Camino a SECRET WARS #2: “WEIRDWORLD: De elfos, dragones, hechiceros y la Marvel tolkieniana”

Ya con la promoción a toda máquina, Marvel continúa anunciando nuevas adiciones al gran evento Secret Wars, que alterará definitivamente todo su universo, poniendo patas arriba el tiempo, el espacio y la histórica continuidad de la editorial. Es por esta condición de hito por la que me decidí a realizar un seguimiento del evento en Zona Zhero. Pero antes de que todas las realidades colisionen en las tramas del arquitecto Jonathan Hickman, me propuse preparar una serie de posts en anticipación a lo que nos podremos encontrar a partir de mayo, centrándome en las cabeceras más atípicas, las que requieran una mayor contextualización.

Y si hace unas semanas os presentaba al Águila Fantasma, piloto de la I Guerra Mundial que protagonizará Where Monsters Dwell, hoy os traigo un mundo de fantasía que bebió del fenómeno cultural que supuso la controvertida publicación de El Señor de los Anillos en Estados Unidos en la década de los 60. Hablamos de un cómic poco conocido en nuestro país, aunque sí que fue parcialmente editado a finales de los años 90.  Y de aquellos barros…

Portada del #2, por Mike del Mundo

 

WEIRDWORLD
Formato: Serie limitada
Guionista: Jason Aaron
Artista: Mike del Mundo
Publicación: Junio 2015

¿De qué irá?Arkon, guerrero bárbaro y señor de la región extradimensional de Polímaco, ha llegado sin saberlo a una tierra que no entiende, que no puede explicar y en la que no sabe cuánto tiempo ha estado. Así, se convertirá en el primer explorador de Weirdworld, viajando a través del extraño reino y construyendo un mapa mientras trata de sobrevivir lo suficiente como para regresar a su hogar.

WEIRDWORLD:
Partida y regreso

Tyndall de Klarn (1976)

No es casual que en esta entrega lo que aparezca en los títulos sea el mundo que habitan sus personajes y no los propios protagonistas, bien porque Jason Aaron no tiene intención de recuperar a estos últimos (en favor de Arkon), bien porque lo realmente atractivo de los cómics que nos ocupan era su ambientación, su world-building, la retorcida y colorida belleza del Mundo Extraño que empezaran a plantar en la segunda mitad de los años 70 el guionista Doug Moench y el dibujante Mike Ploog.

Marvel Super Action, v.1 #1 (Ene. 1976)

Fue en enero de 1976, en el primer volumen de la cabecera Marvel Super Action, antología en blanco y negro destinada a alojar historias y personajes de corte más adulto o con expectativas comerciales bajas, donde debutó en su primer y (oh, sorpresa) único número nuestro héroe, el elfo Tyndall de Klarn, habitante de Weirdworld. Apenas nueve páginas en blanco y negro supusieron la simiente de este mundo que no tardaría en proclamar la influencia de Tolkien en su génesis, pero ese pequeño aperitivo fue suficiente para que Moench y Ploog se ganaran, al menos, el beneficio de la duda.

De este modo, en octubre de 1977, Weirdworld cobraría vida propia en la cabecera de presentación de Marvel por excelencia, en Marvel Premiere #38, esta vez ocupando la grapa entera, a todo color y con un cartel en portada que rezaba “Para aquellos que se emocionaron con El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien…”. ¿Pero qué contaban realmente los primeros números de este mundo fantástico?

“Había otra como él… Y pronto… Pronto habría más.”

En aquel primer relato de 9 páginas, “Un feo reflejo de Weirdworld”, un joven y amnésico Tyndall, elfo en un poblado de recelosos enanos, es enviado por sus vecinos a lo más profundo del bosque con el objetivo de acabar con la raíz del mal que envía Colmillos Nocturnos, una suerte de murciélagos gigantes, a atacarles cada noche. Allá, en un santuario envuelto por el esqueleto de un gigantesco animal acuático, yace el llamado Corazón del Mal que debía destruir: un huevo del que, a su llegada, se alza la hermosa Velanna, el único ser de su misma especie que Tyndall recordaba haber visto jamás. De esto dedujo el joven que las verdaderas intenciones de los enanos, supersticiosos, era librarse de su presencia y asegurar la imposibilidad de su reproducción, rechazándolo como fuente de todos sus males.

