AKIRA TORIYAMA – Retrospectiva #2: DRAGON BALL

 

Título original:
Dragon Ball (ドラゴンボール Doragon Bōru) Ultimate Edition
Sello:
Sueisha

Género: Shonen / Aventuras/ Acción
Mangaka:
Akira Toriyama
Contenido:
Dragon Ball #1-42 (Weekly Shonen Jump)
Public. Japón:
Nov. 1984 – Jun. 1995
Public. España:
Abr. 2006 – Jun. 2007
Valoración: 8
/10

 


Continuando con el repaso a la vida y milagros en forma de cómics de Akira Toriyama, nos encontramos con una de las obras más influyentes, famosas y reconocidas desde su aparición. Un manga que ha servido de inspiración a toda una generación de dibujantes, japoneses o no.

Tras hacerse famoso con Dr. Slump, en 1984 Akira Toriyama parió su obra más emblemática, su gallina de los huevos de oro, el cómic al que más cariño le guarda el autor, en particular y el público, en general. Un manga de culto, imprescindible para el correcto desarrollo de cualquier persona humana, que no ha parado de vender copias y copias, unos 250 millones, nada más y nada menos, desde su primera publicación. Una historia traducida a prácticamente todos los idiomas y conocida en medio mundo. Todas las palabras son pocas y me faltan bombos, platillos y kabukis para presentar como se merece…

DRAGON BALL
de Akira Toriyama

Por si hubiera algún ser insensato que no supiera de qué estoy hablando esta historia trata de Goku, un guerrero saiyan, que llega a la tierra con una misión: protegerla de otros seres que quieren conquistarla y exterminar a la humanidad, tal y como hicieron con su propio planeta. Para lograrlo Goku y todo un elenco de fantásticos personajes se ven envueltos en un montón de aventuras para conseguir las bolas del dragón, que en España también se conocen como bolas mágicas (que nos gusta a nosotros dar nuevos títulos y nombres a las obras extranjeras). Siete bolas que, una vez reunidas, invocan a un dragón llamado Shen-long que concede deseos, y todos, buenos y malos, intentarán usarlo para llevar a cabo sus planes.

Y hasta aquí vais a leer del argumento porque no me voy a poner a resumir cada uno de los cuarenta y dos tomos, ni a nombrar cada enemigo, ni a contaros punto por punto el guión de Dragon Ball. A estas alturas no. ¿Quién no conoce Bola de Dragón? ¿Sabéis de alguien de menos de cuarenta años que no lo conozca? Yo no. Hasta mi abuela conoce a Goku. Puede que ella le llame de todo menos Goku, pero lo conoce. Y es que no exagero si digo que la fama de este personaje de cómic se puede comparar a la de los artistas, actores y personajes más influyentes a nivel internacional, o que las referencias a Dragon Ball en cualquier rincón de la sociedad lo ha obligado a formar parte de nuestras vidas. Los tentáculos de Dragon Ball son tan extensos que se tuvo que crear una franquicia sólo para gestionar este universo: Manga, anime, películas de animación y de acción real, videojuegos, cartas y cromos, figuras de acción, ropa y cualquier juguete y/o colección que puedas imaginar. De todo.

Evolución de Goku.

Dragon Ball se desarrolla en un ámbito cultural chino, ya que usó elementos de la cultura occidental para crear el mundo Dr. Slump, por cambiar. Y es que no sólo aparecen dragones o kimonos budistas chinos, las referencias chinas comienzan desde el mismo momento de la concepción de La Idea, por obra y gracia de Toriyama, y para ello bebe directamente de la novela china “Viaje al Oeste” en la que los protagonistas viven diversas aventuras durante la búsqueda de unos escritos budistas sagrados. Además, las escenas de combate están inspiradas en el Kung Fu y las pelis de Jackie Chan, el especialista en artes marciales chino más famoso del mundo, del que el mangaka se ha declarado fan en numerosas ocasiones.

Pero el sensei es fiel a sus raíces y también mantiene referencias de la cultura japonesa en su obra cumbre: Son Goku, en Japón es el nombre del rey mono, que viaja sobre una nube y posee un bastón indestructible y extensible. Este mono gigante practica artes marciales y puede adquirir varias formas físicas. Así nace el personaje manga más poderoso de todos los tiempos, con permiso de Vegeta, que tiene el mismo poder y es doble de macarra. No me hagáis elegir entre ellos por favor, porque el uno no es nada sin el otro.

Salvar la tierra da hambre, ¿cenamos en un chino?

Toriyama quiso crear un cómic para niños y adolescentes, con el que infundir valores imprescindibles para el crecimiento de una persona como la amistad y el compañerismo. Ya que los he mecionado, imagino en que estaremos todos de acuerdo en que Goku no hubiera vencido jamás a Freezer sin la ayuda de Vegeta, y no hay más que recordarnos a todos los que vivimos la fiebre de la primera emisión del anime en nuestro país cómo jugábamos a pelearnos como ellos en el recreo y cómo nos hicimos fuertes, como Goku con sus enemigos, aunque sean cada vez más fuertes.

