste genial episodio es que la revelación de quien invocó al demonio musical podría haber dado algo más de juego en lugar de quedarse en un mero gag, pero como he dicho antes la trama no es más que un deux ex machina para desarrollar la relación entre los personajes. Y poco más puedo decir de éste emotivo, divertido y apasionante episodio de una de las mejores series de todos los tiempos, excepto recomendar a los que no lo hayáis hecho todavía que le deis una oportunidad a “Buffy Cazavampiros”. Tarda lo suyo en brillar, pero os aseguro que cuando lleguéis a la tercera temporada de las siete que tiene la serie, no podréis parar de verla.BeYShIT

¿Y los que sí visteis el episodio? ¿Consideráis como yo que se encuentra entre los mejores episodios de la serie? ¿O creéis que los números musicales fueron ridículos y totalmente fuera de lugar? Sea cual sea vuestra opinión, no olvideís dejarla en los comentarios. Gracias por haber compartido con un servidor el décimo aniversario de éste episodio televisivo tan especial y el primer aniversario de Zona Zhero.

Seguid disfrutando de nuestra semana de aniversario.

¡Nos vemos en la Zona!

You may also like...

6 Responses

  1. De mis capítulos preferidos junto con (notese el contraste) “El cuerpo”. A destacar como cantan Giles y Tara, y lo “mal” que lo hacen Willow y Buffy. El mejor número, el de Xander y Anya “I’ll never tell”. Ah y eso de que hasta la tercera temporadfa la serie no brilla, no estoy de acuerdo, en función de tus filias y tus fobias la primera puede ser un tramite o no, pero ya en la segunda y sobre todo la segunda mitad de temporada ya tiene capítulos inolvidables como el de “Pasión”.

    • Xavi dice:

      ¡Gracias por el comentario! El caso de Willow es especialmente flagrante,es la única que no tiene un número musical y se nota por qué.

      “El cuerpo” también es uno de mis favoritos(curiosamente,a pesar del tono totalmente distinto comparte con éste el tener a Buffy”rindiéndose” al final)

      Y también estoy de acuerdo contigo en lo de la mitad de la segunda temporada.No sé si me he explicado bien,pero lo que quería decir es que el espectador ya debería estar enganchado a la serie cuando empiece la tercera temporada,debido al último tramo de la segunda

  2. Es un capitulo genial, y las canciones de frustración de Spike fueron un punto importante también en la trama, (Sin olvidar tampoco como Tara encuentra la flor que usa Willow para borrarle la memoria poco antes de lo que estaba haciendo).

    Es un capitulo que si no sigues la serie puede parecer un poco chorra, pero da una cantidad de información que afecta al futuro de forma importante.

    y para mi comparte podio con Hush, que es todo un reto, aunque desgraciadamente ese no haya tenido tantas consecuencias en la trama en su día.

    • Xavi dice:

      Mmm,tienes razón,Hush probablemente es más atractivo como capítulo en si mismo mientras que la mayor virtud de éste es su función vertebradora de las tramas de la temporada

  3. perdidos dice:

    ¿Pero qué camino hacía la autodestrucción ves en este episodio? Si es precisamente cuando empieza a salvarse. La relación más autodestructiva de la serie es precisamente la primera, con Ángel. ¿Por qué crees que sus amigos son incapaces de diferenciar a la Buffybot de la real? Porque buffy se ha tirado todo un año comportándose como ese robot, negándose lo que más desea, el prototipo perfecto de novia sumisa y complaciente. Mientras que la Buffybot complace todos los deseos sexuales de su amo, Buffy los reprime.

    ¿Quieer más pruebas? En ese mismo capítulo, Buffy le pregunta a la primera cazadora que qué pasa con el amor de pareja, y esta contesta que ama con toda su alma, y que por esa razón huye de él… El único tío del que Buffy huye es de spike. Con Ángel Buffy estaba dispuesta a todo para seguir con él. Con Parker se preguntaba que estaba haciendo mal, con Riley corrió como una descosida a pesar de todo lo que este había hecho. Del único tío que huye es de Spike.

    Así que de camino hacía la autodestrucción nada, es cuando por fin Buffy empieza a ser Buffy de verdad.

    • xavisase dice:

      Buffy puede estar amando a Spike realmente,pero en esta temporada lo que hace es usarlo de muleta para sentir algo(meta acertada por otra parte)y desconectar todavía más de sus amigos y obligaciones.
      Así es como lo veo por lo menos

Deja un comentario, zhéroe