Tyndall de Klarn (1977)

En tan pocas páginas consiguió comprimir el aún novato Moench un relato que dejaba un poso de búsqueda de la aceptación social y la propia identidad, al tiempo que narraba un relato de aventuras con monstruos y criaturas extrañas, un mundo fantástico de su invención y un giro inesperado. Esta característica estructural no es de extrañar, dado que el guionista venía de trabajar en Warren Comics para sus antologías de relatos breves de terror y, de hecho, ésta era su intención inicial cuando empezó a escribir sobre Weirdworld, pero al terminarlo supo que tenía algo distinto entre manos. Y así lo reflejó cuando tuvo la oportunidad de desarrollar la idea en Marvel Premiere #38.

Marvel Premiere #38 (Oct. 1977)

Tras resumir en 3 páginas aquel relato inicial, Moench se alejó de su final, que auguraba un El lago azul con erótico y (pro)creativo resultado, y continuó desarrollando la fauna y demás habitantes de Weirdworld, haciéndonos saber lo frecuentes que eran los encuentros con Serpientes del Pantano (que aparecen en la portada y, a posteriori, en todas las aventuras de Tyndall) o brujas y hechiceros de aviesas intenciones. El primero de ellos, villano de este one-shot, fue Grithstane, el brujo que capturara a la pareja y sometiera a Tyndall mediante la amenaza de acabar con Velanna (otra constante de la que hablaremos ahora).

Sin embargo, la aparición del brujo sirvió para que éste le mostrara al elfo su lugar de origen, la isla flotante de Klarn, dejando entrever parte de sus mágicos y desconocidos orígenes: el motivo por el que los enanos percibían a los elfos como un mal augurio era que su hogar, Klarn, en su condición flotante, era la causante de la Región de Sombra en la que las más peligrosas criaturas de Weirdworld se habían instalado.

“Si no quieres ver a Velanna muerta, debes traer la sangre del dragón para bañarme en ella.”

Al finalizar esta historia que, serpens-ex-machina, no terminaba bien para Grithstane, las prioridades y motivaciones de Doug Moench ya habían quedado claras: Tyndall, y sobre todo Velanna, eran la excusa narrativa para desarrollar la riqueza del Mundo Extraño, meros vehículos para que el paisaje y su historia se mostraran ante el lector. En el caso del héroe, esta preferencia del guionista no era tan patente, ya que apenas íbamos conociendo el pasado del personaje al mismo ritmo que él, y nos maravillábamos del mismo modo ante las bondades y maldades de Weirdworld. Sin embargo, Velanna había nacido como un cliché y nunca dejó de serlo.

De herramienta para la supervivencia de la especie pasó a damisela en apuros, siempre con una actitud conservadora e incluso, a ratos, cabeza hueca, para culminar en la infrautilización de cierta profecía y su posterior conversión en elemento tóxico y malvado. Es decir, que pasó por todos los lugares comunes de la representación machista de la mujer en los relatos fantásticos, sólo mostrándose como un personaje “fuerte” cuando estaba poseída por el hechizo que la convertía en un ser malévolo y caótico en el futuro relato “El Maestro de Dragones de Klarn”. Pero achaquémoslo a una época y a un género que tradicionalmente nunca pasó el Test de Bechdel y continuemos disfrutando del viaje.

“¡Apártate, Velanna! ¡Yo nos abriré camino luchando!”

Y con este bagaje llegamos a la joya de corona. Porque si Mike Ploog dotó de vida, variedad y fuerza a las fantasías de Moench, la llegada de John Buscema a Weirdworld no pudo ser más definitiva y definitoria. Dos años después de la publicación de aquel “La misión de Tyndall” en Marvel Premiere, que recibió loas unánimes por parte de los lectores, y con una clara voluntad del editor Richard Marschall de canalizar la pasión imperante por Tolkien, éste favoreció la creación de un nuevo relato de Weirdworld a partir de un guión de Doug Moench pensado para ser una novela gráfica, aunque finalmente vería la luz en tres partes.