Y es que, a pesar de ser un cómic que se resumiría básicamente en la lucha del bien contra el mal, se introducen elementos realistas, como que no sea Goku quien gana el primer torneo, que los malos se puedan redimir o los buenos se puedan corromper. Estos elementos hacen de Dragon Ball una historia de crecimiento personal. Mejorar sus habilidades es lo que más feliz hace a Goku, y cuanto más feliz se siente, más fuerte es. Para ello tiene que mejorar sus habilidades, aprender a canalizar su ira y emplear adecuadamente su fuerza. El ciclo de la vida.

¿Quién dices que es Chuck Norris?

Pero Dragon Ball pegó el bombazo porque no sólo consigue llegar a un público pre-púber. Valorado por su alto contenido en ciencia ficción, las naves, los viajes interplanetarios al planeta Vegeta, las cápsulas y hasta los viajes en el tiempo son el adalid de la serie y lo que consigue la atención de lectores más adultos. Conocedor de ello, Toriyama introdujo, además, conceptos más complejos como el del más allá y otros asuntos religiosos, como la diferencia dioses creadores y destructores, concibiendo un universo esférico que consta de un plano superior donde viven los seres espirituales y la gente buena cuando muere, y un plano inferior para los vivos. Ambos planos están separados por una especie de infierno donde van los malos cuando mueren.

Para completar el alcance de la serie, algunas tramas de contenido sexual y el vestuario de la mayoría de los personajes femeninos cubren las necesidades fangirloides que las editoriales animan a incluir. Al estar calificado para todos los públicos estas escenas generaron bastante controversia, hasta tal punto que en algunos países está censurada su publicación. No es para tanto, cualquiera sabe que da igual en qué etapa de su vida se encuentre, Toriyama siempre ha tenido la mente pervertida de un viejo verde y sus “escandalosas escenas” no pasan de unas bragas y un escorzo de pechamen. Es parte de su esencia, y sin ella no tendríamos los maravillosos gags del maestro Mutenroshi.

¡Ay, omá!

Pero eso es sólo un rincón oscuro de la mente de Akira Toriyama. De ella han nacido personajes con carácter, reconocibles hasta el infinito y más allá, y que han cobrado vida a través de posturas y expresiones corporales y faciales que han servido de referencia e inspiración para mucho de lo que ha acontecido después en el mundo del manga. Las aventuras de la primera mitad son divertidísimas y los combates entre personajes superpoderosos, que luchan en escenarios kilométricos y que por supuesto los dejan totalmente destruidos, emocionantes. No se puede describir con palabras la primera Onda Vital o la primera vez que Goku se convierte en superguerrero. Y es que, tanto si hablamos de personajes o de escenas memorables, Dragon Ball tiene momentos sencillamente espectaculares. Y curiosamente, esos momentos espectaculares están protagonizados por los personajes más pequeños, que son los más poderosos, y aunque se pueda interpretar como otra muestra del afán de superación, en este caso no es más que una manifestación de la rebeldía del autor, llevando la contraria al convencionalismo japonés del momento. Se dice, se comenta, se rumorea que Freezer fue creado durante la burbuja financiera de Japón y en la mente de Toriyama es el especulador nº1 del mundo. Así es de complicado vencerle. Páginas y páginas de Freezer…

Llegados a este punto me veo obligada a admitir, que como casi todo en la vida, Dragon Ball tiene un ‘pero’, sólo uno, pero lo tiene. Empieza como un manga de aventura y comedia y se va transformando poco a poco hasta convertirse en uno de combates. SÓLO combates. A pesar de volverse un poco monótono, la acción es tan trepidante que no puedes parar de leer. Puro entretenimiento. Es cierto que a partir de la mitad uno nota que se descuida un poco el dibujo, y que los personajes están hechos con un trazo más rápido. Según Toriyama lo que prima es la historia. No lo excuso, porque la historia es mejor al principio, pero se puede perdonar. El mangaka pretendía acabar la serie una vez se reuniesen todas las bolas de dragón y se formulase el deseo, pero el éxito desbordante le obligó a sentarse en su mesa de dibujo unos cuantos años más a seguir narrando luchas entre personajes. Yo también querría acabar rápido para irme a casa.

Kame Hame Ha!!

A pesar de que existen publicaciones anteriores, la que recomiendo y que se puede encontrar a la venta es la reedición Kanzeban de Planeta de 2006, unos tomitos rojos imitación de la reedición de lujo japonesa de 2002. Fijaos que digo imitación, que no réplica. Hay que hablar con propiedad y no son exactamente iguales. Incluyen las novedades de la edición nipona como las páginas a color originales en algunos capítulos y esos detalles engatusan-gustan al lector y enriquece la edición, aunque nos cambien las portadas. Da igual, lo bueno está dentro.

Dragon Ball ha marcado la vida de Akira Toriyama y de todo el que se ha acercado a él. Y tarde o temprano todo lector de cómics cae en sus redes.
Es inútil resistirse a un
Kame Hame Ha!

