AKIRA TORIYAMA – Retrospectiva #4: COWA!

 

 

Título Original: Cowa! (こわ!)
Sello:
Shueisha

Género: Shonen/ Comedia/ Fantasía
Mangaka:
Akira Toriyama
Contenido:
Cowa! #1-14 (1997-1998)
Pub. Japón:
Ene. 1999
Pub. España:
3 de Abril, 2014 (Planeta DeAgostini)

Valoración: 6/10

 

 

Cowa! Es el claro ejemplo que no hace falta una trama enrevesada, ni siquiera que sea una novedad narrativa, para hacer un cómic que divierta por igual a varias generaciones. Sólo un autor tan tremendamente atemporal, que crea historias capaces de transmitir mensajes a diferentes niveles, puede despertar interés en grandes y pequeños con un manga como…

COWA!
de Akira Toriyama

¡Allá vamos!

Tras el agotamiento físico y mental que supusieron obras tan extensas como Dr. Slump y Dragon Ball, y con la tranquilidad que suponía que resultasen tan rentables, Akira Toriyama se podía dedicar a lo que él más le gusta: maquinar historias cortas, aparentemente sencillas, con personajes simpáticos pero con fuertes mensajes de fondo.

Paifu

Cowa! Es una de esas historias, que te atrapan desde la portada, en la que un vampirito y un fantasma sonrientes te invitan a ver lo que encierra dentro. Y es que, para el fan de Toriyama ver su nombre escrito sobre unos monstruitos cuquis es algo totalmente irresistible.

La historia que nos ocupa hoy es el día a día (bueno, la noche a noche) de Paifu, un pequeño vampiro-hombrekoala que vive con su madre en Cabo Murciélago, una población donde conviven humanos y monstruos, en horarios repartidos. Durante el día los humanos van a trabajar, al colegio y a hacer las cosas que hacen los humanos, y por la noche los monstruos salen a trabajar, al colegio y a jugar a las cosas que juegan los monstruos. Lo normal.

Toda la banda

Los compañeros de clase, de juegos, y, por ende, los que acompañarán a Paifu en la aventura que acontecerá, son José Rodríguez, un fantasma leal y un poco tontico, de los Rodríguez de toda la vida, y Aapón, un niño-monstruo elástico que todo el rato quiere pelear y competir con Paifu. Mientras los pequeños juegan hasta el amanecer y los humanos duermen tranquilos, el pueblo se ve infectado por “la gripe de los monstruos”, así que los tres monstruitos, que aún no están enfermos, son los únicos capaces de salir de Cabo Muciélago para visitar a la bruja que vive en lo alto del Monte Búho y que vende las medicinas que salvarán a sus vecinos y familiares. Para ello tendrán que atravesar la ciudad y adentrarse en el Bosque del Terror evitando que el ogro que lo guarda acabe con ellos. Cerca de la casa-calabaza de Paifu vive un hombre del que nadie se fía, Mako Maruyama, el único con un vehículo cerca y que resultará ser un ex-campeón de sumo que les ayudará en sus andanzas.

José Rodríguez

No os esperéis un manga profundo, o con reflexiones filosóficas y/o existencialistas encerradas en diálogos metafóricos, de ésos que les mola endosarnos a los autores japoneses más serios. Lo que vais a encontrar aquí es el humor blanco característico de Toriyama en estado puro. Tan blanco, tan sencillo, tan absurdo que, (me consta que no soy la única y vosotros quedaréis condicionados a partir de este momento), es prácticamente inevitable que tu mente asocie ideas y veas reflejado a Shinosuke Noara en el protagonista de esta historia. La personalidad de Paifu y las posturas del vampiro con su capita roja son similares a las que adopta Shin Chan cuando se disfraza de Ultrahéroe. Esas posturas Toriyama Style evidentemente han influido en autores posteriores, pero en el quien más lo han hecho ha sido en él mismo (también reseñaremos Jako, el manga al que me refiero próximamente). Pero hay un detalle en concreto que es el que más recuerda a este niño tocapelotas de profesión, y esa es la manera despectiva, sin ser consiente, con la que trata al único adulto que va con ellos, al que, además, apoda “Makolín”. Como decía, inevitable. Tanto es así que, sin quererlo, lees todo el cómic poniendo a Paifu la voz en castellano de Shinosuke.

Es cierto que es un dibujo de estilo infantil e inocente, y que no le gusta a todo el mundo, pero resulta muy reconfortante porque da lo que se espera de él, ni más ni menos. Un personaje principal vacilón y totalmente inconsciente, su amigo fantasma inseparable, ingenuo y leal que iría con él hasta el fin del mundo, envueltos en una trama sencilla y previsible, que resulta entretenida y divertida. Lo que ves es lo que hay y es genial. Y, sobre todo, fácil, porque a veces se agradece no tener que pensar nada excepto en pasar a la página siguiente. Contrastando con Goku, que al final el dibujo daba más igual, y lo que primaba era la historia, aquí se cuida el trazo de principio a fin para que todo quede bonito.

Sólo le falta decir “Adiós mamá” cuando llega a casa…

A lo largo de catorce capítulos, editados en blanco y negro, como todos los tomos kanzeban con los que nos está surtiendo Planeta, vamos a descubrir a un Toriyama, relajado, enamorado de sus dibujos, entre los que siempre cuela autoerreferencias y cameos típicos de personajes antiguos. Para terminar de captar la esencia del sensei agradecemos que el primer capítulo sea en color, al menos nos da una pista de cómo son realmente los personajes de este mundo fantástico y los escenarios, aunque, todo sea dicho, no es que los fondos de las viñetas del mangaka sean el detalle hecho dibujo, pero siempre está bien saber de qué color ha ideado el autor cada cosa. Resulta curioso que, a pesar de vivir de noche, el mundo que ha creado Akira Toriyama para esta historia es colorido, de trazo sencillo y poco sombreado.

Los más pequeños disfrutarán de las aventuras de los personajes, acostumbrándose a la lectura de manga, leyendo las páginas en sentido oriental, y los que tenemos más edad podemos pasar un gran rato, despreocupados de nuestras responsabilidades, tan a gusto en Cabo Murciélago. Ambos rangos de edad, además de pasarlo bien, aprenderán a través del divertido juego de contrariedades entre los dos mundos que la verdadera razón por la que se asustan unos de otros es el desconocimiento. Seguramente los niños entiendan, absorban y apliquen el mensaje mucho mejor que los adultos.

¡Que te leas mi manga!

Toriyama mezcla conceptos presentes, pasados y futuros y los simplifica como sólo él sabe para dejarnos este cómic tan entrañable. Indispensable para el que guste del humor absurdo o muy recomendable para el que, simplemente, quiera desconectar y pasar un buen rato. Porque la vida está para divertirse, así que, señoros, diviértanse y…

RETROSPECTIVA: Akira Toriyama
#1: DR. SLUMP   #2: DRAGON BALL   #3: MANKAN ZENSEKI
#4: COWA!   #5: SANDLAND   #6: KATSURA AKIRA
#7: JACO, EL PATRULLERO GALÁCTICO
#8: NEKOMAJIN, EL GATO MÁGICO   #9: KAJIKA

¡Nos vemos en la Zona!

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

You may also like...

Deja un comentario, zhéroe