Marvel Super Special #11 (Jun. 1979)

Así, entre junio y octubre de 1979, se publicó “Los Guerreros del Reino de las Sombras”, relato épico que acaparó los Marvel Super Special #11-13 en un formato único que, además de experimentar con nuevas técnicas de coloreado, incorporaba poemas, bocetos, pin-ups y artículos inspirados por el mundo de Weirdworld, toda una obra de (noveno) arte que llegó incluso a ver tímidamente la luz en España de la mano de Fórum… veinte años después y sin hacer ruido. Y aquí se dieron las dos incorporaciones más importantes de la saga: una, la ya mencionada incorporación de la bestia John Buscema; y dos, la presentación del mejor personaje del Mundo Extraño, Mud-Butt (¿”Culo de Barro”?), el enano sarcástico que servirá de guía, amigo y, sobre todo, desahogo cómico en los relatos venideros.

Tyndall de Klarn (1979)

Dejando a un lado las inevitables conexiones con la saga de la Tolkien, que Moench siempre negó, aunque sí que admitió que inconscientemente pudo verse influido por el boom mediático que tuvieron las obras en la época, esta historia representa la cumbre de lo que puede dar de sí Weirdworld y en lo que debería fijarse Jason Aaron si realmente piensa tomar del mundo de Moench algo más que el nombre. Las páginas desplegables de John Buscema, presentadas a todo “Marvel Color”, saltan a la cara del lector, le invitan a entrar al mundo fantástico que ofrecen, le dejan boquiabierto y si, como yo, no sabíais nada de esta obra hasta ahora, os hará preguntaros una y otra vez por qué ha sido así.

“La Ciudad de los Siete Deleites Oscuros ofrece todos los deseos que puedas imaginar…”

¿Qué ocurre cuando sumas a una pareja inocente la guía de un enano sarcástico, machista, ególatra y juerguista? En efecto, que terminas en la Ciudad de los Siete Deleites Oscuros (ocho, si contamos el que siente el lector al verla plasmada en las páginas), una suerte de ciudad del pecado en la que el placer prima sobre cualquier tipo de responsabilidad, algo que por el momento no preocupaba a los protagonistas. Pero si hacemos un inciso metaliterario aquí y recordamos qué ocurría cuando los hobbits llegaban a la posada del Pony Pisador y se emborrachaban… en efecto, un misterioso encapuchado les solucionaba la papeleta a la llegada de los Jinetes Oscuros…

Pues bien, regresando al relato de Moench y Buscema, a su llegada a la Ciudad, Mud-Butt llevaba a la pareja a una taberna en la que beber a placer y donde encontrarían a un misterioso encapuchado bebiendo en otra mesa; hasta que se anunciaba la llegada de los cinco Jinetes Oscuros de Darklens, un poderoso hechicero oscuro que fue derrotado en los orígenes de Weirdworld, su alma dividida, y que ahora buscaba recomponerse para volver a alzarse y devolver la oscuridad… El motivo de esta advertencia sobre posibles paralelismos con El Señor de los Anillos, probablemente debidos a las reescrituras editoriales que se hicieron al guión de Moench para ampliarlo y dividirlo en 3 partes, es para que seáis capaces de ver más allá y disfrutar de todo lo que resulta diferente y, sobre todo, atractivo.

“¡Jinetes oscuros! ¡Todo aquel con necesidad de temer, sea avisado y tenga cuidado!”

Una vez más, bajo la apariencia de un relato fantástico, en esta ocasión de proporciones épicas, Moench ocultaba aún más world-building sin que la aventura, el ritmo o el interés decayeran. En “Los Guerreros del Reino de las Sombras” se nos revelaba que el hechicero Darklens era en realidad un dios caído, señor de la oscuridad, que en su batalla contra el resto de dioses creó, involuntariamente, Weirdworld a partir de los escombros de aquella guerra. Tras caer derrotado, fue confinado a Weirdworld como un simple hechicero. Los cinco Jinetes Oscuros eran los cinco acólitos de Darklens que transformaron cinco gemas en contenedores de las 5 porciones de la fuerza vital de su maestro, avaricia, lujuria, odio, pestilencia y muerte, con el objetivo de retornarlo a su gloria anterior.