RETROSPECTIVA: Akira Toriyama
#1: DR. SLUMP   #2: DRAGON BALL   #3: MANKAN ZENSEKI
#4: COWA!   #5: SANDLAND   #6: KATSURA AKIRA
#7: JACO, EL PATRULLERO GALÁCTICO
#8: NEKOMAJIN, EL GATO MÁGICO   #9: KAJIKA

¡Nos vemos en la Zona!

Teresita Sunday

Si es creepy, es para mí.

También te podría gustar...

7 Respuestas

  1. El único pero que se enuncia es un pero enorme que abarca, fácilmente, el 90% de la serie.

    • Teresita Sunday dice:

      Si te soy sincera he querido hacer una reseña un poco diferente a “el cómic va de esto, el dibujo de Toriyama lo otro”, lo más imparcial posible, pero se me ve el plumero.
      Al igual que con Dr. Slump, vi el anime varias veces antes de saber siquiera quien era Toriyama o que estas series estaban basadas en cómics, así que reconozco que, al estar previamente influenciada, no percibo las cosas de la misma forma y concedo licencias que no debería. No puedo ponerle peros a algo a lo que le tengo tanto cariño, pero, si quieres, coméntanos los que le pones tú. Siempre mola conocer otros puntos de vista, que yo solo puedo tener uno :)
      Gracias por tu comentario.

  2. Enhorabuena por la nostálgica reseña, Teresa. Yo siempre he creído que Dragon Ball es ante todo un divertimento adolescente, en el que la mayor virtud de Toriyama fue construir una mitología propia a partir de todo lo que molaba con elementos sacados de aquí y allá. Desde el Rey Mono de Viaje Al Oeste, hasta Karate Kid o Kung Fu (solo les faltaba llamar a Krilin pequeño saltamontes…), las pelis de James Bond, Superman, Star Wars, Terminator y un larguísimo etc.

    Y aunque le tengo bastante cariño a toda ella, yo diría que en general fue una serie con muchas subidas y bajadas. Por un lado me apasionan las primeras aventuras, el entrenamiento junto a Krilin para el primer torneo de artes marciales, lo del Lazo Rojo, toda la preparatoria y el combate contra Vegeta y Napa (seguramente el mejor de toda la saga), la parte en Namek, la primera fase de la etapa de la saga de los androides o ese colosal fin de fiesta que fue la saga de Majin Boo.

    Pero luego hay otro puñado de pasajes en su etapa como crío que me cuesta recordar (como todo lo de Ten Shin Han), toda la saga de Piccolo siempre me resultó bastante coñazo a pesar del potente comienzo que tuvo, el combate contra Freezer se me hizo el sopor encarnado y lo del torneo de Célula (y no hablemos ya de GT…) ni hablamos.

    Cambiando de medio, lo que si disfruté bastante a pesar de las quejas de infinidad de gente fue de la Batalla de los Dioses, que se me antojó un ejercicio nostálgico bastante majo. Pena que al parecer se lo estén cargando con Dragon Ball Super

    • Teresita Sunday dice:

      En cambio yo a la Batalla de los Dioses no le pillé el punto, y lo de Dragon Ball Super me parece un insulto al fan, aunque se quieran escudar en que es para atrapar nuevos adeptos, pues vaya maneras…

      El universo Dragon Ball es tan grande, con tantos personajes, tramas, subtramas, relleno, casamientos, hijos varios y enemigos, que hay miles de opiniones y percepciones. Piccolo era el personaje favorito de Toriyama, y de Freezer ya he comentado que quiso hacer una pequeña metáfora de la especulación y el boom inmobiliario japonés, así que una vez más concedo una licencia que no debería y entiendo que se extienda más de lo debido en estas dos tramas.

      Y a pesar de que coincido contigo en que toda la primera parte de aventuras es mucho más divertida y como historia funciona mil veces mejor, para mi la esencia de Bola de Dragón es el combate puro y duro. Que las piedras leviten ante la fuerza del superguerrero, cráteres gigantes provocados por kamehamehas y combos de hostias a hipervelocidad. Y con la edad no he cambiado de opinión.

      Que he salido un poco brutita, qué le vamos a hacer. Mil gracias por leer y comentar :)

      • No, si yo tampoco soy de los talifanes de Dragon Ball a secas que reniegan de la Z. De hecho la de Vegeta, el comienzo de toda la movida de Namek con las fuerzas especiales y demás (antes de que se bajase de la silla el brasas de Freezer) o toda la saga de Majin Boo están entre mis favoritas. De hecho, lo que más me gusta de La Batalla de los Dioses es como combinaba el humor sin prejuicios de la primera etapa con los combates de la segunda con un Bills que además de ser la leche de poderoso, era usado de formas más creativas que como los habituales sacos de leches que fueron Célula y compañía. Toda la parte con Vegeta tratando de que no se aburra para que no destruya la Tierra me parece brillante

  1. 2 diciembre, 2015

    […] ENTREGAS ANTERIORES #1: DR. SLUMP #2: DRAGON BALL […]

  2. 17 diciembre, 2015

    […] ANTERIORES #1: DR. SLUMP #2: DRAGON BALL #3: MANKAN ZENSEKI #4: […]

Deja un comentario, zhéroe