Epic Illustrated #9 (Dic. 1981)

A su vez, en esta historia se profetizaba que Velanna jugaría un papel mayor en la revitalización de Weirdworld, un factor que prometía darle mayor entidad al personaje… y que nunca llegó a plasmarse. Y así, más de dos años después, llegamos a la última gran historia del Weirdworld de Moench, recuperando a John Buscema para poner el broche de oro y, presumiblemente, colocar a todos los personajes donde merecían. Así, en “El Maestro de Dragones de Klarn”, publicada en la revista de fantasía y ciencia-ficción Epic Illustrated #9 y #11-13, resultó que el predestinado a grandes cosas era Tyndall, mientras Velanna caía a lo más bajo, en la antes mencionada posesión por parte del villano.

Tyndall de Klarn (1981)

Confirmando la predominancia del mundo de Weirdworld sobre sus protagonistas, de diciembre de 1981 a agosto de 1982, Moench y Buscema nos relataron en cuatro partes la partida de ajedrez entre el dios de la Luz y el dios de la Oscuridad. Mediante este cliché, por un lado se nos confirmaban los orígenes cósmicos del Mundo Extraño, y por otro asumíamos definitivamente la condición de “juego” de estas aventuras, que con ojos actuales bien podría formar parte de una partida de rol.

Dios no juega a los dados.

De nuevo, el enemigo a batir era un brujo con poderes divinos, el Majister Nightgaunt, ligado al lado oscuro de la mitología de Weirdworld, sólo que en este caso su historia convergería con la de un caballero, Wulfbuck, transformado en hombre lobo en su primer encuentro con Nightgaunt. Así, a nuestros protagonistas se les unía un héroe resquebrajado, motivado por el amor de una hechicera enferma, la bella Lyanissa, y reunidos todos por el poder de Glorywand, la espada rota de la que Mud-Butt poseía su empuñadura mágica.

Con todos los personajes sobre el tablero, Moench aún fue capaz de introducir subtramas al tiempo que recuperaba semillas de anteriores relatos, para culminar en la ascensión de Tyndall a Maestro de Dragones como rezaba el título. Klarn, la isla flotante originaria de los elfos albergaba el hogar de los dragones durmientes que se habían borrado de la memoria del protagonista, pero ante su aparición, los recuerdos le invadieron y asumió el lugar predestinado. No es necesario comentar que la derrota del villano estaba asegurada, pero no sin antes presentarnos a un ejército de trasgos en el periplo a la torre de Lyanissa, o su posterior asesinato y reclutamiento para el ejército de muertos de Nightgaunt en la batalla final.

“¿Estás listo para luchar contra un Maestro de Dragones que lo ha perdido todo?”

Héroes montados en dragones, caballeros licántropos, nigromantes megalómanos, hechiceras decadentes, trasgos zombies… ¿Qué más se podía pedir a una historia en 4 partes para mantener la atención del lector? ¡Traición! Es en este punto en el que, como antes comentábamos, el villano recurría a magia negra para poseer a la hermosa Velanna y forzarla a romper el grupo. Así, la corrupción de la elfa sería progresiva, empezando por una actitud arisca hacia Tyndall, pasando por ofrecerse sexualmente a Mud-Butt delante del protagonista, y culminando en su cambio de bando en plena confrontación definitiva contra Nightgaunt. Ya he dicho suficiente en torno a la mujer como figura de la traición, origen del mal y causa de disensión, por lo que no haremos más sangre en esta despedida de Moench de su Mundo Extraño.

Marvel Fanfare #24 (Ene. 1986)

Huelga comentar que, cinco años después, Marvel publicó en Marvel Fanfare #24-26, un relato en tres partes del Weirdworld de Moench, pero éste era un guión desechado por la editorial con anterioridad a la publicación de las historias con Buscema. En él se presentaba a Mud-Butt, que había aparecido de forma abrupta junto a los protagonistas en “Los Guerreros del Reino de las Sombras”, y el origen de su nombre: cada vez que bebía se metía en peleas y acababa con su trasero en el barro a la entrada de la taberna, que es como Tyndall y Velanna lo encuentran por primera vez. La historia con la que el dúo protagonista se convirtió en trío era la misma en la que el enano gruñón se hacía con la famosa empuñadura que veríamos completa en “El Maestro de Dragones de Klarn”, en manos ya de Wulfbuck.

Sin embargo, lo cierto es que Mike Ploog sólo llegó a dibujar el primer número, probablemente cuando aún creían que sería publicado tras su primera aventura larga. Es por esto que, al rescatar Marvel este guión del fondo del cajón, las otras dos entregas cayeron en manos de Pat Broderick, con un estilo muy diferente que rompía tanto con el artista original como con la calidad general de la saga. Especialmente sangrante resulta que Marvel decidiera publicar estos números cuando, en el primero de ellos, Ploog presentó un diseño muy diferente de Mud-Butt, y en los dos siguientes Broderick tomó el de Buscema, sumándose a la fiesta de inconsistencias de este Weirdworld cuasi-apócrifo que, paradójicamente, es el único en el que Velanna toma la iniciativa y acaba con el villano. Con el tiempo, hasta la hidromiel mejora.

“¡Es la primera mitad de Glorywand! ¡Y Raven tiene miedo de ella!”

Edición española en Fórum (Oct. 1999)

Para terminar, y partiendo de la base de que la mayoría de vosotros nunca había visto un cómic de Weirdworld antes, sabed que como ya he dicho, únicamente “Los Guerreros del Reino de las Sombras” ha gozado de una edición en condiciones en España, de la mano de Fórum. Del resto, algún relato apareció dividido como complemento a grapas superheroicas, pero nada recuperable. Así pues, si alguno de vosotros estuviera interesado en leer estas historias, le va a tocar hacer arqueología de mercadillo en busca del tomo español. Sin embargo, para aquellos que no tengan miedo a la lengua de Shakespeare, Marvel lo reeditará en abril, con motivo precisamente de las Secret Wars, un tomo con la obra completa. Suerte en el primer caso y ánimo en el segundo. Disfrutad del viaje.

Y esto es todo lo que deberíais saber sobre las tierras del Mundo Extraño que visitará Arkon, villano/aliado esporádico en historias de los Vengadores, la Patrulla-X o los 4 Fantásticos. Parece que en manos de Jason Aaron y Mike del Mundo podría llegar su historia definitiva, en vista de que Doug Moench y John Buscema ya hicieron lo propio con el mundo que imaginara el primero. Lo veremos en nuestro seguimiento.

¡Nos vemos en la Zona!

También te podría gustar...

27 Respuestas

  1. Antoine dice:

    Bravísimo Reve. Pedazo de artículo.

    La verdad es que la Marvel de los 70 tiene muchas cosas desconocidas. Fueron unos años en los que pensaron que el chiringuito de superhéroes se acababa y diversificaron géneros, salieron muchas cosas chulas, como parece ser esto y -por no salirnos de Moench- el genial, Sang Chi.

    • Agradecidísimo, Antoine. Sobre todo si te lo has leído entero y no “lo has dejado para luego” =P

      Yo tampoco sabía nada de estas rarezas y, ante todo, le agradezco a Marvel que sí se acuerde por nosotros. Estoy muy contento con la mayoría de anuncios de las Secret Wars precisamente por eso, porque son un homenaje a todas las épocas de la editorial, incluso a las más chungas o, como es el caso, obscuras.

      A ver qué tal me queda la tercera entrega de “Camino a…” que también va a tener lo suyo :D Y por cierto, el Shang Chi de Moench también estaría bien leerlo para MASTER OF KUNG FU, esa miniserie tie-in del evento. A lo mejor a Marvel o a Panini se les cruza un cable y lo reeditan todo =P

      ¡Gracias por comentar!

  2. Juanan Brundle dice:

    Qué maravilla. Actualmente sigo (SIGO) con la etapa de Roy Thomas en Conan, pero me queda claro que en lo referente a espada y brujería clásica en el cómic americano no son precisamente un oasis. Esas páginas de Buscema son para enmarcarlas. Todo este tinglado me recuerda a una miniserie que hizo Busiek a finales de los 90, también sobre brujería, por cierto.

    Eso, que pintaza tanto por parte de las miniseries clásicas como de la de Aaron y DelMundo. Y articulazo.

    • Yo tengo pendientes de relectura los primeros 16 tomos de LA SAGA DE CONAN que editó Planeta siguiendo la cronología vital de Conan, de adolescente a putoviejo (:D), pero sí, Buscema es dios, y con los experimentos de color de esa miniserie… Efectivamente, para enmarcar.

      Y Busiek se ve que le tiene pillado el gusto a estos temas, que yo estoy esperando a que lleven 5-6 números para daros la caca con que os llevéis al podcast su THE AUTUMNLANDS: TOOTH & CLAW. Anyway, ¡gracias por comentar! ;)

  3. xavisase dice:

    Como pasó con Phantom Eagle también me enteré de que ésto existía al anunciarse el reboot. Por lo menos esto tiene menos relación todavía con el UM,ninguna xD

    En fin,un gran repaso de como es habitual,salga como salga el evento por cosas como esta ya habrá valido la pena

    • Sí, las Secret Wars como fuente de tesoros perdidos en la historia de Marvel me está funcionando de tal manera que, probablemente, me retire de los eventos marvelitas después de este seguimiento, porque ya habré aprendido lo suficiente. O no. No sé. No creo que haga más seguimientos. Ya veré qué hago con mi vida y tal xD (Again, SI SOBREVIVO).

      Muchas gracias por pasarte y comentar, as always ;)

  4. Bajavoz dice:

    Interesante batiburrillo de tópicos. Reconozco que no soy un gran fan del género fantástico, pero leído el artículo, lo que más me llama la atención es el apartado gráfico de la etapa editada aquí por Planeta (que me recuerda a un famoso ilustrador del género fantástico del que no recuerdo el nombre).

    • Pues si lo recuerdas, vuelve a pasarte por aquí, que me interesa =P Y en efecto, aquí no se inventa nada y, como ya digo, parece más una partida de rol que una historia realmente, pero Moench lo hizo interesante, le metió ritmo, subtramas y hasta mala baba a través de la boca del enano Mud-Butt. Así que encantado de haber leído todo.

  5. CarlosPlaybook dice:

    Vaya relato te ha quedado Ander, mucho mejor que las pelis de El Hobbit. Se nota que disfrutas buceando en la sub-historia de Marvel, vale la pena si descubres joyas como esta y nos las traes a todos. Sin ser un gran fan del tema fantasía ‘A lo Tolkien’ parece que esta obra tiene suficientes elementos para llamar mi atención, más allá de esas planchas de Buscema que lucen espectaculares.
    By the way, ayer Panini confirmó que Sangh Chi no puede publicarse por problemas de derechos con en personaje de Fu Manchú (que dices, cambiarle el nombre por otro como en Miracleman y le llamais ‘El villano chino original’, pues no).

    En fin, enhorabuena por el currazo

    • En general, me gusta bucear en el pasado y las raíces de las obras que leo (a eso me pretendo dedicar profesionalmente, pero no en el mundo del cómic… de momento xD), y más cuando, como dices, aparecen joyitas como ésta. Lo de Buscema, aunque sí aprovechaban bastante el tema double-splash desplegable para los paisajes, lo cierto es que las páginas “de viñetas” no desmerecen en nada a lo visto en ellos. No me extraña que Fórum se animara a traerla.

      Y no creo que sea una cuestión de derechos, porque Fu Manchú en realidad es un personaje libre de los mismos, PERO es una representación del “demonio amarillo”, con el miedo al gigante comunista y, a día de hoy, resulta MUY ofensivo para los chinos. Como estaba en la continuidad marvelita, sus últimas representaciones han sido como “Emperador Zu”, efectivamente con el nombre cambiado, y así aparecerá en la mini de Secret Wars, MASTER OF KUNG FU, protagonizado por un Shang Chi recién llegado al imperio de K’un-Lun.

      En cualquier caso, la responsabilidad no recae sobre Panini, sino sobre una Marvel que ni siquiera ha digitalizado los archivos de esta obra. A nosotros sólo nos quedan los scans que circulan por internet. Y este MAGNÍFICO artículo de Sergio Aguirre para Zona Negativa: http://www.zonanegativa.com/explorando-all-new-marvel-now-deadly-hands-of-kung-fu/

      Y gracias, compañero ;)

  6. elrulo dice:

    Hola, Reve. Estupendo currazo, he disfrutado aún más con este “Camino a Secret Wars” que con el anterior (que ya estuvo muy bien). Tu sigue haciendo arqueología Marvelita para nosotros y serás recompensado en la otra vida. Una cosa, he visto que la portada del Marvel Fanfare es de Craig Russell, debilidad mía y de toda gente de buen gusto: ¿hizo más portadas para Weirdworld? ¿algo en los interiores?

    • En realidad Russell no hizo más, sólo la portada de ese Fanfare y entintó (como pudo) los lápices de Ploog de aquellos bocetos olvidados en un cajón. Los siguientes, dibujados por Broderick, ya tenían su propio entintador e hizo él sus (horrendas) portadas. Lo siento.

      Yo disfruto también bastante con esta arqueología (prácticamente, espeleología) del universo Marvel, sobre todo cuando el material es decente (los cómics “bélicos” del niño-piloto en el anterior “Camino a…” fueron un dolor patriótico xD), y cuando deje de disfrutarlo, dejaré de publicar estas cosas.

      Me alegro que, mientras tanto, disfrutéis conmigo ;)

  7. Retranqueiro dice:

    Estupendo, Reve. Te lo has currado (again).
    Yo sí leí el tomo ese de Forum (ey, fantasía y John Buscema… no hay más que decir) y, sobre todo visualmente, molaba. No sólo por el color, por entonces lo de las páginas desplegables era algo muy poco visto. Y, joder, no sé, Moench dirá lo que quiera, pero el parecido (en algunas cosas más que en otras, cierto) con la obra de Tolkien es innegable. Lo que tampoco me parece censurable. ¿Qué tiene de malo inspirarse en algo anterior si el producto final acaba por tener su propia identidad?
    Lo que sí desconozco por completo es el resto de historias. No estaría mal que, a rebufo del evento este, se editase aquí en Ejpaña! (así valdría para algo el Secret Wars de las narices).

    Lo dicho, buen trabajo. Noraboa, compañeiro.

    • ¡Gracias, Jorg… Retran! O sea, que eres de esos cerdos afortunados que tienen el tomo, ¿o debo suponer que como dices “leí” en vez de “compré” ya no está entre tus posesiones? Un pequeño tesoro debe ser esa edición si se imprimió como es debido y en un tomo consistente. ¡Envidia!

      Y sí, leyendo las disculpas de Moench, cómo no le hizo mucha gracia que su historia se alargase de las proyectadas 64 páginas de novela gráfica a las más de 100 en 3 grapas que terminaron publicándose, a mí me inspira una teoría que no he incluido en el artículo porque no tiene prueba ninguna: Moench quería contar una historia que nada tenía que ver con ESDLA y así presentó sus guiones (nada de lo anterior a la llegada de Buscema tenía convergencias directas con Tolkien); pero el editor por aquella época estaba buscando una forma de aprovecharse de la fiebre tolkienista, como cuenta Moench en un artículo. Veo más que probable que Buscema ya tuviera dibujadas algunas páginas de adaptación del Señor de los Anillos (hay una doble splash page con los 5 jinetes oscuros, que casualmente se usó después como primera muestra de las nuevas técnicas de color en Marvel así como de previa de la obra de Moench). A Moench después debieron encargarle que las incluyera y tratara de justificar su presencia dentro de la obra (lo que hoy conocemos como “hacer un Jim Lee”), y él se defendió como pudo, ayudado por los consejos del editor. Moench confesó haber leído el Hobbit, pero no ESDLA, ni siquiera cuando se publicó el cómic y el artículo en cuestión; aunque si fue guiado por las sugerencias de une ditor que sí lo hizo… bueno, puedes imaginar por dónde voy.

      En cualquier caso, y al margen de las coincidencias (evidentes), creo que es una obra más que disfrutable y, como bien dices, con su propia identidad, sumando al microcosmos fantástico que se construyó Moench en un lustro. Y respecto a su edición en España… Panini ya me ha dicho que no, así que a ver si al menos nos traen la serie de Aaron y Del Mundo, que no es lo mismo, pero un Del mundo es un Del Mundo.

      ¡Gracias por pasarte a comentar! ;)

  8. Storm dice:

    Pues mira, yo no tenía ni pv74 idea de que Marvel huebiera hecho nunca algo remotamente parecido a esto, así que me has abierto los ojos a un mundo nuevo. ¿Y dices que lo van a rememorar en las secretwars estas? estupendou.

    Articulazo reve, ya me lo he leido (guiño-guiño, patada voladora).

    • Como aparece al comienzo del artículo, Jason Aaron y Mike del Mundo (el de las portadas de X-Men Legacy y el apartado artístico de Elektra) van a traerse a Arkon a este mundo, pero según las declaraciones de Aaron esto NO va a ser una continuación del trabajo de Moench. Lo daba por hecho, como no lo son el resto de minis, pero confío en que Del Mundo se traiga algo del mundo que entre Ploog y Buscema construyeron… aunque sea que me saquen una Serpiente del Pantano o un Colmillo Nocturno. A mí con eso me vale xD

      ¡Gracias por pasarte, Jorg… Foto!

  9. khonshu dice:

    Gran artículo, Rev. Arqueología de la buena.
    yo en su día pasé bastante del tomo editado aquí, pero veo que era de lo más interesante. Esto sería un buen material para los Limited Edition de SD.

    • No sé qué papel estará usando SD para los Limited Edition, pero espero que si reeditan esto, lo hagan en un papel que permita que esos juegos de color luzcan. De todas formas, si Panini es la referencia, ya me han dicho que esto no va a llegar. Así que ahora os toca hacer arqueología a vosotros y visitar mercadillos extraños. O pasaros a la edición USA, claro.

  10. jeronimoth dice:

    Primera noticia que tengo sobre este comic (ni siquiera recuerdo haber visto nunca ese tomo publicado por Fórum). Se agradece el esfuerzo, Ander. Un buen artículo sobre un cómic prácticamente desconocido que merece, al menos, que se sepa de su existencia.

    • Yo tampoco lo he visto jamás, pero tengo excusa, que cuando salió tenía yo 10 años y, aun habiéndolo visto, no lo recordaría :D ¡Muchisimas gracias, Jero! Y espero poder hacer más, si no antes, al menos durante los huecos que me deje el seguimiento del evento. Ya veremos.

      Y lo mismo que a Khonshu: ahora a buscar en mercadillos o a pasarse a la edición USA ;)

  11. Raúl Pérez dice:

    Increíble. Creí que este cómic tuvo influencia de Elfquest pero al revisar, la saga creada por Wendy y Richard Pini se publicó en 1978, un año después de la aparición de Weirdworld.

  12. igverni dice:

    Felicidades de nuevo Ander.

    Sabía que con Epic y El Marvel Fanfare la editorial había experimentado con géneros y estilos en los últimos 7 y primeros 80, pero no conocía de nada este Weird World. Gracias por redescubrirnos estas joyas casi perdidas. Y además, escrita por Doug Moench!!
    Wuala!!!

  13. the drummer dice:

    articulazo ander; en su día le había hecho un luegomeloleo :P y hoy, finalmente, le he metido mano.
    yo también soy de los que no tenía ni idea de la existencia de esto y ahora estoy deseando hacerme con ello, especialmente con esos números de buscema.
    un placer luegoleerle, como siempre.

  14. Dado el recorrido patrio que tuvieron estas historias, no conocerlos es lo normal. Yo ni siquiera había oído hablar del concepto hasta que salió el anuncio de Secret Wars, pero vamos, que no me arrepiento. Lo de Buscema, con ese color, es de otro mundo, literalmente. Y Del Mundo lo está homenajeando con sumo gusto.

    P.S. Los luegocomentarios son los mejores xD

Deja un comentario, zhéroe